13:19 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Adrian Solano participa en el Campeonato Mundial de Esquí Lahti 2017, en Suecia

    Venezolano entrena para superar el mote de peor esquiador del mundo

    © REUTERS/ Kai Pfaffenbach
    Deporte
    URL corto
    221820

    CARACAS (Sputnik) — Entrenar hasta ver su nombre entre los mejores del esquí es el sueño del joven venezolano Adrián Solano, quien cometió la osadía de pisar por primera vez la nieve en el Campeonato Mundial de Esquí Nórdico de Finlandia 2017.

    La decisión de atreverse le costó duros calificativos, entre ellos, el de "peor esquiador de todos los tiempos", que le otorgó el diario estadounidense The New York Times, algo que se convirtió en la mayor inspiración de Solano, según reveló en una entrevista con Sputnik.

    "He leído y visto cosas muy duras sobre mi desempeño, pero doy gracias por la experiencia que viví, y voy a seguir luchando con todo para ser un profesional y quitarme ese título que me colocó el New York Times como el peor esquiador del mundo, porque estará allí hasta que yo lo pueda borrar", expresó.

    La aventura de Solano se inició antes de llegar a Finlandia.

    El joven venezolano arribó el 19 de enero a Francia procedente de Caracas, pero las autoridades francesas dudaron de que fuese a competir en el mundial de esquí de fondo en Lahti, Finlandia, luego de que confesara que nunca antes había pisado la nieve.

    "Yo llevaba todos los documentos que probaban mi participación en la competencia; además tenía una carta de mi entrenador, César Baena, en la que explicaba que se haría responsable de todos mis gastos, pero solo traía 28 euros y un pasaje para tomar un vuelo a Suecia", contó.

    En el último año, Solano había practicado en Venezuela junto a Baena, primer esquiador de fondo suramericano en participar de una Copa del Mundo y récord mundial Guinness por la mayor travesía con esquís de ruedas sobre asfalto.

    La práctica de Solano fue en esquí sobre ruedas o skiroll, una disciplina similar al esquí de fondo o nórdico, que nació como un método de entrenamiento para los atletas durante el verano.

    "Mi intención era practicar todo el mes previo al campeonato sobre la nieve, porque con el skiroll ya tenía un camino recorrido; sabía que no iba a ganar, pero pienso que si no me hubiesen deportado de Francia por pensar que era un inmigrante ilegal, creo que mi desempeño hubiese sido mejor", señaló.

    En la experiencia que vivió en Francia, Solano cree que interfirieron muchos aspectos, entre ellos la "discriminación".

    "Les entregué todos los papeles y en vez de creer en mí, me juzgaron, pero eso es parte de la imagen que otros venezolanos han llevado al extranjero", dijo.

    Al retornar a Venezuela, sintió que parte de su sueño se había perdido en el avión de regreso a Caracas.

    "El primer viaje a Francia lo hice solo, sin apoyo de ningún tipo, solo de mi familia, mis amigos, y mi jefe de Espacio Burger (restaurante en el que trabaja como cocinero); hicimos una "vaca" (colecta informal de dinero), y me endeudé para poder estar ahí y cumplir mi meta; ahora estaba de regreso con deudas y sin cumplir mi sueño", acotó.

    Sin embargo, días antes de la competencia Solano recibió una llamada del consulado finlandés que le cambió el ánimo.

    Le informaron que el empresario y presentador de televisión Aleksi Valavuori había recaudado fondos para que pudiera viajar a Lahti.

    "Así volví y me enfrenté a mis miedos; sin entrenar llegué a Finlandia dispuesto a participar en el campeonato, y además fui el primero en lanzarme a la nieve, no tuve oportunidad siquiera de ver a otros", narró.

    Dos ideas resonaban en la cabeza de Solano, cuando escuchó su nombre y le tocó aventurarse en la nieve: rendirse o avanzar.

    "Eso era lo que pasaba por mi mente cuando estaba en la cima de la montaña y tenía que lanzarme y me pregunté si me voy a lanzar o voy a apartarme, y elegí arriesgarme", dijo.

    Su performance quedó retratada en vídeos que se hicieron virales en las redes sociales y en los medios de comunicación, en los que se lo ve tambalearse y enredarse en los esquíes.

    Solano cayó varias veces, pero también se levantó y llegó al final de la competencia.

    "Cada vez que me levanté pensé que era mi oportunidad, que estaba allí y no importaba nada más; ahora me doy cuenta que pese a mi desempeño se abrieron muchas puertas", afirmó.

    El joven venezolano aseguró que sacó provecho a la situación.

    "Ahora tengo muchas oportunidades, que espero se concreten, porque algunos entrenadores en el mundo me han ofrecido su apoyo, incluso sin cobrarme nada, y además hay personas que saben que se puede practicar este deporte de distintas formas, y espero que ahora muchos se unan", señaló.

    Para quienes lo critican duramente en Venezuela y señalan sus presuntos vínculos con el Gobierno, porque formó parte en su adolescencia de la Organización Bolivariana Estudiantil, Solano envió un mensaje.

    "Sé que en mi país todo está politizado, pero les puedo decir que yo intenté alcanzar mi sueño con las uñas, pese a que nadie me apoyó, pude hacer algo que para mí era casi imposible, y creo que todos los que me critican pueden hacer lo mismo con sus sueños", manifestó.

    Solano asegura que su única militancia es el esquí, pues aunque no aspira a ser el mejor de todos, sueña con estar entre ellos y espera que la campaña en su contra no frene a quienes se inspiran en su historia para practicar esta disciplina. 

    Etiquetas:
    Adrián Solano, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik