03:20 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    La base aérea de Incirlik, Turquía

    ¿Cómo se han convertido las bombas nucleares de EEUU en rehenes de Erdogan?

    © AP Photo / Emrah Gurel
    Defensa
    URL corto
    1277
    Síguenos en

    Las autoridades estadounidenses empezaron a barajar la posibilidad de evacuar las 50 bombas nucleares B61 que su país ha almacenado desde hace muchos años en la base aérea de Incirlik, en Turquía, y a tan solo unos 400 kilómetros de la frontera con Siria.

    Estas armas son ahora rehenes del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Retirarlas de Incirlik marcaría de facto el fin de la alianza turco-estadounidense. Sin embargo, dejarlas allí perpetuaría la vulnerabilidad nuclear que debería haber sido eliminada hace años, comunicó al periódico The New York Times una fuente cercana al caso que prefirió mantener su anonimato.

    El retirar o no de allí las bombas B61 comenzó a barajarlo Estados Unidos después de que Turquía lanzara su operación militar en el norte de Siria, lo que provocó tensión en este país árabe. Recientemente la artillería turca protagonizó un peligroso incidente en cuyo transcurso abrió fuego contra las tropas estadounidenses que se encontraban en la ciudad siria de Kobani.

    Todas estas circunstancias pueden llevar a que EEUU cambie su opinión sobre la seguridad de los B61 que tiene desplegados en Incirlik desde la Guerra Fría, opina el periodista Joseph Trevithick. En su artículo para el portal The Drive, el columnista destaca que los militares de la base aérea de Incirlik tomaron una serie de medidas de seguridad para reducir el riesgo de que alguien robe o active estas bombas. En particular, cada bomba posee un mecanismo de protección llamado Permissive Action Link (Enlace de Acción Permisiva, en español) que requiere introducir un cogido de 12 dígitos para poder utilizar el arma.

    "Eso no quiere decir que no exista riesgo alguno, incluido el de que alguien pueda transformar el arma en una bomba sucia", enfatiza el autor del artículo.

    Las opciones para sacar las bombas de Turquía

    Trevithick opina que cualquier método utilizado para retirar las B6 de Incirlik representaría una difícil tarea logística, incluso en circunstancias más favorables que las actuales.

    El plan más viable implicaría retirar bombas a bordo de aviones especiales como el Boeing C-17 Globemaster III y con ayuda de efectivos experimentados en el traslado de armas nucleares. Los aviones como el Lockheed C-130 Hercules y el Lockheed C-5 Galaxy también podrían participar en la misión de ser necesario.

    Aunque la base aérea de Incirlik está situada a unos 400 kilómetros de la frontera de Siria, no hay indicios de que el Pentágono considere que dicha distancia no es segura para transportar las B61 por aire. Desde el inicio en 2011 de la guerra civil en Siria, los militares ya han transportado bombas a y desde Turquía por avión para modernizarlas y realizar trabajos de mantenimiento en EEUU.

    Es poco probable que un avión sea capaz de transportar todas las bombas a la vez. Por ello, antes de enviar estas peligrosas armas a su destino final los militares de EEUU podrían transportarlas a una localidad cercana, como la base aérea de Aviano en Italia, lugar que alberga varias B61. Sea como sea, algunos Estados miembros de la OTAN —incluso los que ya almacenan armas nucleares— no aceptarán ese escenario por razones de política interior.

    Otra forma de retirar el material nuclear implica transportarlo en camiones por carretera hasta un puerto seguro y, una vez allí, subirlo a bordo de un buque que lo aleje de la inestable región. EEUU elegirá esta opción como último recurso. En este caso, existe el riesgo de que la carga acabe en manos de los grupos armados presentes en la región, concluye Trevithick.

    Etiquetas:
    EEUU, Turquía, bomba nuclear
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik