09:15 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Deporte
    URL corto
    Por
    191
    Síguenos en

    En Argentina, en la final por el ascenso, San Jorge de Tucumán perdió por abandono ante Alvarado de Mar del Plata después de realizar una "sentada" de reclamo en pleno partido. Un directivo de la Asociación de Fútbol Argentino renunció a su cargo y denunció que los arbitrajes manipulados no son excepción.

    Corría el minuto cinco del segundo tiempo en la final del torneo de fútbol Federal A (tercera división) del ascenso cuando ocurrió lo inesperado. La pelota se fue por la línea de fondo pero los jugadores de San Jorge, que jugaban de visitante, tiraron la toalla. 

    El arquero del equipo les hizo señales como para agruparse y de a uno el equipo se fue sentando en el césped, una decisión que habían tomado ya en el entretiempo, las caras de frustración y desasosiego evidentes. Minutos después se retiraron del campo de juego.

    El encuentro hasta ese momento no había sido uno normal. San Jorge había recibido cinco amonestaciones y dos expulsiones polémicas, además de perder por un gol marcado por Alvarado en el tiempo extendido del primer tiempo. La sentada fue una denuncia pública hacia el arbitraje de Adrián Franklin, que fue luego denunciado penalmente.

    "Hemos tomado esta decisión porque fue un 'afano' [robo] lo que nos hizo [Franklin] en el primer tiempo. Lamentablemente, nos toca pagarlo nosotros. Somos padres de familia y no nos merecemos esto. Esperábamos un pésimo arbitraje, pero como esto, así, la verdad que no. A nosotros nos robaron en la cara hoy", dijo Ricardo Tapia, el capitán del equipo tucumano, entrevistado por la TV Pública al darse por finalizado el encuentro.

    Más: Profesionalización del fútbol femenino en Argentina: ¡un golazo!

    No es la primera vez que sucede algo así en el fútbol del ascenso, donde abundan las denuncias de partidos arreglados, de árbitros comprados, de sospechas sustentables ante desventajas flagrantes, pero sí es la primera vez que ocurre en una final. De hecho, el propio equipo tucumano fue beneficiado por un arbitraje fuertemente cuestionado en la semifinal contra Defensores de Ramallo.

    "Lo que pasó el otro día es un eslabón más en una cadena que hemos visto muy llamativamente en los últimos dos años en el fútbol de ascenso de la Argentina, en donde da la sensación de que los que están obligados a subir son los equipos más poderosos o cuyos dirigentes son los más cercanos al poder", dijo a Sputnik Gustavo Grabia, periodista y escritor especializado en temas de corrupción y violencia en este deporte.

    "En algunos casos, esos equipos están armados con jugadores que en promedio son mejores que sus rivales, pero parece que con eso no alcanzara y tienen sospechosamente arbitrajes que los favorecen. En Argentina, todos los clubes tienen dirigentes que están vinculados en mayor o menor medida con el poder político y en el interior del país esto se hace mucho más evidente porque tienen el apoyo de las gobernaciones locales", explicó.

    San Jorge de Tucumán anunció que se retirarán de los torneos de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) "por la corrupción que hay en el fútbol argentino. Estas cosas no pueden seguir pasando. Nos quejábamos de [Julio] Grondona [difunto expresidente de la asociación durante 35 años], pero ahora estamos peor", dijo Gastón Sáez, presidente del club, en una entrevista radial.

    También: El emotivo vídeo que emociona a los argentinos en la previa de la final de la Libertadores (vídeo)

    El asunto no terminó ahí. Antonio Raed, presidente del Tribunal de Disciplina de la AFA, y hermano del vicepresidente tercero de la Asociación, renunció a su puesto en modo de protesta. 

    "Es público y notorio, fue amañado. Es muy grave lo que pasó. Fue lamentable. Renuncio por los arbitrajes en estas categorías del fútbol argentino. Se vienen reiterando hechos que me causan fatiga moral", dijo el exdirigente en entrevista con otra estación.

    "No hay ninguna duda de que se manipulan árbitros. El sistema de la designación de árbitros está absolutamente amañado", corroboró en una entrevista televisiva Guillermo Marconi, titular del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (Sadra). 

    El gremio de árbitros presentó hace meses una denuncia en la justicia basada en investigaciones periodísticas para visibilizar la situación, pero no se denunció a la AFA. Sadra se encuentra en una grave crisis debido a la renuncia de 118 de sus miembros en reclamo por las irregularidades dentro del organismo.

    "Todos los equipos que han llegado a instancias finales de una u otra manera han conseguido ser beneficiados en instancias intermedias por los arbitrajes. Los árbitros son un factor fundamental de lo que está sucediendo. La mayoría de los partidos que se cuestionan siempre son dirigidos por los mismos, que casualmente no son los mejores de la categoría pero que parece que son los que tienen mayor facilidad para dejarse influenciar", comentó a Sputnik Grabia. 

    "Si se le quisiera dar máxima transparencia a un torneo, que va a ser transmitido por televisión para cientos de miles de televidentes, [se puede] garantizarlo llevando árbitros de primera división, que está en receso ahora, aunque el costo económico sea un poco más alto, pero no lo hicieron", dijo el periodista autor de dos libros sobre barras bravas.

    Etiquetas:
    Argentina, Asociación de Fútbol Argentino (AFA), fútbol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook