Widgets Magazine
05:49 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Ecatepec, Estado de México: El final de la clase de Tigre Metálico en la Arena Rey Bucanero

    Lucha libre en los barrios mexicanos, una tradición más viva que nunca (fotos)

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Deporte
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    Además de multiplicarse en otros países como EEUU y Japón, la lucha libre es un arraigado y popular deporte en México. El sentido común puede engañar y llevarte a pensar que este arte marcial incentiva la violencia, pero nada más lejos de eso. Sputnik te muestra cómo se transmite el amor por esta disciplina y qué valores enseña a los niños.

    La lucha se pasa cuerpo a cuerpo, salta de padre a hijos, sube a los sobrinos al ring. También se multiplica gracias a las academias que montan los luchadores profesionales.

    Así es el caso del Rey Bucanero, que tiene linaje de lucha: él es la cuarta generación que se ha dedicado profesionalmente a este deporte.

    Estado de México: Dos niños luchan en la clase del Tigre Metálico en Ecatepec
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Estado de México: Dos niños luchan en la clase del Tigre Metálico en Ecatepec

    En su familia están el Hombre Bala, el Verdugo Asesino y el Pirata Morgan. Empezó a entrenar a los 8 años, a los 15 ya luchaba y ahora, con 30 años de trayectoria profesional en las principales empresas del rubro en el mundo y en México, montó su propia escuela.

    Más información: Conoce el templo de la lucha libre en el centro histórico de la ciudad de México

    Así, buscó multiplicar su estirpe de lucha en Ecatepec, una de las zonas más densamente pobladas del área metropolitana de la capital, donde la violencia contra la juventud arrecia y el feminicidio duplica la media nacional.

    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico da una muestra de derribes en su clase de lucha libre
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico da una muestra de derribes en su clase de lucha libre

    El sábado, a las 11 de la mañana, una decena de adolescentes y niños calientan y estiran antes de iniciar la clase con el Tigre Metálico, otro luchador del Consejo Mundial de Lucha Libre, a quien le toca transmitir el conocimiento a los más chicos.

    Te puede interesar: Conoce algunas de las cosas más importantes que México le dio al mundo

    "Soy instructor y para eso se necesita experiencia y cariño a lo que estás haciendo. Mi trabajo con los niños es transmitir lo poco que aprendí", dice el Tigre a Sputnik y se apronta para empezar.

    Tradición y renovación

    La lucha en México cuenta de una historia larga que, según el Consejo Mundial, comenzó en 1840 con las primeras exhibiciones públicas de combates de lucha olímpica. Algunas fiestas en México como 'el porrazo', que cierra la fiesta de 'el Pendón' en el estado de Guerrero, es un ejemplo de estas exhibiciones populares.

    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico y dos alumnos durante la clase de lucha libre en la Arena Rey Bucanero
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico y dos alumnos durante la clase de lucha libre en la Arena Rey Bucanero

    Según un recuento de la organización, en 1933 se institucionalizó la lucha con la creación del mismo consejo, que habilitó funciones regulares en la Arena México. Funciones que estuvieron desde el inicio al alcance de bolsillos flacos, lo que permitía siempre grandes aforos de gente que desagotaba sus frustraciones diarias en alaridos al juez de la pelea, ya fuesen de aprobación o de condena.

    Más información: Una asiática se titula reina de la lucha libre de la WWE

    Probablemente no exista otro deporte —tal vez el fútbol, pero no es igual— donde el público tenga una participación "tan efusiva" como en los espectáculos de lucha libre: desde el Consejo apuntan que "aun así, es donde hay menos conflictos con la tribuna".

    Estado de México: Dos niños durante la clase de Tigre Metálico en Ecatepec
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Estado de México: Dos niños durante la clase de Tigre Metálico en Ecatepec

    En la clase que da el Tigre Metálico esta mañana, los niños están listos: con lagartijas, sentadillas y ejercicios para el cuello, inician la clase. Emocionados, algunos niños con traje de luchador toman el ring. Ordenados, en grupos de tres, giran de cabeza.

    "Lo primero es el cariño, yo vivo para luchar y lucho para vivir", confiesa el Tigre Metálico.

    "A lo mejor todos estos niños no van a ser profesionales ni olímpicos, pero se hacen una forma de vida en la lucha y se queda para lo que quieran dedicarse. Es como en el ring, estás tú y el rival, tus desafíos de fuerza, de miedo, de todo", dice el profesor desde las cuerdas.

    Estado de México: Dos niños durante la clase de Tigre Metálico en Ecatepec
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Estado de México: Dos niños durante la clase de Tigre Metálico en Ecatepec

    "Si notas que hay quien sube al ring y baja la mirada, se pone temeroso, hay que enseñarle a enfrentar a sus rivales y a sus problemas", explica.

    "Las nuevas generaciones son las que heredan la tradición de las personas que hacen esto", señala el Tigre Metálico, mientras los niños aprenden de la lucha y de la vida sobre el ring.

    A pulmón

    Tanto la práctica profesional como las escuelas que multiplican y perduran esta disciplina tan característica de México dependen de los esfuerzos de los deportistas y empresarios vinculados a él. Las autoridades, insisten los actores, no han tenido que ver en este negocio.

    "Las políticas deportivas transforman a los atletas", explica Tigre Metálico.

    Ecatepec, Estado de México: Padres de familia observan la clase de lucha libre en la Arena Rey Bucanero
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Ecatepec, Estado de México: Padres de familia observan la clase de lucha libre en la Arena Rey Bucanero

    El luchador apuntó que el auge de las artes marciales mixtas —a partir de una explosión de patrocinadores— hizo crecer ese deporte mientras el resto, con menos visibilidad, los han ido perdiendo.

    Tras la clase de precalentamiento, es hora de que los niños aprendan la técnica. El Tigre Metálico les muestra ejercicios de derribe y de cargadas, para evitar quedar con la espalda en la lona. Tiene paciencia para los más chicos y un poco de sarcasmo para los mayores, que roban alguna carcajada a los padres que rodean el ring.

    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico da una muestra de derribes en su clase de lucha libre
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Ecatepec, Estado de México: Tigre Metálico da una muestra de derribes en su clase de lucha libre

    "¡Están pa' la barranca!", bromea diciéndole a unos jovencitos que no logran coordinar el ejercicio "maroma, resorte, maroma".        

    "En la educación pública de México lo único que les dan es un balón para jugar al fútbol. Si quieres inculcar otra cosa, los maestros temen que vengan los padres a quejarse porque el niño se raspa. El niño se tiene que caer, conocer el dolor, sobarse y saber cuándo sanó", explica el instructor en diálogo con Sputnik. "Si no, ¿qué va a hacer en la vida?", insiste.

    Llega la hora y el Tigre les da la señal gritando: ¡a luchar!

    Dos niños suben al ring viéndose de frente y al oír el silbido, comienzan la batalla. Dos más pequeños intentan poner boca arriba a su compañero de clase, frente al público que aplaude ante cada caída. "¡Entra, engancha, gira!", les grita el Tigre.

    Más información: Fotos: la lucha extrema mexicana, entretenimiento brutal

    "La lucha siempre va a existir, pero hace falta que se fomente en la educación pública, para que los niños tengan más conocimiento de este deporte", concluye el instructor.

    Etiquetas:
    barrios, lucha libre, artes marciales, pelea, Ecatepec de Morelos, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik