03:54 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Una explosión nuclear (imagen referencial)

    Tierra reducida a cenizas: los sitios de pruebas nucleares de la URSS y EEUU

    CC0 / Pixabay
    Defensa
    URL corto
    2920
    Síguenos en

    Hace 65 años, el 31 de julio de 1954, la URSS adoptó una resolución para crear un centro de ensayos nucleares en Nueva Zembla en plena carrera armamentista con EEUU que ya llevaba varios años probando sus armas nucleares. Sputnik recuerda los polígonos de los dos países, las pruebas más potentes y sus terroríficas consecuencias.

    Nueva Zembla

    Ubicado en el Ártico, lejos de los grandes asentamientos, el archipiélago de Nueva Zembla era un lugar ideal para un polígono de pruebas nucleares, señala el columnista de la edición en ruso de Sputnik, Nikolái Protopópov.

    En 1955, allí se construyó el Objeto 700 de 90.000 kilómetros cuadrados de superficie que incluía instalaciones técnicas, viviendas, laboratorios y un aeródromo para los cazas. El nuevo campo de entrenamiento proporcionaba a los especialistas una información exhaustiva sobre los efectos de una explosión nuclear en todo tipo de armas y equipos militares.

    Bomba Tsar

    Fue en Nueva Zembla donde se probó la bomba termonuclear más potente del mundo: la AN602, o la Bomba Tsar (Zar) de 58 megatones, varias miles de veces más potente que la bomba que destruyó Hiroshima.

    La superbomba fue lanzada por un bombardero especial Tu-95, la carga detonó a una altitud de cuatro kilómetros. La explosión fue tan fuerte que la onda sísmica rodeó el globo tres veces y la nube se elevó casi 70 kilómetros.

    Se realizaron un total de 132 pruebas nucleares en Nueva Zembla: 87 atmosféricas, tres subacuáticas y 42 subterráneas. La última se llevó a cabo en 1990.

    Ahora el campo de entrenamiento está a cargo del Ministerio de Defensa de Rusia. Según el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, en Nueva Zembla se llevan a cabo pruebas no nucleares.

    Bomba de hidrógeno

    Otro gran sitio de pruebas nucleares de 20.000 kilómetros cuadrados, estaba ubicado en la república soviética de Kazajistán, donde se construyó una ciudad entera para científicos y militares.

    Fue allí donde se ensayó la bomba de hidrógeno de 400 kilotones, entre 470 otras explosiones nucleares que se llevaron a cabo en este polígono, la mayoría subterráneas. El campo funcionó hasta 1991.

    Pruebas con humanos

    Las bombas atómicas se ensayaron también en otras regiones de la URSS. Por ejemplo, en septiembre de 1954, los militares probaron una carga nuclear táctica en el polígono de Totsk en la región de Oremburgo. Las maniobras involucraron a 45.000 soldados, cientos de vehículos blindados, armas de artillería y aviones.

    Inmediatamente después de detonar la bomba de 40 kilotones, las tropas pasaron a través de la zona de impacto. De esta manera, se ensayó cómo romper las defensas del enemigo usando armas nucleares. En ese momento, la onda de choque se consideraba el principal factor perjudicial, pero los soldados y oficiales quedaron afectados por la radiación. En 1990, a los participantes en los ejercicios de Totsk les pusieron a un mismo nivel que los liquidadores del trágico accidente de Chernóbil.

    EEUU

    Estados Unidos ocupa el primer puesto del mundo por la escala de las pruebas nucleares. El polígono más grande se encuentra en el estado de Nevada, a solo 100 kilómetros de Las Vegas y ocupa una superficie de unos 3.500 kilómetros cuadrados. En 1951, allí probaron una pequeña carga de un kilotón. Después de esto, los residentes de Las Vegas y otras ciudades cercanas observaban a menudo hongos de humo en el horizonte.

    Los estadounidenses intentaron acercar lo más posible las pruebas a las condiciones de combate. En el campo de entrenamiento, se construyeron áreas urbanas enteras y líneas de defensa.

    Los ensayos también involucraban a gente: a menudo miles de militares se encontraban a pocos kilómetros del epicentro de la explosión. En total, más de 900 cargas nucleares se ensayaron en Nevada.

    Explosión más sucia en Nevada

    Por supuesto, el medioambiente quedó afectado por la contaminación por radiación. Sin embargo, la explosión de bomba atómica más sucia en Nevada se llevó a cabo en 1962 con fines civiles: como parte de un programa sobre el uso de cargas nucleares para la minería y la creación de instalaciones de almacenamiento de agua y petróleo.

    Se colocó una carga de más de 100 kilotones bajo tierra a una profundidad de 190 metros. Después de la explosión, se formó un cráter de 100 metros de profundidad y un diámetro de casi 400 metros. 12 millones de toneladas de tierra se lanzaron por los aires. Dos enormes nubes radiactivas se elevaron a una altura de varios kilómetros y pasaron sobre los estados de Illinois, Nebraska, Iowa y Dakota del Sur. Todo esto estuvo acompañado de una lluvia radiactiva.

    Radiación comparable a la de Chernóbil

    En marzo de 1954, en los atolones de Bikini y Enewetak del archipiélago de las Islas Marshall en el océano Pacífico, el Ejército estadounidense detonó una bomba termonuclear como parte de la operación Castle Bravo. Los científicos cometieron un error de cálculos, y la potencia de la explosión superó dos veces y media la planeada y alcanzó los 15 megatones.

    Según los expertos, la emisión de radiación después de esta explosión es comparable a la del desastre de Chernóbil. Varios atolones habitables fueron expuestos al impacto por radiación a cientos de kilómetros del epicentro. En total, de 1946 a 1958, se realizaron aproximadamente 70 pruebas nucleares en las islas. Resulta complicado calcular la cantidad de víctimas entre los habitantes del archipiélago que murieron a causa de las enfermedades provocadas por la radiación.

    Etiquetas:
    Nevada, prueba nuclear, Nueva Zembla, EEUU, Rusia, URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik