En directo
    Defensa
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    El motivo de la retirada del grueso de las tropas españolas situadas en Irak es la finalización prematura de la tarea de instruir junto con efectivos de otros miembros de la coalición internacional a unidades del Ejército y Policía iraquíes bajo mando español. En Afganistán, el virus y un pacto con los talibanes ponen fin a la presencia española.

    La base Gran Capitán está situada en Besmayah y es la más grande de las tropas españolas en el país árabe. España la operaba desde febrero de 2015 con 350 soldados, que han formado a 17 brigadas del Ejército de Irak y a otras 10 de su Policía Federal, unos 50.000 efectivos en total.

    Pero la instrucción de fuerzas de seguridad iraquíes se vio interrumpida desde el 3 de enero, luego de que el general iraní Qasem Suleimani fuera asesinado en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad víctima del ataque de drones estadounidenses. La base Gran Capitán sufrió un ataque de represalia por parte de milicias locales y su dotación se acuarteló, pese a no sufrir bajas. Después, la extensión de la pandemia de coronavirus hizo el resto; los trabajos de instrucción se detuvieron y se repatriaron los primeros 200 soldados. Y ahora su desmantelamiento está previsto para finales del mes de julio.

    El Ministerio de Defensa de España da así por concluida la misión del contingente, que será relevado por otro cuyo fin será recoger el material y preparar la instalación para su devolución al Ejército iraquí. Ya a mediados de marzo se ordenó el repliegue de unos 500 soldados desplegados en esa y otras bases, a causa de la cuarentena dictada por el coronavirus. La coalición internacional ordenó entonces la suspensión de actividades para protegerse de los posibles contagios. Bagdad, Al Taqaddum y Taji son otras ciudades donde se ha llevado a cabo el adiestramiento de las fuerzas iraquíes, en este caso a los servicios antiterroristas del país, todavía amenazado por la presencia del Estado Islámico.

    Hay una unidad de helicópteros, la Task Force Toro, que acomete servicios de transporte de tropas de la coalición y que opera aparatos Chinook y Cougar. Otra unidad, situada en la base Al Asad desde 2017, se dedicaba a labores de inteligencia, vigilancia y reconocimiento en apoyo al resto de fuerzas.

    También salen de Afganistán

    El Ministerio de Defensa  también está preparando la salida de todos los militares españoles destinados en el país centroasiático a partir de finales de año.

    Pese a no estar inicialmente prevista, la retirada es consecuencia del pacto suscrito por EEUU con los líderes talibanes el pasado 29 de febrero, que implica la retirada de todas las tropas extranjeras de Afganistán en el plazo de 14 meses; es decir, antes de mayo de 2021. España no esperará hasta el último momento para salir de ese país, adonde llegó en el marco de la operación Resolute Support (apoyo firme) de la OTAN. Los efectivos del Ejército español se hallan en Afganistán desde enero de 2002. Se trata de la misión que mayor número de bajas mortales ha provocado en sus filas en tiempos de paz, pues cabe incluir los 62 militares fallecidos en accidente aéreo en Turquía en 2003 cuando regresaban del país asiático a bordo de un avión Yak-42, cuya tripulación (13 miembros, en su mayoría de Ucrania) también pereció. Las labores de asesoramiento al Ejército afgano también se vieron detenidas con motivo de la pandemia de coronavirus, procediéndose en un primer momento a la evacuación de más de 30 militares de un total de 65.

    Etiquetas:
    Ejército de España, misión de paz, misión militar, misión, Ministerio de Defensa de España, militares, bases militares, tropas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook