14:51 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    El aeródromo nazi tras el asalto de los aviones soviéticos

    El adiós de un 'kamikaze': así es el peor avión de la II Guerra Mundial

    © Sputnik / Serguéi Kosyrev
    Defensa
    URL corto
    9457
    Síguenos en

    El caza interceptor monoplaza Ba 349 Natter de la Alemania nazi está considerado el peor avión de la II Guerra Mundial.

    Así definió la revista estadounidense Air & Space el avión diseñado en 1937 por iniciativa del ingeniero Wernher von Braun. Von Braun fue mayor de las SS entre 1943 y 1945. Después se trasladó a EEUU, donde curiosamente está considerado el padre del programa espacial estadounidense.

    La concepción del Natter como avión de despegue y asalto verticales se ideó en 1937. Tras dos años, la propuesta de Von Braun se descartó de forma escueta por el Ministerio del Aire del Reich o Luftwaffe (RLM). Pero más tarde sus ideas se extendieron entre los líderes de la industria aérea de Alemania hasta que el director técnico de la empresa Fieseler Erich Bachem llegara a la conclusión de que el interceptor lanzado verticalmente era una idea avanzada.

    Para febrero de 1944, las fuerzas aliadas aceleraron los bombardeos sobre las ciudades de la Alemania nazi y los objetivos de su industria aérea. Las reservas estratégicas eran escasas, por eso el RLM decidió poner en marcha la producción de un caza barato hecho de materiales secundarios. Entre otros proyectos, la Luftwaffe optó por el aparato de Bachem, dotado de misiles y hecho de madera. El avión, a efectos de ejercer un solo vuelo, lo manejaban los pilotos durante los últimos segundos. Al lanzar 24 bombas, el piloto con el papel predestinado de kamikaze debía catapultarse mientras la propia aeronave caía al suelo.

    A Himmler, en aquel entonces ministro del Interior de Alemania, le gustó la idea y encargó a la empresa de Bachem producir 150 bombarderos denominados culebras (Natter, en alemán). Al mismo tiempo, la Luftwaffe encargó 50 aviones a regañadientes, porque la palabra de Himmler era decisiva.

    El avión era fácil de producir, dado que, solo en unos meses, las muestras de ensayo del Natter estaban hechas. Las alas del Natter eran simples tablas de madera sin chapas ni flaps o alerones. El fuselaje rondaba los 5,5 metros de longitud, su proa estaba equipada del sistema de lanzamiento de 24 misiles de clase aire-aire. El propulsor de misiles HWK 109-509 funcionaba a base de combustible líquido. La cola del avión en forma de cruz se encargaba de controlar el cabeceo y la inclinación.

    Al final, el Ba 349 Natter subió a los cielos solo una vez. Esta historia acabó en tragedia: la aeronave entró en barrena a los pocos minutos y su piloto de pruebas falleció.

    En 1945, Alemania produjo 536 modelos, 18 de los cuales se perdieron en vano en los ensayos no tripulados. Los empleados de Fieseler eliminaron seis más para que las tropas aliadas no se hicieran con ellos. En mayo de 1945, los soldados estadounidenses capturaron cuatro modelos del Natter junto con documentación, misiles y piezas de recambio. Las Fuerzas Aéreas de EEUU entregaron en 1949 uno de los aviones interceptados a uno de los museos del Instituto Smithsonian, donde fue expuesto durante muchos años. Otro ejemplar del Natter pertenece al Deutsches Museum de Múnich.

    Etiquetas:
    aviones, Heinrich Himmler, Luftwaffe, Tercer Reich, nazismo, Alemania nazi, Segunda Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, defensa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik