En directo
    Defensa
    URL corto
    101355
    Síguenos en

    Un avión de combate ruso de quinta generación Sukhoi Su-57 se estrelló sin causar víctimas en la región de Jabárovsk, en el extremo este de Rusia. El motor del caza se probó en modos máximos. Sputnik conversó con varios expertos para analizar el siniestro y sus posibles causas.

    El Su-57, conocido también como T-50 PAK FA, cayó a unos 120 kilómetros del aeródromo de Dziomgui. El piloto logró eyectarse y fue recogido por un helicóptero Mi-8.

    "Estaban realizando un ensayo de motor. El piloto se eyectó y fue trasladado a la planta en helicóptero", dijo un portavoz del Gobierno regional.

    Antes de entregar la aeronave a las FFAA, se realizan unas pruebas de cada aeronave según programas especiales, lo que permite comprobar el rendimiento de todos sus sistemas, explicó a Sputnik el excomandante del cuarto ejército de la Fuerza Aérea y defensa antiaérea, teniente general Valeri Gorbenko.

    "Durante las pruebas de vuelo del motor, este funciona en los modos y ángulos de ataque máximos. Se comprueba cómo funciona el equipo electrónico, las tomas de aire y otros sistemas", dijo Gorbenko.

    Sin embargo, las causas del accidente se pueden establecer solo al realizar una investigación exhaustiva, observó Serguéi Játilev, excomandante de las Fuerzas Antimisiles del comando de las fuerzas especiales de la Fuerza Aérea de Rusia. Según el analista, la probabilidad de un incidente en las fases de prueba es muy alta.

    "Ahora se están llevando a cabo unas pruebas, y cualquier cosa puede pasar. Otra cosa es cuando el avión ya entra en servicio de la Fuerza Aérea y le pasa algo. Sería un accidente totalmente diferente", señaló a la agencia.

    Mientras tanto, durante las pruebas no se puede concluir que la aeronave no sea fiable, opinó Játilev.

    "Puede ser cualquier cosa, desde un error de pilotaje hasta un error de ensamblaje de la aeronave, y muchas otras cosas. (…) La aeronave se está perfeccionando, se utilizan motores más modernos y de mayor calidad, y se está mejorando el equipo de a bordo", subrayó el analista.

    Játilev aseguró que el Su-57 servirá a Rusia durante mucho tiempo.

    Las pruebas siempre comportan ciertos riesgos, especialmente cuando se trata de un avión nuevo con un motor también nuevo, confirma, a su vez, el analista de la revista Arsenal Otechestva, Dmitri Drozdenko.

    Según el experto en aviación, el accidente no dañará la imagen del Su-57 en Rusia ni en el extranjero, ni tampoco afectará a las futuras compras del caza.

    "No se puede hablar de estadísticas negativas cuando se trata de pruebas de fábrica. El desarrollo de cualquier equipo moderno, sobre todo, tan complejo y avanzado, como el Su-57, es una zona gris de la ciencia. Todo se está aprendiendo poco a poco, incluso a través de los errores", comentó a Sputnik.

    El caza polivalente de quinta generación Su-57, fabricado en serie desde mayo de 2019, realizó su primer vuelo en 2010.

    Está destinado a destruir objetivos aéreos, terrestres y navales y es capaz de superar los sistemas de defensa antiaérea existentes y en desarrollo.

    El año pasado, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, reveló que dos cazas Su-57 se habían sometido a pruebas en Siria.

    En el diseño de la nave, que combina las funciones de aviones de caza y de ataque, se utilizan tecnología furtiva (stealth) y materiales compuestos.

    El presidente ruso, Vladímir Putin, calificó el Su-57 como "el mejor del mundo por sus características tácticas y técnicas, así como sus armas".

    Etiquetas:
    pruebas, Rusia, siniestro, Su-57
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook