En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    0 101
    Síguenos en

    El 17 de septiembre del 2000 un joven argentino de 13 años acompañado por su padre llegó a la capital catalana con el sueño de jugar en el Barça. Hoy, 20 años después, Leo Messi lo ha ganado todo y ha transformado para siempre la historia del club que creyó en él.

    ¿Pudo haber pensado en aquel entonces el secretario técnico del conjunto catalán Carles Rexach que acababa de fichar al mejor futbolista de todos los tiempos?

    De un contrato improvisado en una servilleta, Messi pasó a ser el jugador mejor pagado del mundo, y cada millón se lo merece.

    Aquí están los hechos para sustentar estas palabras: en los 731 partidos oficiales con los colores del conjunto blaugrana marcó 634 goles. Son muchísimos. Más que los que marcaron César Rodríguez, Luís Suárez y Ladislao Kubalo juntos con la misma camiseta. Son más que los conseguidos por cualquier otro futbolista contemporáneo para un solo club.

    Sí, en total Cristiano Ronaldo ha anotado más. Pero ha jugado más partidos a nivel de clubes —850 frente a los 731 del argentino—, mientras la diferencia de goles es de 638 contra 634.

    Sin embargo, en el caso de Messi no se trata solamente de la estadística: es toda una ideología; una nueva filosofía de juego.

    La Liga

    Leo debutó en un partido oficial con el Barcelona el 16 de octubre de 2004. En aquel entonces el técnico Frank Rikjaard le confió 8 minutos en un derbi contra el Espanyol, sustituyendo al portugués Deco. Así, a los 17 años y 114 días la Pulga se convertía en el canterano azulgrana más joven en debutar en un partido oficial.

    Lionel Messi celebra su gol contra Albacete durante la temporada 2004/2005
    © AP Photo / Bernat Armangue
    Lionel Messi celebra su gol contra Albacete durante la temporada 2004/2005

    El debut de Messi coincidió con el primer título de la Liga desde la temporada 98/99 para el Barça. De un total de 26 títulos, 10 llegaron en la época de Messi. Su llegada ha marcado un despertar del Barça y el ascenso del club en el escenario nacional.

    Además de 10 ligas, a nivel nacional con Messi el Barça ha ganado seis Copas del Rey —antes de tener al argentino en plantilla nunca la había conseguido— y ocho de las 13 Supercopas de España.

    La Liga de Campeones y el crecimiento internacional

    El Barcelona que conocemos ahora es un proyecto multinacional con hinchas en todo el mundo. En cualquier país existe un club de fans del Barcelona. En muchos hay una escuela del equipo, mientras que los fichajes multimillonarios se vuelven rentables con la venta de sus camisetas.

    Esas ambiciones no se hubieran hecho realidad sin el éxito del equipo fuera de España. No es suficiente ganar año tras año. Gracias a Messi el Barça pasó de ser un grande en el país ibérico a uno de los equipos más exitosos a nivel mundial.

    El Barça logró su última y única Copa de Campeones antes de la época de Messi en 1992 contra el Sampdoria de Italia, cuando el ahora técnico Ronald Koeman marcó en tiempo extra.

    A partir de entonces el conjunto azulgrana no tuvo suerte en partidos internacionales. Todo cambió en la temporada 05/06, la segunda de Messi. La banda de Rijkaard se impuso al Arsenal de Arsène Wenger 2 a 1.

    Durante los años venideros Messi ganará para el Barcelona cuatro Champions más, tres Mundiales de Clubes y tres Supercopas de Europa.

    Un nuevo clásico y la rivalidad con Cristiano Ronaldo

    Si existe un futbolista que puede acercarse a Messi tanto en habilidades como en influencia en juego, ese es sin duda Cristiano Ronaldo.

    En la final de la Champions de 08/09 contemplamos por primera vez el enfrentamiento cara a cara de los dos mejores jugadores de al menos los últimos 20 años. En el estadio Olímpico de Roma la batalla la ganó el Barça con un gol de Messi y otro de Eto'o, mientras que Cristiano se quedó sin nada.

    Messi y Eto'o celebran el gol contra el Manchester United en la final de la Champions 08/09
    © AP Photo / Jon Super
    Messi y Eto'o celebran el gol contra el Manchester United en la final de la Champions 08/09
    Al cabo de un mes de esa final el delantero portugués pasó del Manchester al Real Madrid.

    Surgió así el interés por ver jugar a ambos equipos cara a cara —el combate conocido como clásico—. Es ya desde hace una década el partido de fútbol más esperado en el planeta.

    Según los datos del diario AS, el clásico del 23 de abril de 2017 durante La Liga lo vieron más de 650 millones de telespectadores. Es la cifra más alta en la historia del fútbol. Para comparar, la final de la Champions del 2018 entre el Real y el Liverpool la vieron 350 millones, según Mundo Deportivo.

    El delantero portugués Cristiano Ronaldo y su colega argentino Lionel Messi
    © AP Photo / Paul White
    El delantero portugués Cristiano Ronaldo y su colega argentino Lionel Messi

    Leo Messi durante estos 20 años se ha convertido en un icono; en una figura casi divina en el mundo de fútbol. Y todo lo que es ahora lo logró en el Barcelona. Es una historia de éxito y triunfo, una conexión única y extraña que resultó muy beneficiosa para ambos. Es difícil imaginarse un Barcelona sin Messi. Igual que lo es pensar en un Messi sin el Barcelona.

    Etiquetas:
    FC Barcelona, fútbol, Lionel Messi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook