En directo
    Un soldado de EEUU

    Ejército de esteroides: cómo EEUU ansía crear un 'supersoldado'

    CC BY 2.0 / DVIDSHUB / Big Island Military Police Training
    Defensa
    URL corto
    Alexander Terekhin
    81612

    El Departamento del Ejército de EEUU considera el uso de testosterona para mejorar el rendimiento de sus soldados.

    En particular, el ente castrense estadounidense publicó una propuesta de contratación pública para llevar a cabo un segundo estudio sobre los efectos que podría tener la administración de testosterona a los soldados.

    Militares de EEUU
    © AFP 2019 / Nikolay Doychinov
    Uno de los aspectos que interesa al Ejército norteamericano es la capacidad de los soldados de enfrentarse a situaciones de estrés y mantener las capacidades cognitivas en el campo de batalla.

    También, obviamente, les interesan las mejoras en el rendimiento físico que podría acarrear el uso de esteroides anabólicos.

    No obstante, el uso de esteroides anabólicos para crear 'supersoldados' es un plan fallido desde el principio y carece de perspectivas. 

    Una idea sin sentido

    Según la licitación, el estudio se llevará a cabo sobre 32 voluntarios que serán seleccionados entre 128 soldados que se ofrezcan para la participación en la investigación.

    Tema relacionado: El inesperado 'enemigo' de los planes militares de Trump

    Pero hay que recordar, que originalmente todos los esteroides fueron creados con fines médicos, y algunos de ellos siguen usándose para tales propósitos. Esto significa que los efectos de estas sustancias ya están extensamente estudiados.

    Por si fuera poco, decenas de miles de atletas por todo el mundo usan los esteroides para mejorar determinados aspectos de su rendimiento físico. Por lo cual, también abundan datos sobre el uso práctico de estas sustancias.

    Entonces, no queda nada clara la razón para llevar a cabo semejantes estudios, cuando todos los datos ya están disponibles, a menos que el verdadero objetivo sea de carácter financiero.

    Agresividad máxima

    En el documento original de la licitación se menciona que el Ejército estadounidense quiere estudiar los efectos que tendría el uso de testosterona sobre las capacidades cognitivas de los soldados y su agresividad.

    Estas cuestiones ya tienen una respuesta bien clara. Las sustancias anabólicas no afectan al rendimiento cognitivo de los humanos, así que la capacidad de razonar de los soldados sobre esteroides no mejorará.

    Más: Aumenta el número de suicidios entre los militares de EEUU

    En cuanto a la agresividad, esta es normalmente causada por tales esteroides como la trembolona o el estanozolol, que tienen unas destacadas cualidades androgénicas. Por su parte, es muy raro que la testosterona cause lo que se conoce como "la rabia de esteroides".

    No obstante, incluso si la testosterona fuera capaz de evocar una particular agresividad, el uso de este fármaco para tal fin en el Ejército podría tener unos efectos nefastos.

    Al igual que cualquier otro medicamento, los esteroides no funcionan igual para todos. O sea, incluso con la misma dosis los efectos pueden variar de persona a persona.

    Así, un soldado podría hacerse incontrolablemente agresivo, mientras que otro no cambaría desde este punto de vista.

    Lo que es más, la testosterona es también capaz de evocar un efecto contrario: muchos deportistas que usan este esteroide experimentan la letargia y es considerado como algo normal.

    Una pesadilla logística

    A diferencia de muchos otros medicamentos, la testosterona inyectable suele venir con diferentes ésteres, que le permiten permanecer en el cuerpo durante un determinado tiempo sin activarse. De tal modo, las inyecciones pueden hacerse una vez por semana, cada dos semanas o incluso una vez al mes.

    No obstante, al interactuar con una enzima llamada aromatasa, la testosterona en nuestro cuerpo se transforma en el estrógeno. Obviamente, cuando hay exceso de testosterona, también lo habrá de la hormona femenina.

    También: "¿Podría un supersoldado volver a la vida civil?"

    Ello puede acarrear múltiples efectos secundarios relacionados con los altos niveles de estrógeno. Normalmente, los fisiculturistas toman medicamentos especiales que bloquean esta enzima y así previenen la aparición de estos efectos indeseados.

    Pero en este caso suelen ser pastillas que se deben tomar unas dos o tres veces a la semana. De ahí surge la necesidad de abastecer a los 'soldados anabólicos' con estos medicamentos, lo cuál podría ser un problema durante un conflicto armado, especialmente lejos de EEUU.

    Además, durante la administración de los esteroides anabólicos es necesario hacer análisis de sangre regulares y chequeos médicos para modificar las dosis e introducir medicamentos adicionales en caso de que sea necesario.

    Soldados 'con senos' y otras pesadillas para los médicos

    Incluso cuando se toman todas las medidas de precaución, pueden aparecer efectos secundarios, ya que todas las personas son diferentes y tienen sus propias predisposiciones.

    Relacionado: Estados Unidos intenta convertir a sus soldados en 'superhombres'

    Uno de los efectos secundarios que más problemas podría crear para los médicos militares en el campo de batalla, es el acné que puede aparecer como consecuencia del uso de esteroides anabólicos, incluida la testosterona.

    A diferencia de los granitos que aparecen en la pubertad, el acné causado por esteroides es muy grave y puede llegar a cubrir todo el torso. Ello sería una invitación directa para las infecciones en un campo de batalla, puesto que los soldados no trabajan en un quirófano limpio.

    También está la cuestión de los efectos secundarios causados por un nivel elevado de estrógeno: ginecomastia (crecimiento de senos), sentimiento de fatiga, cambios repentinos de humor, retención de líquido y elevada presión arterial.

    Todos estos factores pueden influir negativamente sobre el rendimiento y la salud de los soldados, y lo que es peor, es que pueden hacerlo de una manera imprevisible porque los efectos secundarios son difíciles de predecir.

    ¿Cuánta testosterona es mucha testosterona?      

    En el primer estudio, llevado a cabo en 2016, se hablaba sobre el uso de la cantidad de testosterona que fuera suficiente para mantener los niveles normales de esta hormona en los soldados sometidos a importantes esfuerzos físicos.

    El objetivo era parecido: prevenir la pérdida de la masa muscular en condiciones extremas, así como mantener el rendimiento físico y mental.

    Además: Médicos estadounidenses: Kim Jong-un sufre un 'subidón de esteroides'

    No obstante, pocos se dan cuenta de que no se pueden tomar ni siquiera dosis pequeñas de testosterona sin que haya consecuencias. En términos simples, cuando se administra la testosterona externa, el cuerpo humano deja de fabricarla por su propia cuenta, sea cual sea la dosis.  

    Tampoco se puede administrar la testosterona de una manera indefinida, incluso en dosis terapéuticas. Precisamente por ello los deportistas suelen tomar los esteroides en ciclos de varias semanas que son seguidos de varias semanas de recuperación.

    Durante estas semanas de recuperación el cuerpo vuelve a fabricar la testosterona de una manera natural, con la ayuda de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) en las etapas iniciales. Es una de las etapas más difíciles del uso de esteroides, puesto que muchos se sienten muy mal mientras se recuperan.  

    En caso de que los esteroides se administren de una manera excesivamente prolongada sin el debido descanso y recuperación, la capacidad natural de generar testosterona puede perderse para siempre.

    Viabilidad práctica nula

    Ambos estudios se interesan por el mantenimiento de la masa muscular cuando a los soldados se les limita la alimentación. Pero esta moneda tiene dos lados.

    Por una parte, los esteroides de verdad son tremendamente efectivos para prevenir el catabolismo (contrario al anabolismo, o pérdida de masa muscular).

    Prueba de ello es el hecho de que incluso a día de hoy los esteroides son administrados a algunos pacientes para prevenir la caquexia: un estado de desnutrición extrema y atrofia muscular normalmente causada por tales enfermedades como el SIDA. 

    Al mismo tiempo, todos los fisiculturistas conocen el increíble apetito que los esteroides pueden causar, puesto que llevan la síntesis de proteínas hasta el máximo. De tal modo, aunque los soldados podrían mantener su masa muscular incluso comiendo menos que los demás, les esperaría una auténtica tortura mental.

    Te puede interesar: Niños soldado: "Con droga y alcohol los vuelven auténticas máquinas de matar"

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    testosterona, esteroides, supersoldados, experimento, EEUU