En directo
    Defensa
    URL corto
    21061
    Síguenos en

    Velocidad hipersónica, interceptación de ojivas de misiles balísticos intercontinentales y destrucción de satélites en la órbita terrestre: estas son algunas de las capacidades del A-235 Nudol, el nuevo sistema de defensa antimisiles ruso diseñado para proteger Moscú, que está actualmente en fase de pruebas.

    Interceptor hipersónico

    El sistema A-235 Nudol es el sucesor del sistema de defensa antimisiles A-135 Amur, que actualmente protege los cielos capitalinos y la zona industrial de Moscú. El proyecto tuvo inicio a finales de la década del 70 del siglo pasado, pero pronto fue suspendido. Se reanudó solamente a principios de los años 2000.

    El Nudol es actualmente uno de los proyectos más secretos de la Defensa rusa, subraya el columnista militar de la edición rusa de Sputnik, Nikolái Protopópov. Según la escasa información disponible públicamente sobre el sistema, las pruebas de lanzamiento y vuelo empezaron en 2014, en el polígono militar de Plesetsk. De momento, se han realizado cerca de una decena de lanzamientos de prueba.

    Es conocido que el sistema es capaz de neutralizar un blanco ubicado a una distancia de hasta 1.500 kilómetros y que la velocidad de su misil interceptor es de 10 Mach. Eso significa que el A-235 es un sistema de misiles hipersónico. Su principal función es destruir ojivas de misiles balísticos intercontinentales en el aire.

    Los datos oficiales califican de misil espacial al proyectil disparado por el Nudol. Por parte del Comando Espacial de Estados Unidos, sin embargo, el A-235 fue llamado un "misil antisatélite capaz de destruir satélites en la órbita terrestre baja".

    De acuerdo con el vice primer ministro ruso, Yuri Borísov, el Nudol es una de las armas rusas más novedosas, junto al misil Sarmat, al caza Su-57 de quinta generación, al tanque Armata, al sistema antiaéreo S-500 y al sistema de lucha radioelectrónica Tirada-2S. De momento, Occidente no tiene armas a la altura, subrayó el alto cargo, al hablar del A-235 en 2018.

    El escudo capitalino

    El A-135 Amur, el sistema que será sustituido por el Nudol, está en funcionamiento desde el 1995, pero a lo largo de las décadas de servicio ha sido modernizado en numerosas ocasiones. El Amur es totalmente automatizado: la detección de blancos, la intercepción, la emisión de permisos para lanzar y orientar los proyectiles antimisiles no requieren intervención humana. Además, el sistema puede distinguir claramente entre ojivas reales y blancos falsos, con los cuales están equipados todos los misiles balísticos intercontinentales modernos.

    El sistema que tomará el lugar de Amur posee varios tipos de cohetes de combustible sólido de corto, mediano y largo alcance, capaces de dar en misiles enemigos a varios cientos de kilómetros, en el espacio cercano y en la estratosfera.

    De acuerdo con Víktor Murajovsky, editor en jefe de la revista Arsenal Otechestva —Arsenal de la Patria, en español—, la funcionalidad del Nudol no es distinta a la del actual Amur.

    "No vamos a construir un sistema de defensa antimisiles para todo el país. Es decir, todavía estamos hablando de cubrir Moscú y la región industrial central de ataques únicos de misiles balísticos intercontinentales, misiles de medio alcance y otras amenazas. Y no hay necesidad de una munición fundamentalmente nueva. Se utilizarán misiles modificados y profundamente modernizados del A-135", aclaró el experto a Sputnik.

    Derribo sin explosión

    Una característica de destaque del nuevo sistema es la llamada interceptación cinética de blancos sin el uso de ojivas especiales. Es decir, la munición destruirá los misiles atacantes sencillamente chocando contra ellos a velocidades exorbitantes. El Amur tiene dos tipos de ojivas para interceptación: uno con fragmentación altamente explosiva y el otro con cargas nucleares. El lanzamiento del segundo significaría una guerra nuclear. El complejo Nudol, por su parte, no necesitará nada de esto.

    "Además, el sistema es capaz de interceptar más allá de la atmósfera. De hecho, puede alcanzar satélites en órbitas bajas. Actualmente, eso es muy relevante para Rusia, pues las intenciones de Estados Unidos de desplegar futuras armas en el espacio son muy preocupantes. Nudol contrarresta tales amenazas", apuntó Murajovsky.

    Otra importante característica del sistema A-235 es su movilidad. Los lanzadores se colocan en vehículos de transporte autopropulsados capaces de cruzar incluso terrenos poco transitable, lo que les permite moverlos de manera rápida y secreta al área deseada.

    Etiquetas:
    Moscú, Rusia, sistema antimisiles, escudo antimisiles, cúpula antimisiles, Nudol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook