En directo
    Deporte
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Un brote de coronavirus de más de una decena de futbolistas y funcionarios en la Selección Uruguaya de fútbol despertó la bronca del Gobierno de Uruguay y de varios clubes del mundo por los "descuidos" de los futbolistas. Una fotografía publicada por el jugador Lucas Torreira fue la chispa que encendió la polémica.

    Los casos positivos de COVID-19 detectados en la Selección Uruguaya de Fútbol luego de enfrentar a Brasil —entre ellos el delantero Luis Suárez— se convirtieron en un brote que preocupa al Gobierno uruguayo y que motivó una multa de casi 15.000 dólares. El episodio, además, generó molestia y preocupación en varios clubes importantes del mundo.

    Los problemas con el coronavirus comenzaron, para el seleccionado celeste, apenas finalizado el encuentro que los uruguayos ganaron ante Colombia en Barranquilla, el viernes 13 de noviembre. El lateral izquierdo Matías Viña, jugador del Palmeiras brasileño, fue el primero en dar positivo por COVID-19.

    En la misma tanda de exámenes dieron positivo el delantero del Atlético Madrid y goleador histórico de Uruguay, Luis Suárez, y un funcionario de la delegación. Los contagiados fueron apartados del plantel pero, a la luz de los resultados, ya era tarde.

    Los test realizados luego de la derrota ante Brasil en Montevideo sumaron dos nuevos futbolistas a la lista de contagiados: el zaguero Alexis Rolín del Club Rentistas de la liga uruguaya y el delantero Diego Rossi de Los Ángeles FC de EEUU. También dieron positivo otros cinco funcionarios, entre ellos el médico de la delegación y el preparador físico.

    Si bien Uruguay no fue la única selección sudamericana con casos positivos, el brote se volvió polémico por algunas fotografías que los futbolistas compartieron en redes sociales antes de enfrentar a los brasileños. Una de ellas mostró a varios jugadores juntos alrededor de una fogata, con el tradicional mate uruguayo. Que no todos tuvieran su propio mate hizo pensar en que los futbolistas no habían cumplido los protocolos y habían compartido la infusión.

    Los casos positivos siguieron apareciendo a medida que los uruguayos regresaron a sus equipos. El mediocampista Lucas Torreira dio positivo al reintegrarse al Atlético Madrid. El delantero del Benfica Darwin Núñez fue diagnosticado a su regreso a Portugal, al tiempo que el mediocampista Gabriel Neves, del Nacional uruguayo, dio positivo en Montevideo. Diego Godín, capitán del equipo, cuando fue examinado por su club, el Cagliari de Italia.

    La situación generó que el Ministerio de Salud Pública (MSP) uruguayo convocara a las autoridades de la AUF ante la presunción de que los protocolos no se habían cumplido con exactitud. En rueda de prensa, el ministro Daniel Salinas dijo que si bien se habían definido protocolos, "evidentemente hubo algún descuido".

    El secretario de Estado incluso hizo referencia a la fotografía publicada por Torreira: "Estaban con un fueguito, sin barbijo, sin protección".

    Ignacio Alonso, presidente de la AUF, explicó a la radio uruguaya Sport 890 que, en realidad, los casos positivos en la delegación se originaron durante la visita del plantel uruguayo a Colombia, entre el 10 y el 13 de noviembre.

    "La hipótesis ya hoy confirmada es que el virus entró a través de Matías Viña, que dio positivo el sábado y la ventana de seis o siete días para atrás lleva hasta Brasil y el brote que tuvo Palmeiras", comentó, en relación a los más de 17 casos que ya tiene el club de Sao Paulo.

    Alonso dijo que la AUF hará un informe sobre la estadía de los uruguayos en Colombia para establecer si el contagio pudo haberse dado por "cuestiones inevitables de contacto por la convivencia en un hotel y el trabajo diario" y determinar si existió "negligencia o descuido".

    A pesar de los alegatos de la AUF, el Gobierno uruguayo ratificó una multa de 500 Unidades Reajustables, es decir, más de casi 650.000 pesos uruguayos (unos 15 mil dólares).

    ¿Quiénes están preocupados?

    Paradójicamente, el brote de COVID-19 en la Selección de Uruguay no afecta tanto las posibilidades deportivas del conjunto celeste, que recién volverá a competir por las Eliminatorias para Catar 2022 en marzo de 2021. Los más afectados deportivamente son los clubes que defienden, muchos de ellos en momento definitorios de la competencia.

    El Atlético Madrid, de hecho, fue el más golpeado, ya que el brote dejó inhabilitados a dos de sus futbolistas titulares: Suárez y Torreira. "Estamos tristes, preocupados y sobre todo considerando en el buen momento en que se encontraban los dos jugadores es duro pensar que no pueden jugar", declaró a la Cadena SER el presidente del club español, Enrique Cerezo.

    Para aumentar la preocupación, el Atlético Madrid recibe la noticia horas antes de tener que enfrentar al Barcelona de Lionel Messi por la Liga. "Son partidos en los que nos estamos jugando mucho. Hemos arriesgado mucho con jugadores para que ahora no podamos disponer de ellos", lamentó el dirigente.

    Cerezo no ocultó su decepción con los cuidados sanitarios que los uruguayos tuvieron durante su paso por la Selección.

    "No han tenido, que yo considere, ningún control, por lo menos por las fotos que hemos visto", complementó.

    La preocupación también llegó a River Plate de Argentina, club en el que se desempeña el seleccionado uruguayo Nicolás de la Cruz. Si bien el mediocampista dio negativo en un test realizado después de enfrentar a Brasil, tendrá que pasar una nueva prueba para saber si puede ser de la partida frente a Athletico Paranaense de Brasil por octavos de final de la Copa Libertadores.

    Algo similar ocurre con Neves, ya que Nacional de Montevideo no podrá utilizarlo para enfrentar al colombiano Independiente del Valle por el mismo torneo.

    Etiquetas:
    Luis Suárez, eliminatorias, fútbol, Uruguay, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook