En directo
    Defensa
    URL corto
    0 1322
    Síguenos en

    La Armada Imperial japonesa ha lanzado su primera fragata furtiva de nueva clase. Es más pequeña y barata que unos navíos de guerra típicos, pero los buques de este tipo han sido criticados por ser inadecuados para el combate.

    El astillero de Mitsui Tamano, ubicado en la prefectura de Okayama, celebró una ceremonia para el lanzamiento del Kumano, el primer barco de clase 30FFM, informó el diario de Tokio The Asahi Shimbun.

    El barco costó 443 millones de dólares, o sea, solo dos tercios del costo de un destructor convencional más grande, informa el medio. Sin embargo, a pesar de contar con la ventaja de ser más pequeño y más barato, el Kumano también está peor equipado. 

    Este gigante marino lleva misiles defensivos RIM-116, además de los antibuque MHI Type 17. Cuentan con una plataforma de aterrizaje para los helicópteros navales polivalentes Seahawk. Al mismo tiempo, el Kumano carece de gran capacidad ofensiva.

    En total, este barco mide solo 132 metros de eslora y con 3.900 toneladas de desplazamiento, que ascienden a 5.500 toneladas cuando está completamente cargado, informa Defense News. En otras palabras, es la mitad de grande que los nuevos destructores de la clase Maya.

    Por lo tanto, piensan los especialistas, es poco probable que el nuevo Kumano esté a la altura de su análogo mucho más famoso, denominado barco de nueve vidas. Se trata de un crucero pesado de la clase Mogami que ha participado en más enfrentamientos navales que cualquier otro buque japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la nueva nave cuenta con tecnologías stealth y está diseñada para minimizar su señal de radar para evadir así posibles amenazas en el mar. Además, dispone de un potente radar multifunción Mitsubishi Electric OPY-2 y es capaz de operar distintas naves no tripuladas.

    El novato goza de una tripulación formada por 90 miembros, gracias a un alto grado de automatización. Se trata de la mitad de la tripulación necesaria para un destructor y un tercio de la de los barcos equipados con el sistema de combate Aegis.

    Una tripulación más reducida implica que la necesidad de contar con personal se reduce, lo que la Fuerza Marítima de Autodefensa (MSDF) de Japón requiere ante la disminución de los números de reclutamiento. Un informe publicado (encontrar hiperenlace) en el London Times en octubre de 2020 señaló que la MSDF no había cumplido con sus cuotas de reclutamiento durante los últimos años, incluso a pesar de un aumento en el límite máximo de edad de 26 a 32 años.

    Tokio solicitó seis barcos 30FFM, y el Ministerio de Defensa de Japón está buscando dos buques más, según su informe de agosto. Pero necesita un total de 22 buques de línea. El Kumano fue en realidad el segundo barco de clase 30FFM; el primero aún está en construcción.

    Se espera que este buque pase a formar parte de la Fuerza Armada en marzo de 2022, y participará en las patrullas en el mar de la China Oriental para controlar los movimientos de los barcos pesqueros chinos, que entran en un conflicto cada vez mayor con Tokio en los últimos años a medida que aumenta la competencia por las fértiles aguas pesqueras.

    La flota de Japón es una de las más poderosas del mundo. Técnicamente, este país asiático carece de armada, ya que esta se denomina Fuerza Marítima de Autodefensa y no está considerada fuerza militar. Así, todo su personal está formado por funcionarios civiles, no marineros. Así las cosas, con el paso de los años Japón se ha hecho con una de las marinas más imponentes del mundo.

    Etiquetas:
    Japón
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook