Widgets Magazine
En directo
    Dicen y Diremos

    La espada de Damocles

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Dmitri Polikárpov
    0 50

    Esta semana hablaremos de nuevo de las amenazas de Moscú a Occidente, de sus agentes en Washington y del papel que el tema ruso sigue teniendo en Estados Unidos, según los medios internacionales.

    La semana pasada hablamos de un "nuevo amigo" de Rusia en Londres: el recién nombrado primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, como le llamaron algunos medios.

    A falta de grandes titulares nuestros colegas recurrieron a sus temas favoritos, empezando por el "poderío militar" que exhibe Rusia para asustar a sus adversarios de la OTAN.

    Para demostrarlo esta vez, sirvió la tradicional celebración del día de la Armada rusa a la que asistió en Kronstadt, en la bahía del Nevá del golfo de Finlandia, el presidente ruso, Vladimir Putin.

    "Putin advierte a las grandes potencias en el día de la Armada rusa", titula la edición en español de Euronews.

    Hay que reconocer que el titular de Euronews parece bastante moderado en comparación con los titulares de algunos otros medios que literalmente dijeron que Putin "amenaza" a Occidente.

    Pero lo que dijo Putin en la realidad es que la Armada rusa "garantiza la seguridad del país, sus intereses nacionales y es capaz de responder sólidamente a cualquier agresor".

    Desde la lógica de nuestros colegas, un titular correcto sería "Putin amenaza defenderse de una agresión".

    Desde el punto de vista del sentido común apenas se puede amenazar con acciones defensivas. Pero desde hace tiempo estamos fuera del sentido común, más aún cuando se trata del tema de las amenazas rusas en los medios internacionales.

    Sabemos que los defensores de la teoría de la injerencia rusa en las presidenciales de Estados Unidos han sufrido grandes derrotas últimamente. La primera, por los testimonios de Robert Mueller y luego, cuando un juez federal de Nueva York desestimó la demanda del Comité Nacional Demócrata contra la campaña del presidente Donald Trump de 2016, Rusia y Wikileaks.

    Sin embargo, los medios estadounidenses en vísperas de las elecciones presidenciales de 2020 han vuelto a levantar el tema de intromisión de Moscú en los procesos electorales. Esta vez aseguran que varios senadores demócratas son nada menos que "agentes de Putin".

    ""Agentes rusos" y "macartismo" en vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020", titula la edición en español de RT.

    Esas acusaciones o más bien especulaciones a primera vista parecen tan absurdas que a uno le podría parecer que nadie haría caso. Pero en la realidad "las listas negras" y el "macartismo" del siglo XXI es un potente instrumento en guerras políticas que se llevan a cabo en Estados Unidos.

    El "factor ruso" vuelve a ser cada vez más presente en disputas políticas dentro de Estados Unidos. Más aun, los medios que hablan del "papel de Putin" en los asuntos internos de Estados Unidos paradójicamente no están tan lejos de la realidad como parezca. La dimisión del director de inteligencia nacional, Dan Coats, que abandonará su cargo el próximo 15 de agosto, anunciada por el presidente Donald Trump a través de Twitter es la mejor prueba de ello.

    Una crónica de Noticias Telemundo lo pone de manifiesto.

    Es sorprendente que ninguno de nuestros colegas estadounidenses haya ocurrido decir que Putin está detrás de la dimisión de del director de inteligencia nacional, Dan Coats. Porque precisamente el presidente ruso puso a Trump en una situación en la que éste no tenía más remedio que desacreditar las afirmaciones de su director de inteligencia sobre la injerencia rusa.

    La dimisión de Coats es una muestra también de que Trump también ha aprendido, al igual que sus adversarios, usar el "trama ruso" con sus fines políticos.

    El analista internacional César Vidal considera que "la idea de la trama rusa es una especie de espada de Damocles situada encima de la cabeza de Donald Trump para que mantenga la política de tensión hacia Rusia y no una política de distensión".

    Añade Vidal que "los resultados son ridículos". Hemos visto esta semana un resultado muy concreto de la presencia de esta espada de Damocles: la imposición por Trump de una tanda de sanciones contra Rusia por su presunto papel en el envenenamiento del ex agente de inteligencia Serguéi Skripal y de su hija el año pasado en Reino Unido.

    Las declaraciones de Vidal a RT explican qué está detrás de esta decisión.

    Más ridícula aun parece la situación porque esta espada de Damocles hace a Trump tomar medidas antirrusas que desde el sentido común son totalmente injustas. ¿Por qué introducen nuevas sanciones ahora?

    ¿Acaso se han obtenido algunas pruebas fidedignas de que el Gobierno ruso efectivamente ha estado detrás del envenenamiento de los Skripal? ¿Acaso últimamente la investigación ha conseguido encontrar una información o unas pruebas nuevas que esclarezcan?

    Ni siquiera sabemos si están vivos.  Sin embargo, eso no impide a Trump citar el caso Skripal como pretexto para la más reciente tanda de medidas económicas antirrrusas.  

    Tampoco impide al regulador británico Ofcom imponer una multa de 250.000 dólares a RT por supuesta violación de sus reglas de imparcialidad en la cobertura del caso Skripal.

    La medida se basa en una investigación de Ofcom, según la cual RT no cumplió con las reglas de imparcialidad británicas en siete casos a lo largo del año 2018, en particular a la hora de cubrir temas controvertidos como el caso de envenenamiento de los Skripal en Reino Unido o el papel que desempeñó Estados Unidos en la guerra en Siria.

    "Moscú: Medios británicos en Rusia deben prepararse para afrontar las consecuencias de las acciones de Londres contra RT", titula una crónica de RT.

    Tal y como indica el comunicado de Exteriores ruso, es pura verdad que los medios británicos cometen regularmente "distorsiones de hechos y sustitución deliberada de conceptos", sin suscitar "la menor crítica" por parte de Ofcom. Y hay que decir que no solo los medios británicos podrían ser objeto de críticas en este sentido, sino una gran parte de medios internacionales que hablan de "amenazas de Putin", de agentes rusos en el Senado estadounidense y de intromisión rusa como de hechos consumados en muchas ocasiones tergiversando la realidad y desorientando a la opinión pública.

    Más aun, porque como dice el analista internacional César Vidal, las acusaciones de supuesta injerencia aluden a algunas informaciones mediáticas extranjeras que podrían influir en el resultado de elecciones.

    Como con razón indica el señor Vidal, desde este enfoque "no debe de haber ninguna elección en ningún país del mundo que no esté mediatizada por ningún país extranjero".

    Etiquetas:
    Armada de Rusia, Vladímir Putin, EEUU, Rusia, Occidente
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik