Widgets Magazine
17:18 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    Dicen y Diremos

    Madrid: ¿decisiva para la victoria de Trump en 2016?

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Por ,
    190
    Síguenos en

    Ahora parece que un encuentro en Madrid entre Paul Manafort, exjefe de campaña del actual presidente de EEUU, con un empresario ucraniano a quien le entregó un puñado de datos sobre unas encuestas, fueron el golpe decisivo y determinante para que el Kremlin facilitara la llegada del magnate norteamericano a la Casa Blanca.

    Esta literatura de telenovela de corte fantástico es la que sigue destilando la pluma del ex director adjunto del diario El País David Alandete, devenido en corresponsal en Washington del periódico de España ABC, un medio que de esta manera le da carta libre y su aval para escribir lo que escribe, y publicarlo.

    "Un encuentro en Madrid fue crucial para la trama rusa y la elección de Trump", reza el título que ya despide ese tufo rancio de un alimento que caducó fuera de la nevera.

    "Un encuentro en Madrid le ha servido al fiscal especial Robert Mueller, que investiga la trama rusa en EEUU, para probar la conexión entre la campaña de Donald Trump y el entorno del Kremlin. En un auto entregado a un juzgado Federal de la capital, Mueller afirma que tiene pruebas de que Paul Manafort, que fue jefe de campaña de Trump, se reunió con Konstantin Kilimnik, un ucranio cercano a las agencias de inteligencia rusas".

    Lo que sobresale es la frase "ucranio cercano a las agencias de inteligencia rusas". ¿Acaso se ha olvidado de que en la versión de los medios occidentales Rusia está en guerra con Ucrania? Desde esta perspectiva cabe preguntarse qué tiene que ver aquí un ucranio, y a qué agencias de inteligencia se refiere Alandete en su artículo.

    Tema relacionado: Moscú muestra su cansancio ante las fabulaciones de la Casa Blanca

    Al leer el artículo se desprende que el autor realmente no tiene respuesta a esta pregunta, ni a otras tantas. Alandete escribe que "no está claro cuándo tuvo lugar el encuentro en Madrid. Pudo ser a lo largo de 2016, año de campaña electoral o, como ha dicho este miércoles un portavoz de Manafort, en enero de 2017".

    Pero eso no le impide concluir que toda esta información "en cualquier caso confirma que hubo contactos entre la campaña de Trump y el entorno de la inteligencia rusa".

    Pasando en limpio, según ABC y su corresponsal, este encuentro en Madrid fue crucial para la trama rusa y la elección de Trump. Algo sobre lo que no se puede apreciar ninguna prueba en el artículo, como tampoco aparecen pruebas acerca de que el documento revelado por el fiscal Mueller demuestre las conexiones entre Manafort y el entorno del Kremlin. 

    Mientras tanto, la versión de la mayor parte de los medios internacionales parece mucho más cautelosa. El canal NTN24, por ejemplo, informa de que según documentos judiciales, el ex director de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, compartió información de sondeos de opinión con un presunto empresario ruso.

    Y aunque destacan que esta es la primera vez que Robert Mueller revela información sobre una supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016, reconocen que la revelación de datos sobre el encuentro en Madrid entre Manafort y un empresario ruso, o ucraniano como dicen otros medios, no tendrá ningún efecto técnico. Es decir, según el corresponsal de NTN24 en Nueva York, toda esta gran 'noticia bomba' no tendrá efecto alguno en la sentencia contra Manafort y sólo sirve para fomentar o avivar el fantasma del llamado Russiagate.

    Más aún, en ningún momento NTN24 dice que el encuentro haya sido crucial para la campaña de Trump, como lo hace el periódico de España ABC, ni mucho menos. En este sentido, el abogado penalista Raymond Colon considera que el encuentro entre Manfort y el empresarios ruso, o bien ucraniano, pudo haber sido en realidad un "error oficinista".

    Esta versión de los hechos para nada coincide con la que ofrece el corresponsal de ABC en Washington, David Alandete. No hay pruebas de que el encuentro en Madrid haya tenido efecto alguno en la campaña electoral de Trump, ni en el resultado electoral. Tampoco hay pruebas de que el personaje con quien se reunió Paul Manafort tenga relación alguna con los servicios de inteligencia rusos, y menos aún con el Kremlin.

    Pero, ¿a quién le importa, cuando aparentemente el objetivo es dar un nuevo impulso propagandístico a la opinión pública sobre el llamado Russiagate? Y es que pese a que en realidad hay poco contenido detrás de titulares como el del ABC, sirven para calentar a la opinión pública en momentos clave, y sin entrar mucho en detalle, ayudan a crear opiniones hostiles hacia Rusia.

    Otro ejemplo clásico que ayuda a reavivar temas que parecían agotados e incitan a la opinión pública a reabrir un debate sin ofrecer ningún dato nuevo, es la noticia de que la abogada rusa Natalia Veselnítskaya –quien asistió en la Torre Trump a una reunión con miembros de su equipo electoral–, la semana pasada fue acusada en una corte federal de Nueva York por obstrucción a la justicia.    

    La clave aquí es que Veselnítskaya no es acusada en relación a la trama rusa como cabía de esperar después de tanto ruido en los medios internacionales sobre su posible papel de intermediaria entre Trump y el Kremlin, sino en relación a un caso de lavado de dinero.

    A pesar de que al final le acusan de cosas que tienen poco que ver con el Russiagate, todo el mundo conoce a Veselnítskaya por su encuentro con miembros del equipo electoral de Trump. Por eso el efecto de la acusación va mucho más allá de lo que uno pueda pensar. 

    Así, puede que mucha gente ni siquiera preste atención a lo que dice el artículo. Al leer un titular que dice que Veselnítskaya ha sido acusada de obstaculizar el ejercicio de la justicia, la gente puede quedarse con la idea de que obstaculizó la investigación del llamado Russiagate.

    Más información: Veselnítskaya califica de infundadas las acusaciones de EEUU en su contra

    Lo mismo le puede pasar a un lector que vea un titular que diga que un encuentro en Mardid entre el jefe de campaña de Trump y un empresario ruso o ucraniano, fue crucial para la victoria electoral de Trump. Lo cierto es que hay muchos más ejemplos de efectos colaterales negativos provocados por semejantes titulares.

    Lo único positivo es que de alguna manera son la razón de ser para nuestro programa y el pan que nos alimenta. Y hasta que no se acaben, siempre estaremos agradecidos a nuestros colegas por este tipo de regalos que nos permiten desenmascarar las tácticas de guerras informativas.

    Etiquetas:
    injerencia, acusaciones, elecciones, Natalia Veselnítskaya, Robert Mueller, Paul Manafort, Donald Trump, Madrid, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik