Widgets Magazine
En directo
    Lanzamiento de prueba del misil Minuteman III

    "La carrera armamentista nunca se ha detenido". ¿Necesita Italia misiles estadounidenses?

    CC0 / United States Air Force
    Defensa
    URL corto
    141

    El presidente Trump anunció el inminente retiro de EEUU del Tratado INF, lo que causó una preocupación justificada en Europa, particularmente en Italia, donde han estado desplegadas durante muchos años bases de la OTAN con misiles de alcance medio y corto dirigidos hacia Rusia.

    En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, se llevó a cabo un despliegue masivo de poder militar de EEUU en Italia que incluía soldados y bases militares estadounidenses en el territorio del país, como la base Camp Ederle en Vicenza.

    En la década de los 60, el sur de Italia se convirtió en el lugar de despliegue de misiles balísticos que pusieron su territorio en riesgo de un ataque nuclear de represalia por parte de la URSS.

    "La idea de Estados Unidos de instalar misiles balísticos de mediano alcance, como el Chrysler PGM-19 Jupiter, en Apulia surgió en 1957-1959, porque los aviones estadounidenses en ese momento no disponían de misiles balísticos intercontinentales capaces de volar desde su continente a la URSS", explicó el experto militar, politólogo de la Universidad estatal de Milano Mirko Molteni, consultado por Sputnik.

    Según el analista, en ese momento, "Italia siguió la política de Estados Unidos". El acuerdo sobre la ubicación de 30 misiles Jupiter en Italia se firmó en 1959.

    "Los misiles se instalaron en las plataformas de lanzamiento al aire libre, sin ninguna protección. Incluso hubo accidentes debido a tormentas eléctricas con relámpagos que daban en los misiles activando parcialmente las ojivas nucleares. El 21 de junio de 1963, este regimiento aéreo se disolvió y las bases dejaron de existir".

    En la actualidad, el presidente estadounidense, Donald Trump, declara que EEUU abandonará el Tratado INF.

    "Por el momento, parece que se está repitiendo la situación de 2002, cuando Washington se retiró del tratado de defensa antimisiles que limitaba la defensa antimisiles de Estados Unidos".

    El objetivo de esa salida era la libertad en el área de defensa de misiles, señaló Mirko Molteni.

    Según el experto, hoy está pasando algo similar. "EEUU planea obtener gradualmente una ventaja, combinando la expansión ya iniciada de la defensa antimisiles con la capacidad de mantener bajo control las bases y tropas rusas, especialmente dada la crisis en Ucrania y los temores bálticos y polacos".

    "El desarrollo y la creación de armas modernas requiere mucho tiempo, pero es muy posible que ya existan nuevos sistemas no a nivel de prototipos, sino al de dibujos. Resulta que la carrera de armamentos nunca se ha detenido", subrayó.

    No obstante, Si EEUU despliega misiles de alcance medio en Polonia o en las repúblicas bálticas, Rusia puede "percibir este paso como declaración de guerra, dado que la Federación de Rusia se expondría a un mayor riesgo de ataque repentino".

    Algunos expertos, como Dmitri Súslov del Club Valdai, creen que una base con misiles estadounidenses en Polonia sería rápidamente destruida por los rusos como medida preventiva. Sin embargo, esto llevaría a la activación del quinto artículo de la OTAN y posteriormente a una guerra más prolongada, observó Mirko Molteni.

    "No creo que Estados Unidos lo quiera, por lo que es más probable que los misiles se desplieguen en países como Alemania e Italia, o quizás Dinamarca o Noruega. Esta decisión sería más aceptable para Rusia, que, sin embargo, tampoco perderá tiempo y comenzará un despliegue similar de sus misiles", advirtió el experto.

    Tema relacionado: Mogherini destaca la importancia del Tratado INF para la seguridad global

    Según Molteni, las relaciones en el campo de la cooperación militar entre Italia y Estados Unidos se rigen por varios tratados, en gran parte secretos, que comienzan con el BIA (Acuerdo de Infraestructura Bilateral), firmado el 20 de octubre de 1954 y otros, como el Acuerdo Shell del 2 de febrero de 1995 o el Stone Ax (Hacha de piedra, en inglés) del 11 de septiembre de 2001.

    "En teoría, el Gobierno y el Parlamento italianos deberían poder oponerse, si lo desean, al despliegue de nuevos misiles nucleares estadounidenses en el territorio del país, pero esto también depende de lo que se estipula en las disposiciones secretas de estos tratados".

    Al mismo tiempo, también es cierto que las bases italianas de misiles balísticos de alcance intermedio dirigidos hacia Rusia se convertirán automáticamente en un posible objetivo para un ataque nuclear ruso en caso de conflicto, reconoció el interlocutor de la agencia.

    Las banderas de los países de la UE y bandera de la UE en Bruselas
    © Sputnik / Alexei Vitvitski
    El analista observó que incluso una confrontación hipotética con Rusia perdió su base ideológica desde hace 27 años. Por lo tanto, el despliegue de estos misiles debería convertirse en un tema de seria discusión política sobre la posibilidad de romper o al menos reconsiderar los acuerdos estratégicos con EEUU sobre armas nucleares y su colocación en las bases en el territorio italiano.

    Las armas nucleares, en mi opinión, son únicas porque su objetivo es convencer al oponente de que no lo use.

    "Sin embargo, es importante no hacerse ilusiones y ser conscientes de lo que sucederá si comenzamos a utilizar las armas nucleares como 'normales'. Hay quienes creen que es posible usar armas nucleares de una manera limitada. Pero esta suposición no tiene en cuenta la situación en la que los jefes de Estado y generales tendrán que encontrar un equilibrio entre sus emociones y prudencia", concluyó el politólogo italiano.

    En octubre pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que su país abandonaría el pacto con el argumento de que Moscú supuestamente incumplía el acuerdo. 

    Este mes de enero, el Departamento de Estado confirmó que EEUU suspendería sus compromisos con el Tratado INF el 2 de febrero si Rusia no cierra su programa de misiles 9M729 (conocido por la OTAN como SSC-8) o modifica el sistema para que su alcance no viole, según Washington y la Alianza Atlántica, las condiciones del Tratado INF.

    Además: ¿Por qué no acudieron representantes de EEUU a la presentación del misil 9M729?

    Moscú insiste en que son acusaciones infundadas y que el misil 9M729 no rebasa el alcance permitido por el Tratado.

    Al mismo tiempo, Rusia denunció que Estados Unidos viola el Tratado INF al desplegar lanzaderas en Rumanía y Polonia para sus misiles Tomahawk, que tienen un alcance de más de 1.000 kilómetros.

    Moscú desveló también que Washington desarrolla drones de combate y financia investigaciones para la producción de misiles de crucero de emplazamiento terrestre.

    Etiquetas:
    carrera armamentista, despliegue, misiles, retirada, salida, Tratado INF, Rusia, Italia, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik