En directo
    Deporte
    URL corto
    10622
    Síguenos en

    Yulia Lipnítskaya, "la niña prodigio" de los JJOO de Sochi, Alina Zaguítova y Evguenia Medvédeva que han estremecido Pyeongchang, todas ellas tienen algo en común: su entrenadora Eteri Tutberidze.

    Tutberidze nació en Moscú en una familia georgiana. Desde su niñez se dedicó al patinaje artístico, primero en solitario. A principios de los años 90 viajó a EEUU donde participaba en el espectáculo sobre hielo Ice Capades y paralelamente trabajaba como entrenadora. En 1998 regresó a Moscú, donde continuó su actividad como entrenadora, pero el camino hacia el éxito fue muy largo. Tras los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, Tutberidze por fin fue reconocida como el mejor entrenador del país por el Ministerio de Deportes.

    Sin embargo, la fama internacional le llegó a Tutberidze este febrero cuando dos de sus discípulas a la vez obtuvieron medallas en los JJOO de Invierno, caso muy infrecuente en el patinaje artístico mundial. Una de ellas, Medvédeva, le dedicó el éxito a su entrenadora, que el 24 de febrero celebró su cumpleaños.

    La entrenadora Eteri Tutberidze
    © Sputnik / Vladimir Pesnia
    La entrenadora Eteri Tutberidze con Alina Zaguítova y Evguenia Medvédeva
    En contraste con EEUU donde Tutberidze ha trabajado tantos años, en Rusia sus alumnos no pagan por aprender patinaje artístico.

    "Tutberidze, ante nuestros ojos, está creando un fondo dorado no solo para nuestro patinaje artístico, sino para el mundial", escribe el Vogue ruso.

    Como explicó a Sputnik Georgia el presidente de la Federación de Patinaje Artístico de Georgia, Mak Giorgobiani, Tutberidze puede trabajar las 24 horas del día y tiene unas cualidades extraordinarias para entender a los deportistas.

    "Muestra una combinación fabulosa de la efectividad tecnológica estadounidense y la implacabilidad pedagógica rusa. Eteri ha ido más lejos de los límites del patinaje artístico femenino. Y ella es la única que logró colocar la formación de patinadores artísticos en una cinta transportadora", escribe el periodista deportivo Evgeni Zuenko.

    Recuerda que Tutberidze tiene todo un sistema organizado: hay una persona que se ocupa la técnica de saltos; otra a la combinación de pasos; una tercera a la coreografía. "Y ella controla todo esto como supervisora y logra el resultado deseado", subraya Zuenko.

    ​La propia Tutberidze explica que la gloria de un patinador joven no solo se debe a ella como entrenadora, ni al deportista mismo, sino también a sus padres, su ayuda, amor y cuidado familiar.

    "Si un niño tiene prohibido comer dulces o pan, entonces no debería haber nada de esto en su casa. Si un niño tiene prohibido cenar, entonces los padres tampoco deberían hacerlo", cuenta Tutberidze.

    Muchos blogueros llaman la atención sobre el "ardiente cóctel de nacionalidades" en el hielo de Pyeongchang.

    "La tártara Alina Zaguítova y la armenia Evguenia Medvédeva (Babasián) bajo el liderazgo de la georgiana Eteri Tutberidze son el orgullo de Rusia. Juntos, ¡somos poder!", escribe la bloguera Nina Korda en su cuenta de Facebook.

    Y la historia continúa. Otra alumna de Tutberidze, la campeona junior de Rusia, Alexandra Trusova ha demostrado en la final de la Copa de Rusia en Veliki Nóvgorod un salto en cuatro turnos en competiciones oficiales, por primera vez en la historia del patinaje artístico femenino ruso. Trusova tiene solo 13 años.

    Además:

    Las más bellas mujeres del fútbol de Rusia (fotos)
    Las mujeres más sensuales de Rusia, según la revista Maxim (fotos)
    Las mujeres toman la delantera de los negocios en Rusia
    Las mujeres también defenderán los cielos de Rusia
    ¿Cuántas mujeres sirven en el Ejército de Rusia?
    Etiquetas:
    patinaje, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook