En directo
    Defensa
    URL corto
    11032
    Síguenos en

    Un vídeo que se publicó recientemente en Facebook parece mostrar por primera vez un nuevo misil antirradar que está desarrollando China. Es posible que el país asiático arme con este proyectil a sus principales aviones de combate capaces de suprimir los sistemas de defensa aérea enemigos.

    En la captura de pantalla de aquella grabación difundida en Twitter se pueden ver dos misiles instalados debajo de las alas del caza multipropósito J-11BS. La fuente original de esta imagen es un vídeo que publicó un usuario de Facebook y que muestra un día de entrenamiento de los pilotos de la Fuerza Aérea de China.  

    El misil antirradar puede ser lo suficientemente grande. Si bien la mala calidad de la imagen no permite discernir muchos detalles de su diseño, un observador atento puede darse cuenta de que tiene aletas cruciforme prominentes en la sección media de su cuerpo y en la cola. Se parecen mucho a las del misil antirradar AGM-88 utilizado por las aeronaves del Ejército de EEUU, asegura Thomas Newdick de The Drive.

    Otros aficionados a la tecnología militar no tardaron en señalar la supuesta similitud del nuevo proyectil de China con uno que el país ya tiene en su arsenal: el CM-102, pese a que esta arma mantiene un par de diferencias clave con la que apreció en el vídeo. En particular, las aletas del CM-102 no son puntiagudas, al contrario tienen una forma recortada. Además,  son largas y bastante delgadas.

    La nueva arma de China también tiene varias características en común con el misil antirradar Rudram-1, que fue ensayado el 9 de noviembre del 2020 por un caza multipropósito Su-30MKI de la Fuerza Aérea de la India.

    En la actualidad nadie dispone de una información completa que aclare cómo podría funcionar este proyectil o qué tipo de rendimiento se podría esperar de él. Lo único que se conoce es que un misil antirradar típico suele identificar su blanco detectando las emisiones de radiofrecuencia producidas por un sistema de radar enemigo. Típicamente, estas armas desarrollan una velocidad muy alta para poder alcanzar su objetivo antes de que el adversario apague su radar.

    Una revelación esperada por todos 

    El experto en materia militar chino Andreas Rupprecht señaló en su conversación con el portal The Drive que la aparición de este proyectil "ha sido esperada" durante mucho tiempo.

    Actualmente China continúa utilizando los misiles soviéticos Kh-31P, conocidos en la OTAN como los AS-17 Krypton. Estos proyectiles son lo suficientemente anticuados ya que su diseño básico se remonta a la década de los 1970. Por ello, tendría sentido que China estuviera trabajando  en un sucesor más moderno y totalmente autóctono. 

    Por si fuera poco, el gran tamaño del Kh-31 no permite instalarlo en el caza multifuncional J-10, que es más ligero que sus antecesores y es uno de los principales candidatos de China para cumplir tareas relacionadas con la supresión de las defensas aéreas enemigas, destaca el columnista del medio. 

    Desde hace tiempo distintos analistas pronosticaban que China dotaría a su caza multipropósito J-16 con el nuevo misil antirradar. Además de realizar ataques electrónicos, el J-16 también desempeñaría este tipo de misiones. Es por ello que la aparición del nuevo proyectil no representa una noticia inesperada, afirma Newdick en su artículo. 

    Posiblemente la nueva arma se instale en la versión tradicional: el J-16D, dedicado a suprimir las defensas aéreas enemigas, y la de este mismo modelo que ha sido desarrollada para ser utilizada en una guerra electrónica. 

    "En cualquier caso, parece que en el futuro los misiles antirradar desempeñarán un papel cada vez más importante para la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China, sobre todo, a la luz del desarrollo de las capacidades de la defensa aérea utilizada por sus principales rivales regionales", concluye el autor.

    Uno de estos países, según Thomas Newdick, es la India, que utiliza los sistemas S-400 rusos

    Etiquetas:
    China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook