Widgets Magazine
En directo
    Un MiG-25

    Escurridizos e inalcanzables: los aviones espía que los F-4 israelíes nunca lograron abatir

    CC BY-SA 3.0 / Alex Beltyukov
    Defensa
    URL corto
    61043

    A finales de los años 60, Israel se esforzó en adquirir los cazas estadounidenses F-4. Gracias a su superioridad, se convirtieron en el fundamento de las Fuerzas Aéreas del país hebreo, pero hubo aviones que nunca lograron derribar.

    Gracias a su gran alcance, carga de combate y precisión, los F-4 eran un enemigo formidable en el cielo y en los primeros cuatro años al servicio de la FFAA de Israel abatieron 11 aviones enemigos.

    No obstante, hubo adversarios que incluso el F-4 Phantom no pudo contrarrestar, puesto que eran literalmente inalcanzables para este caza. Curiosamente, estos adversarios eran de procedencia tanto soviética como estadounidense.

    Sorpresas de la URSS

    En los años 70, la URSS aún seguía usando aviones de reconocimiento Yak-25RV, que ya en aquel entonces podían volar a una altitud de 21 kilómetros: prácticamente el doble de lo que vuelan los aviones comerciales modernos.

    El avión que causó la mayor impresión fue el MiG-25 que, aparte de volar igual de alto, alcanzaba una velocidad impresionante de Mach 3,2 —prácticamente 4.000 km/h—.

    Así, cuando estos aviones de reconocimiento sobrevolaban la península de Sinaí eran inalcanzables gracias a su extrema velocidad y altitud de vuelo.

    En noviembre de 1971, los israelíes idearon un plan especial para interceptar a los MiG-25 que provenían de territorio de Egipto, señala Dario Leone, colaborador del medio The National Interest.

    El plan consistía en modificar varios F-4 Phantom, quitándoles todos los equipos que no fueran esenciales para mejorar sus prestaciones de vuelo. Y los equiparon únicamente con los misiles de mayor alcance que tenían.

    Tema relacionado: El vuelo del avión 'fantasma' ruso sobre la OTAN

    Según explica Leone, se esperaba que los F-4 pudieran ser avisados con la suficiente antelación como para poder despegar, subir a su altitud de vuelo máxima de 13 kilómetros y lanzar los proyectiles mirando hacia arriba. Sin embargo, este plan fracasó en repetidas ocasiones.   

    "Estos vuelos eran muy preocupantes para Occidente, no tanto por la información que podían recopilar, sino por las prestaciones que los MiG-25 mostraban durante estas misiones", dijo.

    Otro incidente histórico tuvo lugar sobre la propia capital de Israel, Tel Aviv, durante la guerra de Yom Kipur. En aquella ocasión, un MiG-25 superó las defensas aéreas israelíes y dio seis vueltas a la ciudad sin ser abatido.

    Tareas de reconocimiento de EEUU

    A pesar de las relaciones algo más amistosas que mantenía Israel con EEUU, el país norteamericano también realizaba vuelos de reconocimiento en la región. Así, en los años 60 se empleaban aviones U-2 para monitorizar la central nuclear de Dimona y recopilar otros datos.

    Como represalia, la Fuerza Aérea israelí también intentó derribar estos aviones estadounidenses empleando los cazas Mirage junto con los Phantom, pero tampoco tuvieron éxito: a pesar de su modesta velocidad —800 km/h—, el U-2 volaba a una altitud de más de 20 kilómetros.

    El columnista de National Interest destaca que, según algunos informes, el avión de reconocimiento SR-71 Blackbird también se empleó posteriormente sobre el territorio de Israel, pero tampoco pudo ser interceptado por los F-4 Phantom israelíes.    

    Además: El día que las Fuerzas Aéreas de Corea del Norte se enfrentaron a Israel

    Etiquetas:
    EEUU, URSS, Egipto, Israel, SR-71, MiG-25, F-4
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik