Widgets Magazine
En directo
    Tanques T-14 Armata

    Los tanques de la OTAN, ¿obsoletos ante el Armata ruso?

    © Sputnik / Grigory Sysoev
    Defensa
    URL corto
    2220

    La presentación del tanque ruso T-14 Armata en 2015 expuso la obsolescencia creciente de los tanques de batalla principales —MBT, por sus siglas en inglés— de la OTAN: el británico Challenger 2 y el estadounidense M1A2 Abrams, apuntó el medio militar The National Interest.

    Para examinar de manera efectiva cómo ambos MBT de la OTAN están cerca de la obsolescencia, se deben analizar tres áreas clave: la capacidad de supervivencia, la potencia de fuego y la movilidad, señaló Will Flannigan, autor del texto

    Para Flannigan, la diferencia más "radical" del T-14 con los tanques de la OTAN, es su capacidad de supervivencia. Aunque el Challenger 2 y el M1A2 pueden equiparse con recursos adicionales, como blindaje reactivo y bloques de protección, esto tiene "el efecto perjudicial de agregar un peso sustancial a vehículos ya pesados", sin ofrecer ninguna garantía de que el tanque no se dañe ni se destruya. El Armata, por su parte, posee varios medios de supervivencia además de la armadura tradicional, como la "revolucionaria" medida defensiva conocida como Sistema de Protección Activa (APS).

    Te puede interesar: Armata, la 'joya de la corona' reservada para unos pocos en el Ejército ruso

    "La integración de un APS en el T-14 demuestra cuán lejos están los diseñadores de tanques occidentales en reconocer sistemas de supervivencia blindados nuevos, más livianos y más efectivos", apuntó.

    En las versiones estándares del Challenger 2 y M1A2, los sistemas de protección activa no se utilizan, lo que indica que los tanques de la OTAN son inferiores a los modernos vehículos, destacó el autor.

    En lo que toca la potencia de fuego, los T-14 cuentan con cañones de ánima lisa 2A82-1M de 125 mm y, a diferencia de los tanques occidentales, los cañones rusos y soviéticos tienen la capacidad de disparar misiles guiados antitanques. La eficacia de combate del Challenger 2 y del M1A2, a pesar de los éxitos en Irak, son motivo de preocupación, particularmente después de la creación del T-14, consideró el autor.

    Además, el Armata tiene un peso relativamente pequeño, combinado con una suspensión mejorada y un eficiente motor diésel que dan al vehículo autonomía y movilidad estratégica. Todos los tanques de batalla principales de la OTAN, incluidos el M1A2 y el Challenger 2, pesan más de 50 toneladas en la versión base, lo que puede dificultar su despliegue. El uso de conjuntos adicionales de armaduras reduce aún más su movilidad, apuntó Flannigan. 

    El autor consideró que sin una comprensión y un compromiso adecuados con las futuras fuerzas blindadas, el Reino Unido, Estados Unidos y la OTAN en general "estarán en una grave desventaja contra la modernizada fuerza terrestre rusa encabezada por el T-14".

    No te lo pierdas: "Llegado del espacio": cómo el Armata eleva la vara a sus adversarios

    "El T-14 ha claramente obligado al Gobierno británico y al estadounidense a tomar medidas para intentar ponerse al nivel de la nueva tecnología, pero sin una planificación futura, el Challenger 2 y el M1A2 solo pueden llegar hasta un determinado punto antes de que se vuelvan obsoletos sin un reemplazo fiable que todavía no ha sido anunciado", concluyó Flannigan.

    Etiquetas:
    tanques, M1A2 Abrams, Challenger 2, Armata, OTAN, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik