07:09 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    Deporte
    URL corto
    0 04
    Síguenos en

    El campeonato futbolístico de clubes más importante de América del Sur regresa tras seis meses de paralización con un estricto protocolo para encapsular los viajes de las delegaciones. Sin embargo, antes del primer partido ya hay polémica: jugadores de Boca Juniors que dieron positivo para COVID-19 podrán viajar.

    El torneo de clubes de fútbol más importante de Sudamérica regresa luego de seis meses de suspensión debido a la pandemia de COVID-19 y, fiel a la historia de la competición, lo hace envuelto en polémica. La decisión de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) de permitir al equipo argentino Boca Juniors viajar con futbolistas que dieron positivo en test PCR realizados hace menos de dos semanas.

    Septiembre marca el regreso del torneo, suspendido el 12 de marzo pasado luego del encuentro entre Racing de Argentina y Alianza Lima de Perú. Aquel partido, que se disputó a puertas cerradas en una de las primeras medidas para prevenir los contagios tomados en la provincia de Buenos Aires, marcó el parate que dejó a todos los fanáticos en ascuas.

    Con la pandemia lejos de controlarse en varios países del continente, la Conmebol definió, al menos en principio, un riguroso protocolo destinado a poder reanudar el torneo —suspendido recién antes de la mitad de su fase de grupos— manteniendo la prohibición de espectadores en las tribunas y restringiendo la circulación de los futbolistas para evitar contagios.

    Así, el organismo definió en julio de 2020 un Protocolo de operaciones para la reanudación de las competiciones de clubes de la Conmebol que establece que todos los futbolistas, entrenadores y miembros de las delegaciones "deberán realizarse obligatoriamente la prueba RT-PCR (hisopado)" y remitir sus resultados a la Conmebol.

    Además de cumplir las medidas sanitarias de cada país, los futbolistas tuvieron que realizarse hisopados entre 48 y 24 horas antes del reinicio de los partidos. Luego de la primera tanda de partidos tras el regreso, los clubes deberán "cumplir estrictamente los protocolos sanitarios del país de salida y de destino en su caso".

    La forma de desplazarse de las delegaciones fue uno de los mayores cambios introducidos por los dirigentes. Ahora, los equipos ya no se desplazarán en vuelos comerciales, sino que la propia Conmebol financiará la contratación de vuelos chárter directos al destino del partido. Además, las delegaciones que participan en la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana dispondrán de "áreas exclusivas de aduanas e inmigración" para evitar contacto con pasajeros comunes.

    Al llegar a la sede del partido, los futbolistas quedarán inmersos en un estricto protocolo diseñado para evitar que mantengan contacto con personas ajenas a la delegación. Luego de realizar los trámites de llegada al país, ingresarán a autobuses que luego serán "sellados" para "nadie entre o salga" en el camino hacia al hotel, donde el check-in ya habrá sido hecho con antelación. Así, los futbolistas recibirán las llaves de sus dormitorios arriba del autobús, sin provocar aglomeraciones.

    Mientras estén en el hotel, los futbolistas solo podrán salir a entrenar y disputar el partido, prohibiendo todo tipo de salidas recreativas de las delegaciones. Culminado el partido, las delegaciones tendrán un plazo de 24 horas para abandonar el país. Si requieren quedarse más tiempo, deberán solicitar autorización especial.

    Dentro del campo

    El nuevo protocolo también modifica lo que sucede tanto dentro del campo como en los estadios, que no podrán recibir público. Para empezar, el equipo local deberá encargarse de "la desinfección total de todas las áreas comunes del estadio, todos los vestuarios y otros lugares donde los profesionales realizarán actividades". En total, entre deportistas, técnicos y funcionarios vinculados con el partido no podrá haber más de 276 personas en los estadios.

    Dentro de la cancha, los jugadores deberán olvidarse de la tradición de intercambiar camisetas o banderines. Quienes no están jugando deberán mantenerse en todo momento con mascarillas.

    Para la reanudación de la competición, la Conmebol autorizó de forma excepcional que los equipos puedan realizar cinco cambios durante el partido y no los tres habituales. Con la idea de profundizar la rotación del plantel, las autoridades también habían ampliado de 30 a 40 la lista de buena fe —como se conoce a la lista de futbolistas habilitados para jugar brindada por cada club—. En la última semana ese límite fue ampliado una vez más, alcanzando los 50 futbolistas a disposición de los entrenadores.

    La polémica por futbolistas infectados

    Cuando todo parecía minuciosamente acordado entre las federaciones de los países, autoridades sanitarias y la Conmebol, una sorpresiva decisión desató el escándalo: Boca Juniors podrá viajar a Asunción del Paraguay con futbolistas cuyos PCR dieron positivo el 2 de septiembre pasado.

    La decisión habría provenido desde el Ministerio de Salud de Paraguay, aunque fue aceptada por la Conmebol. Según explicó el propio ministro de Salud paraguayo, Julio Mazzoleni, a la prensa de ese país, la autorización se dio porque se trata de futbolistas que pasaron 14 días sin síntomas luego de un test positivo.

    "Hay que hacer diferencia entre positivo y contagiante. Cuando tenemos un paciente ambulatorio, una persona con pocos síntomas o asintomático, la evidencia científica muestra que en diez días deja de ser contagioso, entonces hay un período extendido de 14 días para esa seguridad, siempre y cuando haya tres días finales sin síntomas", explicó el secretario de Estado en declaraciones recogidas por el diario paraguayo La Nación.

    Para el club Libertad de Paraguay, rival de Boca el jueves 17 de septiembre, el Ministerio de Salud paraguayo está "permitiendo el ingreso, estancia sin aislamiento, participación en un encuentro deportivo y salida del país de personas infectadas con el virus SARS-Cov-2, vinculadas al Club Atlético Boca Juniors", según declaró en comunicado.

    El equipo asunceño expresó su "total indignación, repudio y absoluta preocupación" por las posturas del Gobierno paraguayo y la Conbmebol, a quienes el club acusó de ignorar sus propios protocolos. Además, advirtió que la situación pone en riesgo "a las personas que tomarán contacto" con la delegación argentina y a los propios  futbolista de Libertad. Finalmente, el club paraguayo adelanta que, si bien jugará el partido, tomará "las acciones jurídicas pertinentes".

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, COVID-19, Copa Libertadores de fútbol, Conmebol, fútbol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook