En directo
    Defensa
    URL corto
    282
    Síguenos en

    Los recientes lanzamientos de misiles estadounidenses antes prohibidos por el Tratado INF demuestran que EEUU había empezado a desarrollarlos mucho antes de retirarse del acuerdo con Rusia, opinan los expertos. ¿Será una respuesta a los misiles rusos Iskander?

    EEUU probó el pasado 12 de diciembre un misil terrestre de mediano alcance desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea en el estado de California, comentó a Sputnik un funcionario de la base. Este tipo de proyectil estaba anteriormente prohibido bajo el Tratado de Eliminación de Misiles de Corto y Medio Alcance (INF).

    Washington se había retirado unilateralmente del Tratado INF el 2 agosto, pero había suspendido su participación incluso antes, en marzo de este año. Los estadounidenses anunciaron entonces un comienzo inmediato del diseño de un nuevo proyectil terrestre que estaría listo en unos pocos años.

    Sin embargo, el primer prototipo apareció en menos de nueve meses. Según el columnista de la edición rusa de Sputnik, Nikolái Protopópov, este hecho es desconcertante.

    "Por supuesto, los diseñadores estadounidenses pueden haber trabajado duro y forzado en el desarrollo, pero es obvio que es imposible diseñar desde cero, ensamblar y probar un nuevo tipo de arma en un periodo así. Incluso teniendo en cuenta la capacidad financiera casi ilimitada del Pentágono y el gran deseo de adelantar a Rusia", comentó el periodista.

    El Kremlin de Moscú
    © Sputnik / Alexei Druzhinin/Anton Denisov/Russian President Press Service
    Los políticos y los expertos consideran que los estadounidenses comenzaron a desarrollar los misiles prohibidos mucho antes de dejar el tratado. Inmediatamente después de las pruebas, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino calificó las explicaciones del secretario de Defensa de EEUU, Mark Esper, de "actuación torpe".

    "La farsa de Estados Unidos sobre las infracciones del tratado por parte de Rusia y la amenaza balística desde China no son más que una actuación torpe para engañar a otros", dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, al comparecer este 13 de diciembre ante la prensa.

    Alcance medio

    Los planes de Washington de retirarse del Tratado INF se confirmaron indirectamente con una presentación de nuevos misiles por parte del comando del Ejército de Estados Unidos en 2018. El Pentágono demostró allí un prometedor misil táctico operativo guiado, el Strategic Fires Missile, con un alcance de entre 500 y 2.250 kilómetros, es decir, de hecho, un proyectil de alcance medio. Y las imágenes de ese producto eran muy similares a las fotos del misil que se probó hace unos días, observa Protopópov.

    ¿Una respuesta a los Iskander rusos?

    Los estadounidenses llevan mucho tiempo desarrollando armas clasificadas como misiles de corto alcance por el INF, asegura el columnista. En el mismo evento de 2018, el Pentágono presentó el Precision Strike Missile (PrSM) con un alcance de entre 70 y 499 kilómetros. En realidad, el cohete será capaz de alcanzar objetivos a una distancia de más de 700 kilómetros, comentó en octubre el general de brigada estadounidense John Rafferty, citado por el portal Defense News.

    La compañía Lockheed Martin ha estado involucrada en el desarrollo de este misil desde 2017, señala Protopópov. Se trata de una nueva generación de armas de alta precisión, que sustituirá al sistema de misiles tácticos MGM-140 ATACMS, que está en servicio en el Ejército de EEUU desde principios de la década de 1990.

    EEUU también probó el PrSM en el campo de entrenamiento White Sands, en Nuevo México, el pasado 10 de diciembre. El misil cubrió una distancia de unos 240 kilómetros y alcanzó todos los objetivos.

    Según Protopópov, el PrSM puede calificarse como análogo del sistema ruso de misiles Iskander-M. EEUU utilizó este sistema ruso como pretexto para abandonar el INF. Washington acusó a Moscú de violar los términos del tratado con una versión modificada del misil de crucero 9M728 para este sistema —9M729— que supuestamente excedía el alcance de 500 kilómetros.

    Moscú rechazó estas acusaciones, y el Ministerio de Defensa de Rusia incluso reveló algunas características del proyectil. El alcance máximo del 9M729 incluso se redujo a 480 kilómetros debido a su mayor masa.

    Rusia dio un paso sin precedentes y ofreció a EEUU que se familiarizara con el misil 9M729 en modo cerrado para que se asegurara de que cumple con los requisitos del INF. Los estadounidenses se negaron a hacerlo, concluye el columnista.

    Etiquetas:
    pruebas, lanzamiento, misiles, Tratado INF, Rusia, EEUU, Iskander-M
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook