19:07 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Defensa
    URL corto
    13222
    Síguenos en

    Una serie de pruebas realizadas por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de EEUU (DARPA) finalizó con la derrota del piloto de un F-16 ante la inteligencia artificial en cinco simulacros. Un militar explicó qué implican los resultados de estas maniobras.

    Antes de enfrentarse al piloto humano, su rival artificial desarrollado por la empresa Heron Systems tuvo que luchar por este derecho contra otros candidatos. Incluso adelantó a un agente producido por la subsidiaria de Boeing, Aurora Flight Sciences. Gracias a este éxito, Heron Systems podría acabar atrayendo mayor inversión, informa la revista Forbes.

    Si bien su robot mostró un buen desempeño durante esta serie de simulacros bautizada como AlphaDogfight, el piloto también enseñó bien una lección a su rival. 

    "En el tercer y cuarto set me concentré en maximizar la ventaja [de posición] que tenía. Cometí un error que la inteligencia artificial era capaz de utilizar. En el quinto set traté de repetir lo que la IA estaba haciendo. Subí arriba para minimizar la distancia [entre los dos aviones], lo cual no podía ser algo que me gustase hacer (…) Al realizarlo, obligué a cometer un error [a la inteligencia artificial]", señaló.

    El coronel de la Fuerza Aérea de EEUU y jefe del programa Evolución del Combate Aéreo, Dan Javorsek, equilibró el éxito del agente de Heron Systems hablando de algunas de las limitaciones de esta simulación. De esta manera intentó analizar con cierta perspectiva lo que para sus colegas parecía ser una victoria de la inteligencia artificial. 

    Según el militar, en el futuro los humanos necesitarán reducir el personal encargado de manejar los activos no tripulados. Es decir, serían suficientes uno o unos pocos especialistas para gestionar varios drones, frente a los que lo hacen actualmente. 

    Los próximos pasos que se darían en el marco del programa Evolución del Combate Aéreo serían integrar a un agente de la IA en un pequeño número de aparatos que operan en el mundo real y acabar incorporándolos en un caza tripulado de tamaño completo. Es probable que esto pueda alcanzarse en "más de una década, tal vez dos", estimó Javorsek. 

    Mientras tanto los objetivos a largo plazo son que la inteligencia artificial pase de mostrar autonomía en un combate aéreo local a realizar misiones tácticas operando dentro de un equipo que involucre a dos o más aviones.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook