00:33 GMT28 Septiembre 2020
En directo
    Defensa
    URL corto
    520414
    Síguenos en

    La adquisición de tanques y sistemas de defensa al Reino Unido y EEUU formó parte de la millonaria inversión que realizó Irán en la década de 1970 durante la dinastía Pahlavi. Sin embargo, hasta la fecha Irán no ha recibido todo lo que invirtió a pesar de que desembolsó todo el costo de la compra.

    Antes del establecimiento de la República Islámica de Irán, ese país era gobernado por la dinastía Pahlavi que estaba alineada a Occidente. Por esta razón, el Ministerio de Defensa iraní en la década de 1970 decidió invertir en armamento y comprar a sus entonces socios, EEUU y Reino Unido, tanques y otros sistemas de defensa, pero estos países no cumplieron con la entrega del todo.

    Según publica el portal Military Watch Magazine, el Reino Unido podría reembolsar a Irán una cantidad millonaria por el hardware militar comprado en 1970 que no fue entregado, al igual que los cientos de tanques de batalla Chieftain.

    En esas décadas, Irán era considerado uno de los principales socios de defensa de Occidente hasta que fue instalada la República Islámica de Irán. El cambio político en Irán se convirtió en la piedra en el zapato para Occidente porque con ello perdió a su mejor cliente de armamento.

    Desde entonces, Irán se propuso desarrollar un sector de defensa propio y no ha mostrado interés en adquirir armamento occidental. Sin embargo, el Reino Unido y EEUU todavía deben a Irán cantidades considerables por equipos que ya habían sido pagados bajo la dinastía Pahlavi que nunca fueron entregados.

    El exsecretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, David Owen, en ese entonces explicó que se trataba de un tipo de intercambio de armas por petróleo, pues "para compensar los ingresos que tenían que desembolsar para comprar petróleo iraní, necesitaban llegar a un arreglo. Él [Mohamed Reza Pahlavi] estaba listo y quería comprar equipo militar británico. Así que trataron de venderle la máxima cantidad posible, y [les pareció] particularmente importante venderles tanques".

    Sin embargo, estas ventas a Irán fueron críticas para el Reino Unido porque los tanques Challenger y Challenger II tenían pocas ventas en el extranjero y por eso se producían a una escala pequeña y menos eficiente. Mientras que Francia también sufría varias pérdidas y las perspectivas de ventas a Irán para subsidiar los costos de investigación y desarrollo de armamento también se desvanecieron.

    Los principales programas de armas de EEUU también se vieron afectados, incluido el caza más pesado y caro del mundo en ese entonces, el F-14 Tomcat. Con la República Islámica de Irán Occidente había perdido a su mejor cliente en la compra de armamento, incluidos los cazas de combate.

    Las deudas de EEUU con Irán se pagaron notablemente durante la Administración del expresidente Obama tras la firma del acuerdo nuclear PAIC. Sin embargo, el Reino Unido nunca compensó a Irán por los sistemas de defensa que fueron pagados pero no entregados, incluidos unos 600 tanques Chieftain de un pedido total de 1.500. Es así que la deuda del Reino Unido asciende a unos 520 millones de dólares.

    Etiquetas:
    política interna, gastos militares, defensa, Irán, EEUU, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook