En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (207)
    0 70
    Síguenos en

    El estado de alarma decretado en España tritura hábitos y planes. Los eventos deportivos se cancelan, los atletas buscan adaptarse a la situación y no está claro el destino de los Juegos de Tokio. Y aunque un deportista encerrado en casa es poco menos que un león en una jaula, el sentido común prevalece y se vence al sedentarismo con otras pautas.

    Ya no hay liga de fútbol en España. Ni competición de baloncesto, ni carreras populares. Nada. El deporte ha echado la persiana hasta que se levante el régimen inédito de práctica reclusión domiciliaria que afecta a todo el país. Un régimen que concierne de manera especial a aquellos que hacen de las actividades al aire libre su trabajo y modo de vida.

    El coronavirus también amenaza la celebración en agosto del máximo evento deportivo del año, los Juegos Olímpicos de Tokio. Antes, los Campeonatos del Mundo de Atletismo en pista cubierta, que debían haberse celebrado entre el 13 y 15 de marzo en la localidad china de Nanjing, quedaron  anulados. No obstante, en la misma fecha ya se ha disputado un meeting de atletismo en la Universidad de Pekín, si bien a puerta cerrada. Pero nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá con los grandes eventos deportivos de la primavera y el verano.

    "Cada vez se ve más cercana la anulación de los Juegos, pero tampoco me atrevo a asegurarlo. No sé si dará tiempo a que en agosto la situación global esté normalizada y todas las delegaciones del mundo puedan acudir a Tokio", declara a Sputnik Marta Pérez, de 26 años, campeona de España de los 1.500 metros lisos, quien recalca que no todos los países superarán la crisis del coronavirus al mismo tiempo. "Mi impresión es que no se van a celebrar. Pero luego resulta que en Gran Bretaña sigue habiendo competiciones que no se han prohibido, en China se vuelve a competir y en EEUU parece que tampoco tienen muchos problemas", explica esta atleta, con plaza olímpica de momento asegurada (es la 26º del ranking mundial e irán las las 45 mejores).

    Y es que en Gran Bretaña, país que ha optado por no aplicar ninguna medida de contención del virus, el 15 de marzo se disputó el medio maratón de Bath, con más de 6.200 corredores implicados. La decisión ha soliviantado a muchos ingleses, que a través de las redes sociales han tachado de irresponsables a los organizadores.

    En la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) subrayan que "todo está en el aire". El mes de abril, con un buen número de competiciones ya programadas, se da por perdido. Para el calendario atlético la clave será mayo, pues aún se podría salvar junio. "Yo creo que no va a haber temporada de verano", confiesa a Sputnik el semifondista Álvaro Rodríguez, olímpico en 2012. "Aunque tampoco cabe preocuparse excesivamente por una situación que no depende de ti, poco puedes hacer", afirma.

    Sin posibilidad de entrenar con normalidad

    El aislamiento lo cambia todo. Es difícil cumplir ahora con las rutinas de entrenamiento, la mayoría al aire libre. Los corredores devoran kilómetros, un enganche endorfínico que prende incluso en los aficionados, que ven ahora sus rutinas cercenadas. No todo el mundo dispone en casa de una cinta de correr o una máquina elíptica. Sin embargo, Martín Fiz, campeón del mundo de maratón y verdadera alma mater del boom del running en España, asume la situación con una buena dosis de positivismo.

    "En casa puedes hacer ejercicios de fuerza, estiramientos, tablas de multisaltos… incluso pesas con los paquetes de arroz que seguramente has comprado estos días, a modo de mancuernas. Te puedes montar un gimnasio casero", explica a Sputnik Martín Fiz, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 1997 junto con sus compañeros de equipo nacional de maratón. Fiz, todavía en activo a sus 57 años y que ha ganado de forma consecutiva los Six Majors (los seis maratones más importantes del mundo) en su franja edad, vive en Vitoria, el gran epicentro del coronavirus en España después de Madrid.

    En los primeros días del confinamiento no ha sido raro ver en Madrid a corredores desenvolverse en las calles, aun con la reprimenda de los vecinos desde sus casas. "Tiene que reinar la responsabilidad, hay que armarse de paciencia, como los maratonianos", recuerda Fiz, mientras incide que en la capital alavesa el civismo está siendo la norma.

    "También podemos hacer de las tareas cotidianas nuestro ejercicio. Como en la película de Karate Kid: dar cera, pulir cera. Nos vamos a librar del coronavirus, pero hay que hacer ejercicio o nos subirá el colesterol", avisa.

    Marta Pérez, que además es graduada en Medicina, señala que la preparación de un atleta de élite en casa se antoja casi imposible. "Depende de la infraestructura que tengas, pero casi nadie la tiene, todos entrenamos en gimnasios, en la pista o en la calle. Hay que mantener la fuerza y los grupos musculares. Pero el problema llega cuando hay que trabajar la parte cardiovascular, casi nadie tiene una cinta de correr, igual puedes subir y bajar escaleras… Será difícil convencerte de que estás entrenando y mantener la motivación", admite.

    Incrementar las defensas

    La gran suerte para muchos atletas es que el coronavirus está asolando España en un momento en el que todavía no se encuentran en plenitud de forma ni tampoco se hallan realizando duros entrenamientos. Porque el organismo de un corredor de fondo en el pico de su forma física presenta defensas bajas, tal es la carga del entrenamiento para el sistema inmunitario.

    Pero como explica el doctor y cirujano Hernán Silván, "el ejercicio moderado aumenta la resistencia inmunológica a virus y bacterias". Este especialista de referencia en medicina deportiva explica a Sputnik que el sistema inmunitario de los cuerpos al límite puede flaquear, pues "el sobreentrenamiento aumenta el estrés oxidativo y facilita las reacciones de caída inmunitaria". Silván, con varios maratones en sus piernas, prescribe entre 40 y 45 minutos diarios de ejercicio moderado, "lo que yo llamo actividad física saludable".

    De la misma opinión es José Vicente Rioseco, atleta veterano de 78 años y médico gerontólogo. Este campeón del mundo en categorías máster (capaz de correr los 1.500 metros a la edad de 77 en el increíble tiempo de 5:11:27, récord mundial en su franja de edad), afirma que la población española suele alimentarse muy bien gracias a la variedad de la dieta y que las defensas de quien hace deporte son muy robustas:

    "Los deportistas se defienden muy bien de las infecciones, menos cuando están muy sobrecargados de entrenamientos, claro. Las personas deportistas tienen una inmunidad estupenda, sobre todo cuando se ejercitan al aire libre, porque se cargan de vitamina D".

    El confinamiento, un problema no solo para los deportistas

    "Puedes hacer tablas de gimnasia en la habitación, utilizar tu propio cuerpo para hacer fuerza o saltar a la comba", admite Rioseco en sus declaraciones a Sputnik. Pero él piensa que confinar a todo el mundo en casa ha sido un error. "Se tendrían que haber creado tres grupos: enfermos, grupos de riesgo y, luego, la población en general". Y señala que la epidemia del coronavirus es otra más: "El año pasado murieron por la gripe decenas de miles de personas en el mundo, y eso que hay vacuna".

    El confinamiento puede crear otras patologías en los confinados y, exagerando un poco, hacer bueno el dicho de 'peor el remedio que la enfermedad'. Rioseco señala que "el aislamiento es malo, favorece la depresión, la tristeza y la melancolía. Al menos para las personas deportistas, lo que sí se podría haber hecho es habilitar zonas para correr y hacer ejercicio. Se podría correr solo, no en grupos", dice.

    Sin competiciones a la vista

    "Por imagen y trayectoria, yo prácticamente tengo una competición todos los fines de semana", afirma Martín Fiz.  "Ahora todas se han aplazado hasta otoño. Los corredores populares tendrán que esperar para competir, pero los profesionales lo tiene mucho más difícil; están nerviosos, porque, además, si no hay competiciones, tampoco hay ingresos", explica.

    Pero el sustento de los profesionales es la competición. "Habrá que procurar una solución para los atletas de alto nivel cuyos ingresos dependan de su rendimiento deportivo", añade Álvaro Rodríguez, quien por otra parte matiza que no hay que sobrevalorar esta actividad: 

    "No es una actividad de primera necesidad para la sociedad"

    Anillos olímpicos en Tokio
    © REUTERS / Athit Perawongmetha
    La organización de los cientos de carreras populares a lo largo y ancho de la geografía española queda, pues, en suspenso. "Generalmente no se devuelve el dinero de las inscripciones, se ofrece a los corredores participar en la prueba en otoño sin coste extra e incluso el cambio de titularidad del dorsal, de manera gratuita. Algunos organizadores, además, te permiten elegir entre correr este otoño o en la primavera de 2021", explica a Sputnik Álex Calabuig, director de la publicación líder especializada Corredor.

    La expectación de los aficionados al mundo de las carreras populares es bestial. Martín Fiz admite estar recibiendo un alud de mensajes por redes sociales solicitándole pautas y consejos ante esta situación de aislamiento. Y también es notorio el aumento de visitas a las versiones digitales de publicaciones especializadas como Sport Life y Corredor, señalan fuentes internas. 

    Tema:
    España activa el estado de alarma por el coronavirus (207)
    Etiquetas:
    cuarentena, deportes al aire libre, entrenamiento, maratón, aislamiento, Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, atletismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook