20:01 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Defensa
    URL corto
    1320
    Síguenos en

    El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, supone que en Washington decidieron no prorrogar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III). Es el único documento que limita el poder militar de las dos potencias nucleares y que apoya el sistema de seguridad internacional. ¿Qué podría buscar Washington al dejar que expire?

    Este acuerdo fue firmado en el 2010 y entró en vigor en febrero del 2011. Estará vigente hasta el 2021, con opción de prorrogarse hasta el 2026. Su texto prevé que Rusia y EEUU reduzcan el número de ojivas nucleares en sus arsenales a 1.550 y, el de misiles balísticos intercontinentales, submarinos y bombarderos pesados, a 700.

    "Aparentemente la decisión de no renovar este tratado ya se ha tomado en EEUU. Aquella insistencia con la que se pone hincapié en la ausencia de cualquier alternativa a la conversación tripartita señala que su destino ya está determinado", lamentó Serguéi Lavrov. 

    La Administración estadounidense ha reiterado en varios niveles políticos la necesidad de incluir a China en las negociaciones para esbozar un nuevo acuerdo nuclear trilateral entre Rusia, China y EEUU. A su vez, el director del departamento de control de armas del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Fu Cong, explicó que este escenario solo será posible en dos casos: si China aumenta su arsenal nuclear al nivel del de EEUU o si Washington reduce el suyo.

    Otras opciones para Pekín son inaceptables, ya que no toman en consideración la existencia de "una enorme brecha" en las capacidades estratégicas de ambos países.

    Además, los políticos estadounidenses mostraron su descontento con el desarrollo militar que ha alcanzado Rusia en los últimos años. A comienzos de julio, el enviado especial para el control de armas del presidente estadounidense, Marshall Billingslea, calificó de "conceptos terribles" el misil ruso de crucero intercontinental Burevestnik y el dron submarino Poseidon, y exhortó a cerrar los respectivos proyectos, destacando que "no están cubiertos" por el START III.

    No es la primera vez que EEUU insiste en que Rusia deje de desarrollar nuevas armas. El país norteamericano en repetidas ocasiones ha exhortado a Moscú a limitar el número de misiles hipersónicos Tsirkon.

    "Esto solo demuestra que a EEUU no le quedan otras palancas para mantener su liderazgo mundial salvo el chantaje nuclear. Económicamente, ya ha sido adelantado por China en algunas áreas; por Rusia en la tecnología militar como por ejemplo las armas hipersónicas. Por ello, intenta convencer a Moscú de que abandone sus avances. No debemos caer en esta trampa", advirtió a Sputnik el experto en materia militar Konstantín Sivkov.

    Ni Rusia ni China están dispuestas a aceptar las demandas de EEUU, ya que optarán por defender sus propios intereses. Según los expertos, el START-III tiene pocas posibilidades de ser prorrogado y esto significa que todo el sistema de seguridad internacional cambiará por completo en el futuro.

    El dron submarino Poseidón
    © Sputnik / Ministerio de Defensa de Rusia
    Este sistema, tal y como era antes conocido, ya no existe, advirtió el redactor en jefe de la revista Arsenal Otechestva, Víctor Murajovski. Fue apoyado por una serie de acuerdos alcanzados por la URSS y EEUU y, posteriormente, por Rusia y el país norteamericano. Entre estos documentos figuraban el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (Tratado ABM), el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (Tratado INF) y el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (Tratado TPCEN).

    De hecho, fue EEUU el país que se retiró de los dos primeros y no ratificó el tercero.

    "Todo el sistema construido cuidadosamente en las situaciones de conflicto agudas de la Guerra Fría fue destruido por iniciativa de Washington", recalcó el experto.

    Murajovski subrayó que, además del START-III, el sistema internacional de seguridad se regula por el Régimen de Control de la Tecnología de Misiles, que Washington intenta presionar. En junio del 2020, Reuters informó de que la Casa Blanca iba a reinterpretar un tratado alcanzado por esta asociación informal de países para poder vender más drones a diferentes Estados. 

    "Se puede constatar, por desgracia, que ahora todo el sistema de seguridad internacional será construido de nuevo. El presidente ruso [Vladímir Putin] ya ha propuesto que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU celebren una reunión para discutir este tema. Quizás se podría esbozar el proyecto de un tratado internacional que establezca, si no su limitación, sí al menos el control sobre las armas nucleares. Pero a juzgar por las políticas y posiciones de Washington y Londres, las perspectivas de esta iniciativa son mínimas", lamentó Murajovski. 

    Es posible que Rusia y Estados Unidos no vuelvan a aumentar el número de sus ojivas nucleares y de sus respectivos medios de transporte en el futuro. Sin embargo, su carrera por alcanzar la superioridad tecnológica en el campo de las armas estratégicas continuará siendo "tensa", pronosticó.

    Etiquetas:
    START III
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook