En directo
    Defensa
    URL corto
    2391
    Síguenos en

    Nuevos datos revelan cómo fueron adaptados los sistemas de defensa antiaérea S-400 entregados a Turquía para que funcionasen en el sistema integral de la OTAN y fuesen compatibles con los equipos utilizados por los demás miembros de la Alianza.

    La integración de los sistemas de misiles rusos fue posible gracias a un identificador amigo-enemigo construido especialmente para el país otomano. Gracias a este sistema, los S-400 entregados a Turquía reconocen a las aeronaves de la OTAN como aliadas, señala el medio estadounidense Military Watch.

    Sistema ruso de defensa antiaérea S-400 (archivo)
    © Sputnik / Departamento de información de la región del Báltico
    El nuevo identificador contiene las señales codificadas a las que Rusia no tiene acceso. Precisamente este acceso a los datos sobre la detección de las aeronaves de la OTAN supuestamente tenía preocupados a los miembros de esta organización en relación a la venta de los S-400 a Turquía.

    Pero a pesar de las medidas de seguridad que se emplearon para proteger estos códigos, lo más probable es que el Occidente siga oponiéndose a que Turquía use estos sistemas de defensa, destaca el medio. La razón de ello es que el principal objetivo de minar las ventas del armamento ruso consiste en disminuir los ingresos de Rusia, se agrega en el artículo de Military Watch.

    El S-400 supera las expectativas

    A finales de noviembre los militares turcos pusieron a prueba los radares de los sistemas de misiles rusos que fueron suministrados entre el mes de julio y septiembre de 2019. Las pruebas incluyeron los vuelos a altitudes extremadamente bajas de los cazas F-16 y F-4 de la Fuerza Aérea turca.

    También se realizaron aproximaciones simultáneas desde distintas direcciones y altitudes, incluidos los relieves bajos del terreno, donde los radares normales no podrían detectar a sus blancos.  En total, las pruebas duraron más de ocho horas, en las cuales los cazas turcos hicieron varios vuelos en círculos perfectos alrededor de los radares de los S-400, empleando la llamada técnica de beaming, que permite que incluso las aeronaves que no tienen la tecnología de furtividad se oculten de los radares.

    Se pensaba que el sistema de defensa antiaérea no sería capaz de oponerse a estos métodos de evasión de los radares, pero demostró lo contrario. Cuando se completaron las pruebas, indica el medio, el S-400 superó las exigencias de los militares turcos.

    De hecho, Rosobornoexport, la mayor exportadora de armas de Rusia, señaló que en 2020 está prevista la firma de un nuevo contrato para el suministro de estos sistemas de defensa antiaérea a Turquía.  

    Etiquetas:
    defensa antiaérea, Rusia, Turquía, S-400 Triumf
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik