En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    Durante la disputa de una prueba de triatlón en España, un competidor equivocó el camino en medio de la pugna por el tercer puesto. Su rival directo frenó el paso en línea de meta y se dejó adelantar. El gesto supuso privarse de un premio en metálico e imbuirse de un reconocimiento que no se mide con ceros.

    Diego Méntrida, triatleta madrileño de 21 años de edad, protagonizó el 13 de septiembre en tierras cántabras un hecho tan inusual como deportivo durante la disputa del Triatlón Ciudad de Santander.

    En los metros finales de la última de las pruebas, una carrera pedestre de 10,6 km de distancia, acometió las últimas curvas del recorrido en estrecha competencia con el británico James Teagle. Pero este malinterpretó la disposición del trazado, enfiló por un camino que no era el correcto, y acabó estampándose contra una valla que acotaba el paso. Con su rival azorado por el despiste metros atrás, Méntrida tenía vía libre para conquistar el tercer puesto de la prueba, premiado con 300 euros. Pero miró a sus espaldas y decidió parar.

    De resultas, el inglés recuperó la desventaja y pudo finalizar en la tercera posición que tanto porfiaba. El gesto del madrileño suscitó de inmediato el emocionado comentario del speaker de la prueba, arrancando a continuación los aplausos del público congregado. Tras fundirse en un abrazo rubricado con un apretón de manos, Méntrida, impertérrito, se colocó diligentemente una mascarilla sobre el rostro. El español acabó la competición con un tiempo de 1 hora, 47 minutos y 49 segundos, exactamente un segundo más tarde que su oponente británico.

    "Al ver cómo se equivocaba, inconscientemente me paré. Él se lo merecía", manifestó Méntrida a los medios, describiendo una situación de carrera en la que él se hallaba en la cuarta posición mientras su competidor, que marchaba tercero, se lanzaba al sprint por una vía equivocada. "No debió ver el desvío a meta, o no se lo señalizaron bien. No lo sé, el caso es que se lo merecía".

    "Lo volvería a hacer", recalcó.

    El deportista español, que estudia un doble grado (Fisioterapia y Ciencias del Deporte) en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, desveló que su rival le agradeció el gesto en inglés. La prueba, de la que resultó ganador el legendario campeón del mundo Javier Gómez Noya (1:40:41), fue titánica.

    Tras la competición de nado (1.600 m) Diego Méntrida salió de las aguas en tercera posición y en la parte ciclista (36 km) mantuvo el tipo. Pero en la prueba pedestre, su especialidad, mantuvo una enconada lucha con James Teagle hasta la última vuelta, cuando este se le fue "cuatro o cinco segundos". El resto es la historia de una confusión bañada en caballerosidad. Ambos rivales volverán a verse las caras el 3 de octubre en Bilbao, durante la disputa del Bilbao Triathlon.

    Etiquetas:
    deporte, medalla, carrera, clasificación, confusión, competición, Santander, triatlón
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook