00:41 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Dicen y Diremos

    Manual contra las noticias falsas

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por
    170
    Síguenos en

    Hablaremos hoy de noticias falsas y de cómo prevenir su propagación si es que realmente se puede prevenirla. Para empezar tenemos esta semana la invasión rusa de Noruega.

    Un medio noruego afirmó el pasado 27 de septiembre que las fuerzas especiales rusas hace poco han estado operando en el territorio nórdico. Como lógicamente no sabemos leer noruego nos hemos enterado por una noticia publicada por la agencia Sputnik y titulada "¿Invadieron Noruega las fuerzas especiales rusas?"

    No es una broma o una cosa de poca importancia que a menudo circulan por internet y a las que nadie presta importancia, ni hace caso.

    Por lo menos, esta es la conclusión que uno podría sacar por las reacciones oficiales de ambos lados que no tardaron en llegar.

    La embajada rusa en Oslo calificó la noticia sobre una incursión militar como una "noticia falsa" y una "provocación grave" que pretende conseguir un aumento en el gasto de defensa con el pretexto de una falsa "amenaza rusa".

    Las autoridades noruegas se fueron a obligados a contestar desmintiendo la información sobre los soldados de las fuerzas especiales rusas en Svalbard y en la propia Noruega. Así lo dijeron en el Ministerio de Defensa de Noruega, en las Fuerzas Armadas y en el Servicio de Seguridad de la Policía de Noruega PST.

    "Es completamente desconocido para el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas que haya habido actividad militar rusa en suelo noruego. Eso incluye a Svalbard", dijo un portavoz de las fuerzas armadas noruegas al periódico Klassekampen, según la agencia Sputnik.

    La explicación de porqué aparece ahora la noticia falsa sobre la invasión rusa de Noruega está en la superficie. Hace pocos días, Rusia llevó a cabo un ejercicio militar en el mar de Barents, algo que confirman las autoridades rusas y noruegas. Hay que destacar que aunque el ejercicio efectivamente tuvo lugar en áreas marítimas cercanas a Svalbard, nunca violó ninguna normativa internacional.

    No es la primera vez que ocurra esto cuando se trata del tema de la "amenaza militar rusa". En abril pasado Noruega hizo mucho ruido en los medios internacionales al sospechar a una beluga de ser un arma de espionaje ruso.

    Podemos todavía encontrar los detalles en una crónica de la agencia Associated Press traducida al español y publicada por el diario EL PAÍS.

    No ha quedado claro qué relación tiene esta ballena beluga con el Ejército ruso, si es que realmente tiene alguna. Pero lo que sí ha quedado claro es que la histeria en los medios en torno a la presunta amenaza rusa hace a los noruegos interpretar como una incursión del Kemlin cualquier cosa que no tenga explicación inmediata o que parezca sospechosa.

    Y cuando no se perfila nada sospechoso, se puede inventar la noticia de una invasión militar rusa aprovechando como telón de fondo los ejercicios militares rusos.

    El presidente ruso, Vladímir Putin, ha sugerido esta semana un nuevo método para reaccionar a las preguntas impertinentes basadas en la falsa premisa de la intromisión rusa en las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En las del año 2016 y en las que se celebrarán en 2020.

    Putin bromeó respondiendo a la pregunta hecha por el periodista estadounidense Keir Simmons sobre si Rusia está tratando de influir en los resultados de las elecciones del próximo año en EEUU. Este diálogo fue recogido por RT.

    El propio Putin indicó esta semana que la mejor manera de impedir la aparición y la propagación de noticias falsas es la transparencia.

    El presidente ruso se refirió al tema de las llamadas entre el presidente ucraniano Vladmir Zelensky y su homólogo estadounidense Donald Trump, diciendo que había solicitado a la Casa Blanca revelar detalles de esas conversaciones.

    También hizo una posible recomendación a otros líderes diciendo que su experiencia lo llevó a entender que cualquier conversación puede hacerse pública, cuenta la CNN.

    Lo que dice Putin es que lo mejor es no inventar nada, sino revelar el contenido de las conversaciones entre Trump y Zelenski porque es la mejor manera de evitar especulaciones en los medios y demostrar que realmente no hay ningún crimen político en lo que han hablado.

    Parece evidente que la aparición de la historia sobre la presunta invasión de los militares rusos a Noruega no ha sido casual.  El periodista argentino Federico Cioni en un comentario al portal del diario El Litoral considera que para tener éxito una noticia falsa debe reunir unos requisitos imprescindibles.

    Como acabamos de escuchar, el periodista Federico Cioni sugiere un método propio para detectar una noticia falsa e impedir su propagación. La gran pregunta es si realmente este método funciona cuando la opinión pública de antemano está dispuesta a comprar una versión determinada de los hechos aunque esté lejos de la realidad.

    Desde esta perspectiva el método más eficaz para prevenir la propagación de rumores y noticias falsas consiste en castigar a sus autores. La versión en español de la CNN destaca en uno de sus reportajes de este año la experiencia rusa en este sentido.

    Este método francamente promete ser más eficaz que el que propone en su comentario el periodista argentino Federico Cioni. Hasta que no estigmaticemos noticias falsas en los medios de comunicación, hasta que no las consideremos una infracción de ley y hasta que sus autores no sean penados con sanciones adecuadas, seguirán siendo un instrumento potente de manipulación de todo tipo.

    Etiquetas:
    elecciones, llamadas, Ucrania, EEUU, Volodímir Zelenski, Donald Trump, "amenaza rusa", Vladímir Putin, Noruega, noticias falsas, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik