En directo

    Países incómodos

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    En esta edición de nuestro programa hablaremos de Holocausto, Irán y Corea del Norte. Aunque a primera vista pueda parecer que los tres temas no tienen nada que ver entre si, algunos medios de comunicación internacionales pretenden decir lo contrario.

    Lo que parece a primera vista es correcto: en la realidad, no hay ninguna relación. Sin embargo, cuando se trata de guerras mediáticas cualquier instrumento vale. La ceremonia celebrada esta semana en el Museo del Holocausto de Jerusalén en recuerdo de los 75 años de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, que aunó un rotundo mensaje contra el antisemitismo y el extremismo, de repente ha recibido un marcado tono político con alusiones a las sanciones contra Irán.

    Varios medios internacionales destacan que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aprovechó su intervención en la ceremonia conmemorativa para acusar a Teherán de ser el "principal impulsor de antisemitismo".

    "La memoria del Holocausto se politiza en histórica ceremonia en Jerusalén", titula a una de sus crónicas EFE TV.

    Hay que destacar que es un tema bastante delicado y difícil de tratar. Por ejemplo, el presidente ruso, Vladímir Putin, que también asistió a la ceremonia implicó a Polonia, ausente en el acto, al decir que "los campos de la muerte no fueron manejados solo por los nazis sino también por sus secuaces".

    La pregunta clave aquí es: ¿Qué tiene que ver Holocausto con Irán? La respuesta es invariable: no tiene nada que ver. Pero ahora efectivamente está asociado Irán con Holocausto para una gran parte de la opinión pública, por lo menos a nivel de titulares, a nivel de temas.

    Y todo esto gracias a los políticos y los medios que aprovechan en este caso tecnologías sucias bien conocidas y propias de guerras sucias…

    Es importante destacar que el papel clave en esta cruzada contra Irán pertenece a Estados Unidos y, en particular, al presidente Donald Trump, que según algunos observadores se considera "dictador supremo universal". Y la verdad es que los resultados de semejante política internacional de Trump han sido desastrosos. No consigue más que radicalizar cada vez más a sus adversarios en todo el mundo.

    Desde que Washington abandonara el pacto nuclear en mayo de 2018 y volviera a imponer sanciones a Irán hemos visto una permanente escalada de tensión que no solo afecta a Estados Unidos, sino también a la Unión Europea.

    El ayatolá Alí Jameneí recientemente se ha dirigido a los iraníes, por primera vez en 8 años, para llamar a la unidad islámica frente a EEUU y a no confiar en Europa. Sus palabras recogidas por Euronews fueron una respuesta al asesinato del general Soleimani, que murió en ataque con drones ordenado personalmente por Donald Trump.

    Pues, la verdad es que no podemos felicitar a Trump por conseguir que el ayatolá Alí Jameneí hable por primera vez en 8 años ante decenas de miles de personas para pronunciar palabras tan poco amistosas en relación a Washington y a sus aliados, para evitar la palabra lacayos

    Y el gran problema es que la crisis con Irán no es la única crisis generada por la impulsiva y unilateral política internacional de Estados Unidos. Otro país amenaza con que podría incumplir sus compromisos nucleares por sanciones de Estados Unidos.

    "¿A lo Irán?: Pionyang abandona compromisos nucleares por sanciones de Estados Unidos", titula a una de sus crónicas RT.

    No sabemos a qué está jugando el presidente estadounidense, Donald Trump, pero algo le ha ido mal. Lo que al principio parecía un logro histórico, que prometía solucionar a una de las crisis más arraigadas en el escenario internacional, al final parece que acaba en un fracaso.

    ¿Por qué Estados Unidos incumple las peticiones de Corea del Norte? ¿Hay alguna perspectiva de que Washington comience a hacer pasos reales que había prometido hacer?   

    El periodista internacional Alberto Labirotta considera que hay pocas razones para ser optimista en este sentido porque la política internacional de Donald Trump es totalmente irracional y no considera los intereses de otras partes, según dijo en un comentario a RT.

    Entonces, por un lado tenemos al ayatolá Alí Jameneí que llama a la unidad islámica frente a EEUU y a no confiar en Europa. Más aun, la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear convirtió a Europa en objeto de duras críticas. "Sabía que se acomodarían a los intereses estadounidenses. Era obvio, son los lacayos de Estados Unidos, y lo vemos un año después", dice Jamneí.

    Y por el otro lado, tenemos a Corea del Norte que amenaza con incumplir sus compromisos nucleares si Washington incumple su parte de los compromisos.

    ¿Hasta qué punto son comparables las dos crisis, las dos situaciones, la de Irán y la de Corea del Norte?

    El periodista internacional Alberto Labirotta en un comentario a RT considera que efectivamente tienen mucho en común.

    Tanto Irán como Corea del Norte sufren de esa presión máxima de Trump que es intolerable para los dos países. Y la reacción de ambos países es parecida, se resisten. Lo cual es lógico.

    Lo que sí causa preocupación es la reacción o el enfoque de la Unión Europea que sería la primera afectada por las dos llamadas crisis nucleares.

    El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, considera que la política actual de Washington no hace más que contribuir a la mayor escalda de conflictos. En su reciente rueda de prensa anual Lavrov denunció las políticas desestabilizadoras y sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos, contraria a la formación de un orden multipolar.

    "Rusia trabaja para evitar una mayor escalada de conflicto en el mundo", titula a una de sus crónicas Telesur.

    Sanciones contra países incómodos para Estados Unidos. Como hemos visto hoy, para esos países Washington y sus aliados utilizan tecnologías sucias bien conocidas y propias de guerras sucias… Un buen ejemplo es cómo Estados Unidos aprovechó la ceremonia celebrada esta semana en el Museo del Holocausto de Jerusalén en recuerdo de los 75 años de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau para llamar a una cruzada contra Irán.

    Varios medios internacionales destacan que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en su intervención en la ceremonia conmemorativa acusó a Teherán de ser el "principal impulsor de antisemitismo". Aunque Teherán no tiene nada que ver con el Holocausto semejante truco de mezclar a los dos temas en el mismo titular o en la misma crónica es conocido desde hace tiempo para asociar en la mente del público cosas que en principio no tienen nada que ver una con la otra…

    Pero el resultado de semejantes trucos que van perfectamente en línea con el estilo de la política internacional de Trump es que los países incómodos vuelven aún más incómodos y menos dispuestos a negociar.

    Precisamente a esto se refiere el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, cuando denuncia las políticas desestabilizadoras y de sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos, contrarias a la formación de un orden multipolar. 

    Etiquetas:
    advertencia, Alí Jamenei, Vladímir Putin, reunión, Holocausto, pacto nuclear, Serguéi Lavrov, Qasem Soleimani, enfrentamientos, Donald Trump, Jerusalén, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook