15:14 GMT +313 Diciembre 2018
En directo
    Aficionados en La Boca

    Cómo se vivió en La Boca la primera final entre los clásicos rivales de Argentina (fotos, vídeos)

    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Deporte
    URL corto
    Francisco Lucotti
    0 102

    Boca Juniors finalmente recibió a River Plate después de la suspensión del día anterior por lluvias en un tenso partido que mantuvo al barrio entero en vilo y que dejó un resultado abierto para una definición a todo o nada.

    La lluvia paró y La Boca volvió a inundarse. De gente, de colores, de cánticos, de euforia futbolera. En el tradicional y popular barrio porteño, los fanáticos del xeneize se congregaron después del intento fallido de la víspera para ponerle nuevamente corazón a un encuentro deportivo que hizo latir a un país entero.

    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    • Aficionados en La Boca
      Aficionados en La Boca
      © Sputnik / Francisco Lucotti
    1 / 8
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Aficionados en La Boca

    Desde las 13 h los afortunados aficionados con entradas fueron colmando las gradas de La Bombonera mientras todos los bares, cafeterías, restaurantes y puestos ambulantes de las inmediaciones del club se llenaban de vecinos y curiosos, ávidos de un partido que ya se anticipaba como histórico.

    A dos cuadras de distancia, el sonido que proviene desde la cancha es ensordecedor. Llega en oleadas como el viento pero es un rumor constante que solo lo tapa las canciones coreadas que salen de las ventanas de los locales de la zona, donde siempre llega medio minuto más tarde la confirmación visual de los goles que hacen explotar el estadio.

    La parrilla La Ribera es un antro quedado en el tiempo donde solo se respira una cosa: Boca Juniors. Las mesas están repletas y las cervezas están frías. Las gargantas están calientes y no falta ocasión para los insultos al equipo rival, el técnico, el árbitro y a sus madres. Todavía no se han sentado después de festejar el gol con el que Boca abrió el marcador cuando el empate de River llega no como un baldazo de agua fría sino como la tormenta del día anterior.

    Antes de que llegue el entretiempo, Boca recuperará ventaja numérica pero River luego sellará el encuentro en un empate 2-2 que dejará al equipo visitante más satisfecho que a los locales. Muchos de los que vieron el partido en las calles aprovechan que se despejaron el cielo y las barricadas policiales para acercarse a la cancha a empaparse, aunque sea en diferido, de las emociones de los verdaderos testigos.

    Con una mezcla de exaltación, nerviosismo y decepción, fueron saliendo del estadio los fanáticos boquenses que tuvieron la suerte (y el poder adquisitivo) para presenciar el partido, quienes especialmente para este encuentro llegaron de todos los rincones del globo. Volvieron a drenarse en multitudes por el barrio a ritmo de cumbia y banderazos, rezando por el posible batacazo que sería llevarse la copa ganando de visitante en El Monumental.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    fútbol, Boca Juniors, River Plate, Argentina