En directo
    Defensa
    URL corto
    2142
    Síguenos en

    A finales del siglo XX, el Departamento de Defensa de EEUU se encargó de revisar su doctrina varias veces. Como consecuencia, algunos proyectos militares se abandonaron. Descubre las cinco iniciativas inacabadas que costaron a los contribuyentes estadounidenses un total de 30.000 millones de dólares.

    El medio estadounidense The National Interest elaboró una lista de los proyectos estadounidenses más costosos que quedaron sin terminar.

    El programa fallido más caro del Pentágono era The Future Combat System (FCS, Sistemas de combate del fututo), que costó 18.100 millones de dólares. El proyecto se desarrolló entre 2003 y 2009 e implicaba la reorganización total del Ejército y la creación de nuevo equipo militar destinado a la guerra centrada en redes.

    Por muy ambicioso que pudiera parecer el proyecto, en cierto momento su eficacia empezó a plantear dudas. Además, resultó ser más costoso de lo que se creía inicialmente, así que, en 2009, el entonces secretario de Defensa, Robert Gates, decidió cerrar el proyecto.

    También: Al Pentágono se le pierden 800 millones de dólares

    El proyecto del helicóptero de ataque Boeing-Sikorsky RAH-66 Comanche costó 7.000 millones de dólares. Fue ideado en tiempos de la Guerra Fría y el programa se lanzó en 1991. Entre 1996 y 2004 se construyeron y se pusieron a prueba dos unidades de RAH-66 furtivas y fuertemente blindadas.

    No obstante, fue en 2003 cuando los ensayos mostraron ciertas dificultades técnicas que hicieron poner en cuestión la eficacia de la aeronave. Adicionalmente, los militares concluyeron que, durante el desarrollo del helicóptero, la necesidad potencial de usarlo se hacía cada vez menor, ya que la situación geopolítica estaba cambiando.

    El tercer lugar de la lista se repartió entre el proyectil Brilliant Anti-Tank Munition (BAT) y el obús Crusader, que costaron 2.200 millones de dólares cada uno.

    Te puede interesar: El Pentágono gastará 1.000 millones de dólares para desarrollar robots de combate

    Una vez se desintegró la URSS y disminuyó la posible amenaza para Washington, el proyectil dejó de ser necesario. A su vez, el obús tampoco respondía a las exigencias y además resultó ser muy pesado y difícil de manejar.

    Un cañón de riel estadounidense (archivo)
    © AFP 2019 / John F. Williams / Office of Naval Research
    El último proyecto fallido, que costó más de 1.000 millones de dólares, fue el vehículo de combate Ground Combat Vehicle. Según el proyecto, la máquina militar debía ser extremadamente resistente, pero su peso excesivo de 60 toneladas hizo cerrar el programa.

    The National Interest indica que, actualmente, el Departamento de Defensa de EEUU pretende desarrollar un vehículo de combate de siguiente generación cuya eficacia aún está por probar.

    Asunto relacionado: El Pentágono abre los ojos de Trump a 300 vulnerabilidades de la industria militar de EEUU

    Etiquetas:
    industria militar, gastos, proyecto, Departamento de Defensa de EEUU, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook