En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    Tan solo 300 espectadores pudieron disfrutar de la hazaña de los fondistas Joshua Cheptegei y Letesenbet Gidey, que acabaron con la vigencia de dos longevas plusmarcas pertenecientes a los legendarios Kenenisa Bekele y Tirunesh Dibaba. El hecho de batir dos récords mundiales en una misma competición es dificilísimo. En suelo español, insólito.

    Tras la derrota el 4 de octubre del keniano Eliud Kipchoge en el maratón de Berlín, donde además la lluvia frustró la consecución de grandes tiempos, llegaba el turno a una pequeña competición atlética organizada en Valencia.

    © Sputnik . Ruptly
    España es testigo de los récords del mundo en atletismo en 5.000 y 10.000 metros

    Sin tanto renombre como las capitales del mundo donde se disputan los meetings de la Liga del Diamante, la capital valenciana, que no obstante es referencia mundial por contar con uno de los mejores recorridos urbanos para el maratón, albergó un modesto evento cuyos organizadores habían diseñado con un objetivo claramente poco modesto: atentar contra los históricos récords de los etíopes Kenenisa Bekele en los 10.000 metros masculinos (26:17.53, en 2005) y Tirunesh Dibaba en los 5.000 metros femeninos (14:11.15, en 2008).

    En otras palabras, la SD Correcaminos, el NN Running Team y la Fundación Trinidad Alfonso prepararon todo minuciosamente para el derribo de los máximos logros en el cronómetro de dos auténticas figuras de leyenda del atletismo, pues, no en vano, la competición llevaba el nombre de NN Valencia World Day.

    Cheptegei vuela

    El ugandés de 24 años se presentó en Valencia con la vitola de ser una estrella naciente, como atestigua el hecho de que es el actual campeón del mundo de los 10.000 metros (Doha, 2019). Además, el 13 de agosto había destrozado en Mónaco con un tiempo de 12:35.36 la plusmarca mundial de los 5.000 metros, en posesión de Bekele desde hacía 16 años.

    Un ugandés infiltrado en la eterna pugna entre kenianos y etíopes. Palabras mayores. Y en la Pista del Cauce del Río Turia le esperaban nada menos que dos equipos de liebres. Es decir, no tanto rivales como compañeros para marcarle el paso. Porque la tarde del 7 de octubre, el único rival de la estrella ugandesa era el dios Cronos. Pistoletazo de salida y el primer grupo de liebres, integrado por el holandés Roy Hoornweg, el australiano Matt Ramsden y el keniano Nicholas Kipkorir, marcó un ritmo de inicio acorde con el propósito. El segundo grupo, que incluía al español Abderrahman El Khayami y los australianos Stewart Mc Sweyn y Ryan Gregson hicieron lo propio hasta el kilómetro 5.

    A partir de ahí, Joshua Cheptegei devino en extraterrestre y comenzó su particular lucha contra el crono. Solo. Con el único aliento de 300 afortunados espectadores con mascarillas, un aforo limitado por la pandemia. Y Cheptegei acometió las últimas de sus 25 vueltas al óvalo cada vez más suelto, aparentemente más fresco. Con la mínima representación del mundo atónita en las gradas, el magnífico africano estaba corriendo los últimos 5.000 metros más rápido que los 5.000 primeros.

    Y en el último kilómetro, el éxtasis. Lo cubrió en un estratosférico parcial de 2 minutos y 34 segundos (si a un deportista consumado le cuesta bajar de 3 minutos, imagínense cuando ya llevas en las piernas 9 km), obrando lo impensable: no batir, sino pulverizar la marca del gran Bekele. Su resultado final, unos inconcebibles 26:11.00, jalona el nacimiento de una supernova, alguien adscrito ya en la constelación de mitos como Paavo Nurmi, Emil Zatopek, Vladimir Kuts, Lasse Viren, o los etíopes Haile Gebrselassie y Kenenisa Bekele, todos ellos plusmarquistas en su tiempo.

    "Valencia es un lugar muy especial, y creo que voy a recordar a Valencia por el resto de mi vida, por supuesto", aseguró Cheptegei tras alcanzar récord.

    Gidey tritura otro récord para Etiopía

    Pero una hora antes había tenido lugar un fastuoso aperitivo. Nada menos que la consecución de un récord que ponía fin a la vigencia del tiempo de los 14:11.15 de la etíope Tirunesh Dibaba en los 5.000 metros lisos desde 2008.

    La encargada de semejante afrenta ha sido una compatriota, la liviana Letesenbet Gidey, de 22 años de edad, y lo ha hecho añicos: 14:06.62. Subcampeona del mundo en los 10.000 metros en el Mundial de Doha de 2019, Gidey también contó con la colaboración de liebres, la española Esther Guerrero la primera de ellas. Pasaron los primeros 1.000 metros casi tres segundos por encima del récord de Dibaba.

    Pero entonces entró en acción la segunda liebre, nada menos que la plusmarquista mundial de los 3.000 metros obstáculos, la keniana Beatrice Chepkoech, que imprimió un ritmo infernal. De resultas, los segundos 2.000 metros se corrieron casi un segundo más rápido de lo que lo hizo Dibaba hace 12 años. La joven Gidey afrontó las últimas cinco vueltas sola, desplegando una larga zancada con la que parecía no correr, sino deslizarse. A partir del cuarto kilómetro, ya estaba claro que el récord caía. Tras cruzar la meta, el alborozo. "Estoy muy feliz porque este es mi sueño", señaló Letesenbet Gidey, "esto es muy grande para mí, quiero dar las gracias también a Valencia", manifestó a los pocos medios allí destacados.

    Etiquetas:
    Valencia, carrera deportiva, carrera, atletismo, récord, récord mundial
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook