14:54 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Defensa
    URL corto
    414210
    Síguenos en

    Un accidente ocurrido en un polígono militar en EEUU tuvo unas consecuencias nefastas cuando la tripulación de un carro de combate M1A2 Abrams disparó accidentalmente contra… otro tanque igual.

    Los hechos ocurrieron durante unas maniobras nocturnas celebradas el 20 de julio, donde la tripulación confundió a sus colegas con un blanco de entrenamiento en pleno movimiento. Acto seguido, el operador de armas disparó con el proyectil de entrenamiento M1002 con un calibre de 120 mm

    ​A pesar de que este proyectil no llevaba carga explosiva y el disparo fue realizado desde una distancia de 2.600 metros, las consecuencias fueron del todo graves. El proyectil impactó contra la parte superior de la torre y causó una ráfaga de metralla que dejó gravemente herido al apuntador del tanque.

    En particular, la metralla penetró el pecho del militar, afectando seriamente uno de sus pulmones. Además de ello, el hombre perdió varios dedos de su mano izquierda. En las fotos se puede apreciar que el impacto de proyectil también desgarró el visor térmico panorámico que estaba en la cima de la torre. 

    Por desgracia, cuando se trata de armas que incluso están pensadas para los entrenamientos, los errores pueden tener costos garrafales, tanto en el aspecto económico como humano. Eso fue lo que ocurrió cuando un técnico de mantenimiento lanzó por accidente un misil desde un avión Su-25 mientras este estaba aparcado. Este incidente quedó grabado en vídeo y dejó muertas a varias personas. 

    Otro incidente que acaparó los titulares de los medios fue el ocurrido en Bélgica, donde un técnico de mantenimiento disparó accidentalmente con el cañón de un caza F-16, cuyos proyectiles destruyeron a otros cazas en la base aérea.

    Etiquetas:
    tanques, M1 Abrams tanque
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook