09:21 GMT +321 Noviembre 2017
En directo
    Dicen y Diremos

    Eurovisión: el arte como nueva plataforma política antirrusa

    Dicen y Diremos
    URL corto
    0 446100

    El concurso de Eurovisión se ha saltado sus propias reglas, y ha creado otras nuevas, para servir de plataforma política a Occidente. De paso, cedió al chantaje de Ucrania. El propio The New York Times lo reconoció: considera que la canción ganadora "1944" difícilmente cumplía con el principio de no mezclar la música con la política.

    Así, el medio norteamericano afirmó que es posible que se trate de la victoria más contradictoria en toda la historia del concurso.

    Pero no fue la única norma que violó la canción ganadora. El jurado del concurso ignoró el hecho de que "1944" fue presentada por primera vez al público en mayo 2015, lo que está expresamente prohibido por las normas de Eurovisión.

    La única explicación posible ante la sistemática violación de sus propias reglas por parte de los organizadores de Eurovisión, es que el objetivo principal era el de llamar la atención al tema de Crimea y conseguir que gane una canción sobre Crimea.

    Otro importante medio anglosajón, el periódico británico The Guardian, también lo politizó al límite: en la víspera de la final del Festival Eurovisión, el rotativo británico publicó en portada una foto de la cantante ucraniana bajo el siguiente título: "Putin, ¿estás escuchando?"

    Pero el doble rasero de la cadena televisiva Euronews no conoce límites. Asím en su portal en ruso, Euronews publicó que más de 200.000 tártaros fueron deportados de Crimea entre el 18 y el 20 de mayo de 1944 por colaborar con los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en su versión en inglés narra otra historia y dice que "los tártaros de Crimea recuerdan su tragedia nacional, en la que más de dos millones de hombres, mujeres y niños fueron deportados en mayo de 1944 por Stalin".

    La "historia personal" de la cantante Jamala sirvió de arma arrojadiza para un gran juego político que es totalmente ajeno a la mayor parte de los seguidores del Festival.

    Etiquetas:
    propaganda antirrusa, rusofobia, tártaros, Eurovisión, Eurovisión 2016, The Guardian, Euronews, Jamala, Serguéi Lazarev, Iósif Stalin, Vladímir Putin, Europa, Europa del Este, Suecia, Kiev, Crimea, Reino Unido, Moscú, Australia, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik