En directo

    ¿Quién tiene la culpa?

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos del crimen y el castigo con motivo de la pandemia del coronavirus que ya ha afectado a más de un millón de personas por todo el mundo.

    Y también inevitablemente hablaremos de los "culpables" siguiendo y analizando las acusaciones cruzadas que cada vez son más frecuentes en los medios de comunicación.

    Francamente, da la impresión de que para muchos líderes políticos en varios países encontrar al principal culpable de la propagación imparable del coronavirus se ha convertido en una razón de ser…

    Estados Unidos y China que están viviendo un tenso período en relaciones bilaterales recientemente cruzaron las acusaciones por el tema de la pandemia. Mientras Donald Trump acusó a China de esconder el brote del coronavirus en los primeros momentos, China sospechó que los militares estadounidenses llevaron el coronavirus a Wuhan.

    Hay que reconocer que las tensiones entre Washington y Beijing van más allá de este intercambio de acusaciones. A mediados de marzo, los corresponsales estadounidenses en China para diarios como el New York Times, Washington Post y Wall Street Journal recibieron una notificación con un plazo límite de diez días para entregar sus pases de prensa, lo cual equivale a una expulsión.

    Según la diplomacia china, se trata de una respuesta ante la "escandalosa" decisión de Washington por reducir drásticamente la cantidad de chinos autorizados a trabajar para cinco medios de Bejing en Estados Unidos.

    "Virus chino" y expulsiones de periodistas: tensiones entre Washington y Beijing, titula a una de sus crónicas el canal France 24.

    Es más que evidente que iniciar una guerra de expulsiones de periodistas en tiempos de pandemia es una idea suicida, más aun sabiendo que una expulsión de periodistas chinos de EEUU tendrá una respuesta inevitable cuyas consecuencias serán aun peor cuando toda la información que llegaba y llega desde China a través de los medios internacionales es vital.

    El propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendría que saberlo mejor que nadie dadas las acusaciones que hace circular contra las autoridades chinas de que escondieron el brote de coronavirus en los primeros momentos y no informaron de las verdaderas dimensiones de la epidemia, así como del riesgo que representaba para todo el mundo.

    "Donald Trump acusa a China de esconder el brote de coronavirus en los primeros momentos", titula el canal español Antena3.

    Una versión parecida defienden ahora los servicios especiales estadounidenses diciendo que China tiene la mayor culpa de la actual pandemia del coronavirus en contra de lo que pretenden decirnos las autoridades chinas. Para el presidente estadounidense, Donald Trump, esa versión le viene como un balón de oxígeno en la durísima situación actual con el coronavirus en Estados Unidos. Le permite apuntar a un culpable y distraer un poco la atención de sus propios fallos.

    Sin embargo, al parecer los chinos para nada están dispuestos a compartirla. Su versión es que EEUU pudo haber sido el culpable principal de la llega del coronavirus a China.

    El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, señaló a mediados de marzo que el Ejército de Estados Unidos pudo haber llevado el coronavirus a la ciudad de Wuhan, donde surgió el brote que ha infectado a más de un millón de personas en el mundo.

    "China sospecha que el ejército de EUA llevó el coronavirus a Wuhan", titula NotimexTV.

    Esta versión tampoco ayuda a conseguir lo principal en la situación actual: esclarecer la verdad. Pero también es cierto que permite perfectamente distraer la atención de los problemas reales y crear un debate en los medios y en redes sociales sobre posibles conspiraciones que sirve de una perfecta cortina de humo…

    Y la verdad es que ofrecer semejantes opciones a las redes sociales definitivamente no es recomendable. No faltan ejemplos para demostrar que la gente que está agotada y decepcionada con las nuevas "condiciones de vida" está dispuesta a creer en "noticias" cada vez más factásticas.

    "Declaración falsa: Putin suelta leones por las calles de Rusia para imponer cuarentena por coronavirus", titula a una de sus crónicas la agencia Reuters.

    Si hay gente capaz de creer que Putin efectivamente suelta leones para garantizar el confinamiento podría creer en cualquier versión más absurda en cualquier tontería. Semejantes noticias falsas y búsqueda diaria de los "culpables de la pandemia" en los medios no hacen más que confundir al público. Mientras tanto, al parecer, existe una respuesta muy precisa a la pregunta de ¿quién tiene la culpa? si realmente uno quiere tenerla.

    En 2019 un comité de expertos entregó a la ONU un análisis sobre el riesgo de una emergencia sanitaria global y qué hay que hacer para prevenirla. La junta que ha elaborado este informe estaba compuesta por 15 miembros entre los que hay técnicos, políticos y altos representantes de diferentes organismos, como la Fundación Gates, Wellcome Trust o Unicef.

    ¿Saben cuál era la mayor amenaza? Una gripe masiva y mortal.

    Hemos encontrado un artículo publicado en El País a principios de octubre del año pasado titulado: "El mundo tiene que prepararse para la próxima gran pandemia letal".

    Repito que parece increíble leerlo ahora. Más aun, cuando las previsiones sobre posibles víctimas mortales del coronavirus en el peor de los casos casi coinciden con lo que decían los expertos hace un año.

    "Durante mucho tiempo hemos permitido que se suceda un ciclo de pánico y abandono: prodigamos los esfuerzos cuando surge una amenaza grave y nos olvidamos rápidamente cuando remite", rezaba el documento entregado a la ONU.

    Y aquí vamos a citar algunos de los objetivos concretos que determinaron los autores del informe sobre preparación mundial para emergencias sanitarias:

    • Elaborar un plan de seguridad sanitaria, determinar los recursos y nombrar a un coordinador de alto nivel para aplicar estas medidas.
    • La OMS y el Banco Mundial, en colaboración con los países, tienen que elaborar y aplicar intervenciones prioritarias que puedan financiarse en los ciclos presupuestarios actuales.
    • Los donantes y los países deben establecer plazos para la financiación y desarrollo de una vacuna universal contra la gripe y antivíricos de amplio espectro.
    • Fortalecer la I+D antes y durante el estallido de una epidemia.
    • La ONU y la OMS tienen que definir con claridad las funciones y responsabilidades y los mecanismos de activación oportunos para la respuesta coordinada en caso de emergencia sanitaria.
    • También encarga a estos organismos realizar dos ejercicios de formación y simulación, uno de ellos sobre un patógeno respiratorio letal.

    Otra de las recomendaciones del informe comienza con la preocupante advertencia de que "hay que prepararse para lo peor". Esto quiere decir que nadie es ajeno a las consecuencias más nefastas.

    "Europa y Norteamérica se sienten muy a salvo, pero hay que explicar a la gente que, en un mundo interdependiente, cualquier brote puede afectar, como mínimo, a los países vecinos. Creo que todavía no somos conscientes de lo conectado que está este planeta a través del transporte aéreo. En cuestión de horas puedes haber llevado cualquier enfermedad de un lado del globo a otro", recalca Brundtland citado por El País.

    Cabe destacar que no se trata de un informe de poca importancia, un informe privado, sino un informe que llegó a la ONU para su consideración, un informe que ha estado varios meses al alcance de las organizaciones e instituciones internacionales, de los Gobiernos, de los políticos y de los medios de comunicación.

    Ese documento, como vemos ahora, dibujó en detalle un panorama y una amenaza muy reales. Pero al parecer nadie quiso escuchar esa advertencia que llegó bien antes del brote del coronavirus.

    Sabiendo esto, ahora tendremos muy fácil la respuesta a la pregunta de "¿Quién tiene la culpa?". Y al parecer no la tiene ni el Ejército estadounidense, ni el Gobierno chino, como tampoco ningún otro Gobierno particular…

    Etiquetas:
    noticias falsas, desinformación, crisis, Rusia, China, EEUU, cooperación, cuarentena, COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook