05:07 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    Deporte
    URL corto
    Escándalo de corrupción en la FIFA (105)
    0 21
    Síguenos en

    La noticia sobre la detención de siete altos cargos de la FIFA en Zúrich por presuntos actos de corrupción no solo conmocionó al mundo del deporte. Las repercusiones de este escándalo que mancha al deporte más popular del planeta alcanzaron también a la política y la diplomacia internacional.

    Hasta se desconoce el verdadero alcance de la investigación que lleva a cabo el Departamento de Justicia de EEUU contra los 14 integrantes de la FIFA señalados, pero la fiscal estadounidense Loretta Lynch –conocida como la ‘Magnolia de acero’- ha dicho que los revelado hasta ahora es solo “la punta del iceberg”.

    Y en medio del torbellino está el suizo Joseph Blatter, un hombre que ha estado rodeado de controversias desde su propia elección como presidente de la FIFA en 1998 pero que ha sido lo suficientemente astuto como para mantenerse al frente de una de las organizaciones más poderosas del mundo durante 17 años.

    Por ahora, su nombre no ha sido mencionado por la fiscal estadounidense pero hay quienes afirman que el suizo es el principal responsable de los delitos cometidos por sus subordinados y exigen su salida de la FIFA.

    Uno de ellos, es el el ministro de Justicia de Alemania, Heiko Maas. "No concibo que alguien pueda pensar que Blatter es la persona adecuada para resolver esta situación", ha dicho el funcionario en una entrevista concedida al periódico Bild.

    La Casa Blanca
    © AP Photo / Jacquelyn Martin

    Además, el titular de Justicia alemán afirma que si la instrucción descubre hechos de corrupción durante la elección de los países organizadores de los futuros Campeonatos del Mundo de Fútbol en 2018 (Rusia) y 2022 (Catar), estas decisiones deberán ser revisadas.

    La fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, declaró recientemente que los funcionarios de la FIFA recibieron sobornos para votar a favor de Sudáfrica como sede del Campeonato Mundial de Fútbol de 2010.

    Sin embargo, hay quienes sospechan del denodado interés de EEUU por sentar en el banquillo de los acusados a influyentes miembros de la FIFA.

    Uno de los más escépticos frente a las buenas intenciones de la fiscal Lych es el presidente de Rusia, Vladímir Putin, quien no ha dudado en calificar esta investigación como una maniobra de Washington para sustituir a Blatter y colocar al frente de la FIFA a un dirigente de su agrado.

    Además, el líder ruso acusó a EEUU de pretender imponer sus leyes a otros países.

    Max Gutbrodt, abogado de la compañía Partner Baker & McKenzie, expresó en una entrevista a Sputnik que apoya la opinión de Putin y aseveró que no queda claro por qué razón los funcionarios de la FIFA detenidos, ciudadanos de terceros países, deban someterse a la legislación de EEUU.

    "Es un enfoque correcto. No es la primera vez cuando los estadounidenses intentan imponer sus normas legislativas en una situación semejante, la cuestión radica en por qué los arrestados, que no son ciudadanos de EEUU, deban obedecer a la justicia de ese país", dijo.

    Para el abogado en Washington, sobre todo en los últimos 60 años, "reina la convicción de que ellos son los mejores expertos en la esfera jurídica y del orden, y por eso deben dictar las reglas, pero al mismo tiempo existen precedentes que no pueden catalogarse como muy legales, como el asesinato de Osama Bin Laden", precisó.

    El abogado exhortó a dejar de criticar a EEUU y proponer en su lugar algo mejor, "tal como lo hizo el pasado 9 de mayo el presidente de Rusia, Vladímir Putin".

    Al referirse a la razón por la cual los funcionarios deberían ser procesados en EEUU y no en Suiza, el abogado destacó que las pruebas han sido recogidas en el país norteamericano y, al parecer, allí cuentan con testigos importantes de los delitos que han decidido colaborar con la justicia.

    "Lo atípico de esta historia consiste en que una organización que trabaja a nivel internacional en una esfera intermedia entre el deporte, los medios de comunicación y el mundo de los negocios, siempre se enfrentará con grandes problemas al definir las reglas a seguir, por ejemplo, al decidir qué tipo de regalos pueden aceptar sus funcionarios", subrayó el jurista.

    Gutbrodt señaló que la cuestión más problemática radica en el propio proceso, pues no queda claro "de acuerdo con qué normas debe ser juzgado aquel que ha sido pillado con las manos en la masa, abusando de su autoridad".

    El filósofo alemán y autor del libro Philosophy of Football, Martin Gessmann, tampoco cree que EEUU sea el país más indicado para investigar los supuestos hechos de corrupción cometidos por funcionarios de la FIFA. Asegura que ni el organismo rector de fútbol ni Suiza deberían permitir que la justicia estadounidense intervenga en sus asuntos.

    Gessman además se mostró asombrado ante la indiferencia de otros países y otras organizaciones ante los problemas agudos de la FIFIA, al tiempo que destacó que las medidas que se toman en el presente son "absolutamente correctas y debían haberse emprendido antes".

    Al comentar el futuro del fútbol tras el escándalo, indicó que por ahora es difícil predecirlo, pero constató que el daño causado a la imagen de la FIFA es irreparable.

    Tema:
    Escándalo de corrupción en la FIFA (105)

    Además:

    Federación de Fútbol de Ecuador rechaza haber recibido sobornos de la FIFA
    La Federación Uruguaya de Fútbol teme estigmatización del fútbol por escándalo de la FIFA
    El escándalo FIFA cae como un “mazazo” en Chile a dos semanas de empezar la Copa América
    Etiquetas:
    corrupción, Departamento de Justicia de EEUU, FIFA, Max Gutbrodt, Martin Gessmann, Vladímir Putin, Loretta Lynch, Heiko Maas, Zúrich
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook