15:12 GMT +317 Diciembre 2018
En directo
    El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, durante la conmemoración del 70 aniversario de la abolición del Ejército.

    70 años sin Ejército en Costa Rica: éstos son los impactos de su abolición

    © AFP 2018 / Ezequiel Becerra
    Defensa
    URL corto
    160

    A pesar de que Costa Rica no tiene Ejército desde 1948, el país caribeño no ha escapado a la ola de militarización que se ha expandido por Latinoamérica y el Caribe. Sputnik conversó con el filósofo exministro de Cultura del país, Arnoldo Mora, para contarte cuál ha sido el impacto de la abolición.

    En la década de 1940, Costa Rica vivió varios episodios de violencia política que derivaron en la guerra civil de 1948. Tras el fin del conflicto, el presidente José María Figueres Ferrer, "Don Pepe", suprimió las Fuerzas Armadas; la medida fue consagrada un año después, en la Constitución.

    "Don Pepe fue el que abolió el Ejército. En realidad sólo el Ejército de él existía, pero estaba compuesto sobretodo por fuerzas extranjeras que [..] tenían como finalidad botar las dictaduras de la región. Figueres hizo profundas reformas sociales que afectaron el gran capital y por eso las fuerzas militares internas podían dar un golpe de Estado, cosa que intentaron hacer, pero él, muy inteligentemente, con mucha provisión, ya había abolido el Ejército", contó el exministro.

    Los dineros que se ahorraron, se destinaron principalmente a las áreas de "salud, educación, obras sociales, como la construcción de viviendas y la creación del Instituto Costarricense de Electricidad, que es la empresa más grande de Centroamérica", indicó Moras sobre los resultados de la abolición.

    Servicio militar en América Latina ¿resurgimiento o desaparición?

    El Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica (UCR) recientemente publicó el estudio "Adiós a las armas: los efectos en el desarrollo de largo plazo de la abolición del Ejército de Costa Rica", de los investigadores Alejandro Abarca y Suráyabi Ramírez, el estudio es el primero en estimar los efectos económicos que tuvo la derogación sobre el desarrollo del país centroamericano. Sus resultados coinciden con lo planteado por el exministro.

    Una de las principales conclusiones se da respecto al Producto Interno Bruto (PIB) del país, el cual sería mucho más bajo de no haberse aprobado la eliminación de las tropas. Según los investigadores, entre 1920 y 1949 el PIB crecía a una tasa anual promedio de 1,31%, luego de la abolición y hasta el 2010, el promedio de crecimiento aumentó a 2,44%, dejando a Costa Rica en el segundo lugar en Latinoamérica.

    El país caribeño es uno de los pocos del continente americano que ha logrado estabilidad política desde ese entonces; en 1955 fue la única vez que hubo un golpe de Estado, pero se acabó resolviendo por la vía diplomática. Carlos Alvarado, el presidente en funciones de Costa Rica, ha dicho que su país se caracteriza por la apuesta a una "cultura de paz".

    La mayoría de los países de Centroamérica que poseen Fuerzas Armadas (Costa Rica y Panamá no las tienen), contemplan la posibilidad de que se puedan utilizar para "garantizar el orden interno", en particular para combatir el terrorismo y el narcotráfico y crimen organizado" pero también para la protección del medio ambiente o la "seguridad en el campo".

    Fuerzas Armadas de Latinoamérica: “no están preparadas” para resistir atentados con drones

    No obstante, la creciente utilización de los Ejércitos en temas de seguridad interior se expande por Hispanoamérica, pese a los notables fracasos y a la larga historia de violaciones de los derechos humanos. Primero fue Colombia, le siguió México, Brasil y Argentina.

    Según Mora, Costa Rica va por ese camino: las autoridades han encontrado en la militarización de las fuerzas de seguridad la solución a un "problema fundamental" que está padeciendo el país: "El poder de las mafias del narcotráfico, de los carteles de Colombia, y sobre todo los más agresivos que son los de México, tienen un enorme influencia, incluso en los sectores de la Policía". "La respuesta ha sido convertir la Policía civil en Policía militar", aseguró.

    Más: aumenta la violencia y la militarización ciudadana en América Latina

    El aniversario se da en medio de un panorama de incertidumbre en las finanzas públicas y dificultades para sostener la inversión social en el país. El lunes 3 el Congreso aprobó una reforma fiscal con la que el Gobierno espera, en el mediano plazo, revertir el agravamiento de la deuda pública.

    "Son medidas macroeconómicas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI)", advirtió Mora. "Tanto es así que el presidente del Banco Central (BC) costarricense [Rodrigo Cubero, que renunció a un cargo en el FMI para asumir] es prácticamente un procónsul" del FMI en el país.

    El cambio en el sistema tributario, que se anunció a principios de septiembre, generó una ola de huelgas en todo el país, según Mora, han sido las más grandes y largas de la historia costarricense. "Lo he llamado ‘el despertar de la Costa Rica profunda'", contó Mora, quien aseguró que es "lo más valioso de este proceso político social" y que espera que las manifestaciones sólo hayan sido "una primera etapa para un proceso mucho más amplio" de transformación social.

    El exministro considera que "corresponde organizar un gran frente patriótico para resistir a estas reformas, puesto que el 80% de la población se mostró en contra de este paquete de impuestos", agregó.

    "La respuesta debe ser del movimiento popular organizado para defender las grandes conquistas del pasado y evitar la destrucción del mayor logro del pueblo costarricense: la creación del Estado social de derecho", resumió.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    abolición, ejército, economía, Carlos Alvarado, Costa Rica