22:26 GMT +309 Diciembre 2018
En directo
    Dicen y Diremos

    Uno para todos, y todos para uno

    Dicen y Diremos
    URL corto
    Javier Benítez, Dmitri Polikárpov
    0 80

    El pasado jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido acusó a la agencia de inteligencia militar rusa GRU de haber organizado varios ataques cibernéticos contra instituciones políticas, empresas, medios de comunicación, bancos y otros objetivos, entre los años 2015 y 2017. Una denuncia que raudamente fue secundada por Holanda y EEUU.

    El pasado jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido acusó a la agencia de inteligencia militar rusa GRU de haber organizado varios ataques cibernéticos contra instituciones políticas, empresas, medios de comunicación, bancos y otros objetivos, entre los años 2015 y 2017. 

    Acto seguido Holanda anunció que había expulsado a cuatro agentes rusos en abril pasado, acusados de planear un ciberataque contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas con sede en La Haya. Casi de inmediato se sumó la OTAN por boca de su secretario general, Jens Stoltenberg. Por si fuera poco, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, aseguró por su parte que había visto pruebas suficientes para asegurar que es Rusia el país que tiene que responder por varios ciberataques. 

    Una vez más que la verdadera locomotora e inspiradora de todas estas acusaciones ha sido Gran Bretaña. Londres no sólo inició la reacción en cadena de las acusaciones contra Moscú, sino que también llegó tan lejos como acusar a Rusia de ser un 'Estado paria'.

    En cualquier caso, Londres hizo todo para que quede claro desde dónde sopla el viento de las más recientes acusaciones antirrusas. "Ciberataques: el Reino Unido acusa a Rusia de ser un 'Estado paria'", tituló Euronews una de sus numerosas crónicas dedicadas el tema.

    La pregunta que cabe es desde qué momento el ministro de Defensa británico se ha responsabilizado de la diplomacia y de asuntos exteriores, y si realmente se da cuenta de lo que es un Estado paria, o bien es que sus declaraciones se deben al hecho de que es un término ajeno a su vocabulario. Seguramente las acciones de una gran potencia es lanzar acusaciones contra otro país sin ofrecer pruebas… ni transformarlas en un caso legal. 

    Pero sin duda, como en ocasiones anteriores, este más reciente "todos contra uno" ha sido muy bien concertado. Hasta la ministra de Defensa de España, Margarita Robles, según el portal Okdiario.es, aprovechó para asegurar que España está preparada para hacer frente a ciberataques. Se podría interpretar que se refería a posibles ciberataques rusos.

    ¿Y qué hace Rusia al recibir esta nueva ración de acusaciones? La portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, se asombra con lo que califica como una abundante imaginación de sus colegas británicos. 

    Otra pregunta es a qué se debe en esta ocasión la avalancha de declaraciones antirrusas. Una de las posibles explicaciones es la intervención de esta semana del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre el caso Skripal en la que llamó traidor y canalla al exespía doble ruso, y describió como locura las acusaciones británicas.

    Y todo esto, cuando al parecer algunos medios internacionales casi que esperaban que el presidente ruso fuera a ceder a la presión de numerosas "revelaciones" periodísticas de los últimos días que pretendían comprobar el papel de los servicios especiales rusos en el envenenamiento de Skripal y de su hija Yulia con un agente tóxico en marzo pasado. 

    Incluso en el primer momento a algunos les pareció que el presidente ruso en sus palabras reconocía –o al menos no descartaba– el papel de Rusia en el caso Skripal. Pero al escucharlo una y otra vez se dieron cuenta de que no era así.

    "Sus colegas periodistas promueven la idea de que Serguéi Skripal es una especie de activista de derechos humanos, pero él es sólo un espía que traicionó a su país. No es más que un canalla. Es simplemente escoria, igual que la campaña de información que se puso en marcha a su alrededor. Hemos pedido muchas veces a nuestros colegas británicos que nos den los documentos para que llevemos a cabo una investigación", dijo Putin. 

    Estas declaraciones del mandatario ruso al parecer cayeron como un jarro de agua fría a la alianza antirrusa liderada por Reino Unido, así como para los medios internacionales, que daban más publicidad a la versión que implica a los servicios especiales rusos en el envenenamiento de los Skripal. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rusia califica de "diplomacia de megáfono" las acusaciones de hackeo de Holanda
    Embajadora neerlandesa llega a la Cancillería rusa tras las acusaciones de ciberataques
    Etiquetas:
    agentes, ataque cibernético, acusaciones, OTAN, GRU, Países Bajos, Rusia, EEUU, Reino Unido