Widgets Magazine
06:05 GMT +317 Septiembre 2019
En directo
    Binoculares, imagen referencial

    Centenario del contraespionaje ruso: "Imaginen lo peligroso que es estar en una pandilla del enemigo"

    CC0 / Pixabay
    Defensa
    URL corto
    0 231
    Síguenos en

    Este 19 de diciembre, Rusia celebra el 100 aniversario de la contrainteligencia militar. Se suele pensar que el espionaje es un trabajo muy peligroso, y realmente lo es, pero la contrainteligencia es aún más peligrosa, opina el historiador ruso Andréi Vediáyev.

    Las tareas principales que enfrenta el Departamento de Contrainteligencia Militar del Servicio Federal de Seguridad de Rusia hoy en día se enfocan principalmente en contrarrestar a los servicios de inteligencia extranjeros que intentan obtener información sobre las Fuerzas Armadas rusas.

    Además, los oficiales de contrainteligencia militar trabajan para obtener información sobre las amenazas de seguridad, detener las actividades terroristas y de sabotaje dirigidas contra las tropas.

    El Departamento de Contrainteligencia militar está a cargo de proteger los secretos de Estado, llevar a cabo la lucha contra el crimen organizado, la corrupción, las armas ilícitas y el tráfico de drogas entre las tropas.

    Además: Juego de espías: ¿qué países están más pendientes de Rusia?

    Por supuesto, el día del centenario del contraespionaje militar, Rusia recuerda los momentos que marcaron la historia del servicio secreto. Vediáyev, especializado en la contrainteligencia militar, indicó en una entrevista con Sputnik que uno de los actores más destacados del contraespionaje es la organización soviética Smersh. Esta operó principalmente durante la Segunda Guerra Mundial, más precisamente entre los años 1943 y 1946. "Tienen unos logros tremendos", subrayó el experto.

    Afganistán
    © Sputnik / Alexander Graschenkov
    De acuerdo con Vediáyev, su creación se debió al hecho de que en el año 1943, en Alemania había al menos tres millones de militares profesionales en cautiverio, y el número total de prisioneros soviéticos era de 12 millones.

    A finales de 1942, Andréi Vlásov, general soviético del Ejército Rojo que, luego de ser capturado, desertó para colaborar con la Alemania nazi. Había firmado la declaración de Smolensk que llamaba a los soldados del Ejército Rojo a luchar contra el poder soviético y su líder, Iósif Stalin.

    "Entonces, Stalin tomó la decisión muy oportuna de separar varios departamentos del NKVD Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos— para subordinarlos directamente a sí mismo, de modo que esta fuerza pudiera bloquear completamente la amenaza", explicó el especialista y añadió que la idea del líder soviético se basó en la experiencia histórica de Iván el Terrible quien creó la Opríchnina, su propia guardia personal.

    El historiador recuerda que en Alemania incluso se creó una estructura especial que reclutaba masivamente a los prisioneros militares soviéticos y los enviaba a la retaguardia profunda para crear centros separatistas.

    Asunto relacionado: Escándalos internacionales de espionaje durante 2017-2018

    "Esto podría haber tenido éxito, pero Smersh lo bloqueó todo al descubrir a unos 40.000 agentes solo durante los años de guerra. Esta es una cifra colosal, ningún servicio especial del mundo puede compararse con esto. Así fracasó el plan de los alemanes", destacó Vediáyev.

    Una parte importante del trabajo de la contrainteligencia militar es la protección de los secretos militares, es decir, planes de operaciones militares. Según el experto, en las tropas suele haber fugas de información y aparecen tránsfugas. La contrainteligencia mantiene bajo control a todos aquellos que tienen acceso al trabajo con los documentos secretos.

    Así, Smersh garantizó el cumplimiento de la operación de Kursk en el verano de 1943, cuando la táctica ofensiva Blitzkrieg alemana fue derrotada antes de que pudiera romper las defensas enemigas y además fue un triunfo soviético en estrategia avanzada.

    Más información: Defensa de Rusia saca a la luz documentos secretos sobre la Batalla de Kursk

    En la posterior historia soviética, desempeñaron un papel importante las actividades del departamento de prisioneros de guerra.

    "Por ejemplo, en Afganistán hubo un canje de prisioneros de guerra. Pero los agentes de contrainteligencia sabían que entre ellos había un cierto porcentaje de agentes enemigos reclutados. Pero lógicamente, no se dan a conocer los medios que se utilizan para identificarlos. Es una información secreta".

    Vediáyev señaló que actualmente el servicio sigue operando, en particular, contra las organizaciones terroristas que están tratando de penetrar en el país, y los revelan constantemente.

    "La gente suele pensar que la inteligencia es un trabajo muy peligroso, y realmente lo es, pero la contrainteligencia es aún más peligrosa, porque uno de los principales métodos para revelar a los agentes es la penetración en las organizaciones del enemigo", subrayó el historiador.

    Tema relacionado: El contraespionaje alemán obtiene nuevos datos sobre extremistas en el Ejército

    Vediáyev explicó que el terrorismo está representado por grupos organizados, y para descubrirlos, se introducen agentes allí.

    "Imaginen lo peligroso que es estar en una pandilla del enemigo y transmitir la información. El agente puede ser revelado en cualquier momento", subrayó el experto y añadió que debido a su carácter especialmente secreto, la actividad del Departamento de Contrainteligencia Militar no suele hacerse pública.

    Etiquetas:
    espionaje, contrainteligencia, Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB), URSS, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik