En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    0 190
    Síguenos en

    El 31 de marzo de 1980 murió Jesse Owens, un atleta estadounidense que se convirtió en uno de los símbolos de la lucha contra el nazismo y una verdadera leyenda del deporte. 

    En agosto de 1936, la Alemania nazi celebró en el Estadio de Berlín los Juegos Olímpicos para demostrar al mundo la superioridad de la raza aria sobre las demás. Sin embargo, el velocista afroamericano Jesse Owens, que entonces tenía 22 años, frustró las intenciones del líder nazi Adolf Hitler al obtener cuatro medallas de oro en los 100 y 200 metros, los relevos de 4x100 y en salto largo.

    Cabe recordar que las históricas imágenes de Owens hasta fueron incluídas en el mítico documental Olympia, de la directora favorita de Hitler, Leni Riefenstahl.

    Sin embargo, pese a su triunfo deportivo, Owens no fue recibido como héroe en su país natal, en ese entonces sacudido por la segregación racial. El presidente Franklin Roosevelt no lo recibió en la Casa Blanca, y en sus propios homenajes tuvo que entrar por la puerta de servicio, reservada para los negros.

    "El presidente no me envió ni siquiera un telegrama", confesó el atleta.

    Para ganarse la vida, Owens encadenó pequeños trabajos como gerente de una lavandería u organizador de eventos deportivos. En algunos casos, participaba en carreras de velocidad contra caballos, autos o hasta canguros. Al terminar su carrera deportiva, se dedicó a las actividades de beneficencia.

    No obstante, los JJOO de Berlín no solo le trajeron a Owens medallas y la fama mundial, sino también una hermosa amistad con su rival alemán, Luz Long.

    ​Los atletas mantuvieron correspondencia hasta la muerte del alemán en julio de 1943. Muchos años después, Owens sirvió como padrino en la boda de uno de los hijos de Long, Kai-Heinrich.

     "Se podrían fundir todas las medallas y copas que gané, y no valdrían nada frente a la amistad de 24 quilates que hice con Luz Long en aquel momento", reveló en una conmovedora carta. 

    Fumador empedernido —consumió un paquete de cigarrillos diario durante 35 años—, Owens falleció a causa de un cáncer de pulmón a los 66 años, pero cambió para siempre la historia del deporte. 

    Etiquetas:
    atletismo, Alemania nazi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook