Widgets Magazine
13:04 GMT +316 Octubre 2019
En directo
    Un maratón (imagen ilustrativa)

    Ganar a cualquier precio: fraudes que pasaron a la historia del deporte

    CC0 / Pixabay
    Deporte
    URL corto
    0 123
    Síguenos en

    A lo largo de la historia del deporte abundan brillantes y memorables triunfos. Sin embargo, algunos de estos triunfos apenas resultan ser motivo de orgullo y duran poco. Hoy en día, estos incidentes suelen relacionarse con el dopaje. Descubre cómo los deportistas sin escrúpulos inventaban otras maneras de superar a sus rivales.

    El destacado exfutbolista chileno, Roberto Rojas, empezó su carrera deportiva profesional a sus 16 años, y en los años 80 llegó a ser uno de los mejores arqueros de la historia del fútbol chileno.

    Fue portero y capitán de la selección nacional subcampeona de la Copa América 1987. Tras su gran actuación en aquel campeonato, pasó al club Sao Paulo de Brasil, en el que jugó hasta 1989.

    Entonces Rojas era un jugador famoso y admirado, pero pronto su carrera se interrumpió por un extraño incidente que tuvo lugar el 3 de septiembre de 1989, durante el Maracanazo de la selección chilena.

    Los chilenos jugaban contra la selección brasileña e iban perdiendo 1-0, cuando el portero se provocó un corte en el rostro para simular un daño, supuestamente provocado por un petardo lanzado por los hinchas de Brasil.

    El partido se suspendió y el público, en efecto, creyó que Rojas resultó herido por un petardo. No obstante, uno de los fotógrafos pudo capturar el momento, en el que el futbolista se cortaba a sí mismo con un escalpelo escondido en el guante.

    El fraude se descubrió, así que Rojas fue desclasificado por la FIFA, mientras que la selección nacional se quedó fuera del Mundial de Estados Unidos 1994.

    Además: El vídeo de un esquiador dopándose con su propia sangre da la vuelta a internet

    El corredor estadounidense de larga distancia Frederick Lorz es conocido por un intento fallido de hacer trampa en el maratón de los Juegos Olímpicos de San Luis 1904.

    Al recorrer menos de 15 kilómetros de los 40, el deportista no se encontró bien y decidió abandonar la competición. No obstante, su entrenador decidió llevarlo en su coche por la distancia restante. El corredor entró en el vehículo para recibir la supuesta atención médica, pero recorrió de esta manera alrededor de 18 kilómetros.

    Así el deportista pudo descansar, corrió otros 8 kilómetros por su cuenta y obviamente llegó el primero. Lorz fue recibido como el ganador de la carrera y obtuvo la medalla de oro de manos de la hija del presidente Theodore Roosevelt.

    Sin embargo, el triunfo no duró más de una media hora, hasta que terminara el verdadero ganador,  Thomas Hicks, y llegaran los observadores. Al deportista le retiraron inmediatamente el premio y declararon su descalificación. No obstante, después de unos meses, recuperó el derecho a participar en las competiciones.

    Asunto relacionado: Arrestan a cuatro alemanes en el marco de una operación antidopaje en Alemania y Austria

    Fue en 1980 cuando la deportista cubana Rosie Ruiz trató de realizar un truco semejante. La corredora llegó la primera durante el Maratón de Boston e incluso batió un récord.

    Resultó que su brillante victoria se debió al hecho de que recorrió una gran parte de la distancia en el metro. La atleta fue desclasificada y más tarde confesó haber hecho la misma trampa en el maratón de Nueva York.

    Después del escándalo, los organizadores de las competiciones establecieron la práctica de utilizar chips para controlar los movimientos de los participantes.

    Te puede interesar: Seppelt anunció un documental sobre el dopaje en el fútbol brasileño

    Los juegos paralímpicos también se vieron involucrados en fraudes. Fue en 2000 cuando entre los deportes paralímpicos apareció la competición de baloncesto para atletas con trastornos intelectuales. En el torneo participaron ocho equipos, y la selección española fue la que tuvo más éxito.

    Durante el partido final, los españoles derrotaron al equipo ruso por 87 a 63. Cuando el triunfo recibió una amplia cobertura de prensa, la gente reconoció a algunos de los jugadores. Resultó que diez de los doce atletas no tenían trastornos intelectuales y eran baloncestistas ordinarios.

    Además, en la selección jugó el también periodista, Carlos Ribagorda, que acordó participar en el fraude para exponer luego la estafa. Después de los hechos, Ribagorda publicó un artículo revelador.

    Más tarde se descubrió que durante aquellos juegos paralímpicos los españoles tuvieron otros 'éxitos' en diferentes deportes por emplear el mismo esquema.

    También: Real Madrid niega que su futbolista Ramos diera positivo por dopaje tras la Champions 2017

    Etiquetas:
    revelación, triunfo, estafa, fraude, atletas, deporte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik