En directo
    Defensa
    URL corto
    41375
    Síguenos en

    El secretario de Defensa de EEUU, Mark Esper, reveló el plan del Pentágono de aumentar la flota de la Armada a más de 500 buques, además de expandir la flota de submarinos hasta alcanzar las 80 unidades para el año 2045.

    El plan Fuerza de Batalla 2045 —Battle Force 2045, en inglés— fue presentado durante una audiencia en el Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, CSBA, por sus siglas en inglés.

    "La Fuerza de batalla 2045 será una fuerza más letal, de supervivencia, adaptable, sostenible, moderna y más grande de lo que hemos visto en muchos años", anunció Esper.

    ​Según Esper, la Marina debe priorizar sobre todo la rápida construcción de una fuerza de submarinos de ataque de entre 70 y 80 unidades, muy por encima de los 51 sumergibles que tiene actualmente EEUU. La Armada también debe repensar la forma en la que utiliza los portaviones y los buques de asalto.

    La flota diseñada por Esper representa una flota radicalmente diferente de la actual Armada, haciendo hincapié en una mayor colaboración entre las plataformas tripuladas y no tripuladas, y centrada más en los aviones no tripulados de todas las variedades.

    "También será más equilibrada, una fuerza naval más equilibrada que tendrá un mayor número de buques de superficie más pequeños y buques sin tripulación o con tripulación opcional, junto con una amplia fuerza de submarinos, y una moderna disuasión estratégica", continuó.

    Además de los cambios en la flota de portaviones y un aumento en la construcción de submarinos de ataque, Esper esbozó una flota que incluye:

    • Entre 140 y 240 vehículos de superficie y submarinos no tripulados y opcionalmente tripulados.
    • De 60 a 70 pequeños buques de guerra de superficie.
    • Entre 50 y 60 buques de guerra anfibia.
    • Y entre 70 y 90 buques de fuerzas logísticas de combate.

    La Armada debe comenzar inmediatamente a construir tres submarinos de ataque clase Virginia por año, en comparación con dos por año que se construyen actualmente, declaró Esper.

    La capacidad económica

    Esper se comprometió a liberar fondos de todo el Departamento de Defensa para ponerlos en la construcción naval. 

    "Acepté proporcionar fondos adicionales de todo el Departamento de Defensa, fondos que se obtuvieron de los esfuerzos de reforma en curso, como las revisiones del comando de combate, las reformas del 'cuarto Estado' y otras iniciativas", dijo Esper. 

    "Juntos, estos fondos adicionales aumentarán el presupuesto de la construcción naval en un 13%", aseguró.

    Sin embargo, varios analistas consultados por el portal Military Watch cuestionaron la viabilidad del ambicioso programa de expansión de la flota, basándose en la situación de la economía de EEUU en 2020, y el rápido aumento del costo de las nuevas clases de buques de guerra. 

    "Creo que con la situación fiscal de hoy, donde está ahora la línea superior [del presupuesto] de la Marina, podemos mantener alrededor de 305 a 310 buques enteros, con el personal adecuado, con el mantenimiento adecuado, con el equipamiento adecuado y listos", señaló Robert Burke, el vicejefe de operaciones navales. 

    Una evaluación de las tendencias de los costos de los buques de guerra estadounidenses, tanto para adquirir como para operar, indica que no sólo son demasiado ambiciosos los planes de expansión de la Armada de EEUU, sino que evitar una disminución significativa será una tarea extremadamente difícil, escribe Military Watch. 

    Según los cálculos del medio, si no se produce un cambio importante en la construcción naval estadounidense hacia una mayor eficiencia, el servicio no podrá proporcionar reemplazos de próxima generación para sus buques más antiguos sin reducir seriamente el tamaño de la flota, que probablemente será inferior a 250 buques para el año 2040. 

    En este contexto, se prevé que la gran mayoría de las adiciones a la flota sean buques de guerra no tripulados que son significativamente más baratos de construir y operar.

    Los submarinos nucleares son algunas de las clases de buques de guerra más costosos tanto para su fabricación como para su funcionamiento, y la viabilidad de desplegar una flota de 70 a 80 sumergibles de este tipo sin hacer grandes recortes en otras partes del presupuesto de defensa es cuestionable si no se produce un aumento importante del presupuesto y una mejora de la situación económica de EEUU, concluye el medio.

    Etiquetas:
    Armada de EEUU, submarinos, EEUU, Mark Esper
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook