En directo

    Trump y la paranoia

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 60
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos de cómo ha reaparecido en las portadas de los medios internacionales el tema de la intromisión rusa en las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

    Y no solo se trata de la llamada "trama rusa" que se refiere a las elecciones de 2016, sino también de la presunta intromisión del Kremlin en la campaña presidencial del año en curso. Lo curioso es que ambos temas coincidan esta semana y claramente no se trata de una casualidad.

    Cuando ya perecía que es difícil añadir algo nuevo al tema de la "trama rusa" de 2016 que ha marcado el primer mandato del presidente estadounidense, Donald Trump, los medios internacionales soltaron una nueva "noticia bomba".

    A juzgar por los titulares, efectivamente se trata de algo sensacional. Nuestros colegas aseguran que Trump le había ofrecido al fundador de WikiLeaks Julian Assange el perdón presidencial a cambio de testificar que Rusia no tenía nada que ver con el ataque cibernético contra el Partido Demócrata en 2016.

    Eso es lo que dicen algunos titulares. "¿Ofreció Trump perdón presidencial a Assange y a cambio de qué?", se pregunta la edición en español de la CNN.

    Hay que destacar que la versión de la CNN es bastante moderada y el titular de la crónica es inteligente. Más bien se preguntan si realmente pudo haber sido así. Mientras tanto, las primeras noticias sobre el tema no dejaban lugar a dudas sobre si ofreció o no Trump el perdón presidencial a Assange a cambio de un trato sucio.

    Por ejemplo, la agencia española EFE titulaba a una de sus crónicas desde Londres el pasado 19 de febrero: "Donald Trump le ofreció el indulto a Julian Assange si negaba la implicación de Rusia en la filtración de los correos de Clinton".

    Un titular muy detallado que prometía una historia muy clara y una verdadera noticia bomba.

    Pero a continuación no encontramos nada de lo que prometía ese titular tan sensacionalista. Ni mucho menos. 

    No hay más explicaciones en la crónica. El abogado de Assange asegura que tiene un testigo que sostiene que Trump le había ofrecido un trato sucio al fundador de WikiLeaks a través del antiguo congresista republicano Dana Rohrabacher.

    Intentemos ver toda esta historia como la ve un lector normal y corriente, un lector inocente. Se entiende que Assange recibió una visita del antiguo congresista republicano que pudo haberle ofrecido un trato. Pero lo que falta en esta crónica es cuál es la relación entre el congresista y el presidente estadounidense. Un eslabón clave por decir algo.

    No sabemos si ha sido un error del periodista que escribió la crónica o bien ocurrió por la escasez de los datos que tenía a su disposición.  Pero al día siguiente ya casi todos los medios añadían que Dana Rohrabacher visitó a Assange por encargo personal de Trump.

    La verdad ese detalle añade poco a la credibilidad de toda esta historia. Más aun, porque no lo dice el propio Assange a través de sus abogados. Y como hemos visto también el presidente Trump ha desmentido que había ofrecido un trato al fundador de WikiLeaks.

    Por cierto, no ha sido la única "noticia bomba" relacionada con la injerencia rusa en los procesos electorales en Estados Unidos que Trump desmintió la semana pasada. También tuvo que dar la cara para desmentir en contra de lo que dicen sus servicios de especiales la información de que Rusia le está ayudando a ganar las elecciones de este año. ¿Vuelve y juega injerencia rusa en elecciones de Estados Unidos?, se pregunta en una de sus crónicas Caracol TV.

    Así que la sombra de Putin vuelve a plantearse sobre Washington. Nada más y nada menos. Y vuelve a circular un nuevo tema de la intromisión rusa que apenas explica algo. Un jefe de inteligencia que informa a la Cámara de Representantes de que Putin ya está allí sin que Trump supiera nada.

    La revelación que enfureció a Trump, quien se quejó de que los demócratas podían utilizar la información en su contra. Hay que reconocer que algunos medios ya no pueden tomarlo totalmente en serio.  Por ejemplo la agencia Associated Press se pregunta: "¿Otra vez? Aseguran que Rusia está interfiriendo en la campaña electoral en EEUU".

    Nuestros colegas ponen un titular que dice que "El fantasma de Putin y la injerencia rusa vuelve a sobrevolar el proceso eleccionario en Estados Unidos". Pero en la realidad no hacen ninguna afirmación definitiva.

    Solo informan de que unos funcionarios de inteligencia dicen que Rusia está interfiriendo en la elección de 2020 para tratar de ayudar al presidente Trump a ser reelegido, citando al periódico The New York Times.

    No obstante, la furia de Trump se ha plasmado en forma muy real. Destituyó al jefe interino de inteligencia nacional (DNI) Joseph Maguire en medio de informes que aseguran que la furia contra el funcionario se desató tras una sesión informativa a legisladores sobre la supuesta intención rusa de ayudarle a Trump a conseguir reelección en los comicios de este año.

    "Trump reemplaza a jefe de inteligencia tras un informe sobre injerencia rusa", titula la edición en español de la agencia AFP.

    La reacción de Trump a las advertencias sobre la nueva "trama rusa" parece muy comprensible. Más aun, cuando sonaron unas acusaciones muy serias que implican a Trumo y no se han ofrecido pruebas para fundamentarlas. También es cierto que el hecho de que la noticia de la nueva "trama rusa" en 2020 coincida con la noticia de presunto trato sucio entre Trump y Assange resta credibilidad a ambas historias. Esto es precisamente lo que dice Rusia.

    "El Kremlin tilda de paranoicas las acusaciones de injerencia en las primarias de EEUU", titula la agencia Sputnik a una de sus crónicas.

    Haciendo un resumen podemos decir que tenemos todos los elementos de una campaña mediática que pretende impedir la reelección de Trump aprovechando el llamado "factor ruso". Por un lado, los abogados de Assange de repente revelan que tienen un testigo de que Trump le había ofrecido un trato sucio al fundador de WikiLeaks para ocultar la intromisión rusa en 2016. El propio Assange por el momento no dice nada al respecto y a ver qué dice al final si es que dice algo.

    Por el otro lado, un jefe de inteligencia que desafía a Trump diciendo que Rusia ya está trabajando para conseguir su reelección. Es decir, que la "trama rusa" de 2016 se trasforma en la "trama rusa" de 2020 sin esperar a que se estrene de verdad la campaña electoral.

    Todo eso nos promete un año complicado, pero interesante. Ahora es muy importante si habla Julian Assange sobre el tema de la "trama rusa". Pronto lo sabremos.

     

    Etiquetas:
    juicio, WikiLeaks, Julian Assange, Vladímir Putin, intervención, elecciones, Rusia, EEUU, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook