13:25 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Defensa
    URL corto
    Por
    61964
    Síguenos en

    Rusia por primera vez en su historia contemporánea inicia la construcción de portahelicópteros de la nueva clase. La ceremonia solemne en la ciudad de Kerch, en Crimea, fue encabezada por el presidente ruso, Vladímir Putin. Sputnik te cuenta los detalles poco conocidos sobre los nuevos buques militares rusos.

    La construcción del nuevo tipo de portahelicópteros conocidos como los Mistral rusos arrancó en el astillero Zaliv, en la ciudad de Kerch, ubicada en el extremo este de la península de Crimea. Rusia, en la etapa actual, planea construir dos buques de este tipo. Los nuevos buques pertenecen al proyecto 23900 Priboy. Ya se sabe que los dos portahelicópteros han sido bautizados como Ivan Rogov y Mitrofan Moskalenko.

    El desplazamiento de los nuevos buques de asalto anfibio portahelicópteros del proyecto 23900 se cifrará en 25.000 toneladas. Los buques de la nueva clase medirán 220 metros de largo y 33 metro de ancho. La velocidad alcanzará 22 nudos, es decir, más de 40 km/h. El alcance de los buques será de 6.000 millas náuticas, mientras que la autonomía será de 60 días.

    Asimismo, contarán con una tripulación de 320 personas y serán capaces de transportar a 1.000 efectivos de la Infantería de Marina y hasta 75 unidades de vehículos militares.

    El coste de un buque de este tipo supera los 40.000 millones rublos —cerca de 560 millones de dólares—. Entretanto, el contrato firmado entre el Ministerio de Defensa ruso y el astillero está valorado en 100.000 millones de rublos —1.400 millones de dólares—.

    De hecho, según informan varias fuentes, las obras de construcción del portahelicópteros ya habían comenzado antes de la ceremonia oficial del inicio de construcción. Está previsto que el buque insignia del nuevo tipo, Ivan Rogov, ya haya sido botado para 2027.

    Se prevé que los Mistal rusos sean capaces de portar los helicópteros Ka-52K Katran, Ka-27, Ka-29 y Ka-31. Además de disponer de una miniflota de helicópteros a bordo, el nuevo buque dispondrá de armamento moderno con tal de poder proteger a sí mismo en caso de un ataque. Probablemente se trate de dos sistemas de armamento de proximidad Pantsir-M, una pieza de artillería naval A-190 del calibre 100 mm y tres sistemas de artillería Palash en cada uno de los buques.

    Inicialmente, Rusia tenía previsto adquirir los portahelicópteros de asalto anfibios franceses de la clase Mistral por un monto de 1.200 millones de dólares.

    El contrato entre Rosoboronexport y la francesa DCNS fue firmado en 2011 y la construcción de los buques conocidos como Sebastopol y Vladivostok comenzó en 2012 y 2013, respectivamente. Sin embargo, a causa de las sanciones antirrusas vinculadas con los eventos en Ucrania de 2014, el contrato fue cancelado.

    Luego, los dos buques fueron vendidos a Egipto y pasaron a formar parte de su Marina de guerra. Como consecuencia, Rusia empezó a desarrollar sus propios análogos de los Mistral galos: así apareció el proyecto de portahelicópteros de asalto anfibios 23900 Priboy que fueron creados por la Oficina de Diseño Nevski. Al fin y al cabo, se decidió que la construcción de los novedosos buques tendría lugar en Crimea, en el astillero Zaliv.

    Los nuevos portahelicópteros rusos de la clase Priboy son el resultado del programa de la sustitución de importaciones anunciado por el Gobierno ruso tras la imposición de medidas económicas antirrusas en 2014. El hecho de que el buque insignia del nuevo proyecto sea ensamblado en Crimea tiene un significado especial porque la reunificación de la península a la Federación de Rusia fue la razón detrás de la imposición de las sanciones antirrusas.

    Mejores que los Mistral franceses

    La principal meta de estos buques es ser capaces de realizar el desembarco de los efectivos de la Infantería de Marina al recurrir a la estrategia conocida como Más allá del horizonte, es decir, sea cuando los buques no son visibles desde la costa o cuando es imposible de atacar dichos buques ya que están fuera del alcance. En otras palabras, los efectivos usan helicópteros para llegar desde el buque a la costa, explicó a Sputnik el experto militar ruso y coronel de la reserva, Víktor Murajovski.

    Se trata de un tipo de buques que son construidos por varios países como EEUU, Francia e Italia. Rusia pasó a construir sus propios buques de este tipo de manera oportuna al haber creado su propio proyecto único conocido como Priboy, añadió. 

    La construcción de los nuevos portahelicópteros permitirá que Rusia compruebe otra vez su posición entre los países que cuentan con la importante presencia en los mares y océanos del planeta.

    "Espero que la construcción de este tipo de buques continúe en el futuro porque la Armada rusa necesita al menos dos buques de esta clase en cada una de las flotas del Báltico, del mar Negro y en el Lejano Oriente —la Flota del océano Pacífico—. Es decir, la cantidad mínima necesaria es seis buques para la Armada entera", precisó el experto.

    Los portahelicópteros Mistral franceses en realidad son buques de comando de las fuerzas expedicionarias por eso, en comparación con los buques de asalto anfibio —como el proyecto ruso Priboy—, tienen muchas desventajas, prosiguió el analista.

    Cuando hablamos del proyecto ruso de buques de asalto anfibio se trata de naves listas para el combate naval. Los buques rusos serán mucho más potentes que los Mistral porque son más resistentes y disponen de muchos parámetros ventajosos, por ejemplo, un sistema de defensa antiaéreo sofisticado, explicó.

    Ahora la defensa rusa está orientada hacia los productos militares de la fabricación nacional y es lógico porque comprar armamento de otros países es una política que se dirige hacia un callejón sin salida. Murajovski resaltó que la política de sustitución de importaciones permite el uso de componentes de la producción rusa en los buques del proyecto 23900.

    "Las características técnicas de los nuevos buques de asalto anfibio corresponden a todos los requisitos más modernos. El proyecto 23900 Priboy es uno de los más modernos en la industria naval mundial", aseguró el entrevistado. 

    Asimismo, los helicópteros que estarán a bordo de los buques de este proyecto son de la Oficina de Diseño Kamov y muchos de sus modelos casi no tienen análogos en el resto del planeta. Esto explica por qué otros países compran los helicópteros rusos con la base en el mar, concluyó.

    Etiquetas:
    portahelicópteros, Armada de Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook