04:11 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    Submarino nuclear de la clase Columbia, imagen referencial

    Por qué EEUU no consigue finalizar su proyecto de submarinos nucleares Columbia

    © Foto: Public Domain / USS Columbia
    Defensa
    URL corto
    3323

    En el transcurso de la próxima década, la Armada de EEUU prevé reemplazar los submarinos de la clase Ohio por los novedosos Columbia.

    No obstante, algunos problemas técnicos y del sistema de contratación pública ponen en duda la posibilidad de que el proyecto se lleve a cabo, afirma Nikolái Protopópov en su columna para Sputnik.

    Submarinos de oro

    Cada uno de los nuevos sumergibles tendrá 170 metros de largo y un desplazamiento de más de 20.000 toneladas. Su principal armamento constará de 16 misiles balísticos Trident II, cada uno de los cuales podrá portar hasta 14 ojivas nucleares a una distancia de más de 11.000 kilómetros.

    Tema relacionado: Por qué el hinchado presupuesto de EEUU no garantiza su dominio militar

    Una de las innovaciones que serán implementadas en el Columbia es el reactor nuclear. Dicho reactor no necesitará repostaje en toda su duración de servicio, que rondará los 42 años.

    Otra solución técnica es el uso de un motor principal eléctrico que, además de las nuevas alas en forma de X en la popa del submarino, reducen considerablemente el ruido emitido, convirtiendo al sumergible en uno de los más sigilosos del mundo.

    Estos nuevos submarinos tendrán que reemplazar a los ya obsoletos Ohio, que llevan en servicio de la Armada estadounidense desde hace más de 30 años. De acuerdo con Protopópov, se prevé que los Columbia estén en activo hasta 2085.

    De acuerdo con el informe del Pentágono, se estima que el coste del programa ascenderá a los 120.000 millones de dólares. Cada unidad de los 12 nuevos submarinos le costará a EEUU aproximadamente 6.000 millones de dólares, señala Protopópov.

    A esto hay que añadir, lógicamente, que el coste del programa incluye los gastos de investigación y desarrollo, al margen de la propia fabricación de los submarinos.

    Los problemas acechan a la Armada de EEUU

    A pesar del elevado precio del proyecto, ya en la primera fase de la construcción aparecieron defectos en la soldadura de los sistemas de lanzamiento de misiles que, según los expertos del medio estadounidense Defense News, podrían frenar el programa entero de desarrollo.

    También: Tapar brechas con dinero: nuevos buques de la OTAN no están listos para el combate

    Protopópov subraya que este defecto también afectará a la construcción de los submarinos de la clase Virginia, puesto que usarán los mismos sistemas de lanzamiento que los Columbia. En la actualidad, la fabricación está en fase de espera mientras se lleva a cabo una investigación.

    Esta no es la primera vez que los proyectos más importantes de la Armada estadounidense se enfrentan a graves problemas desde el principio. Así, el novedoso destructor 'stealth' Zumwalt sufrió graves problemas técnicos durante sus pruebas.

    Algo similar ocurrió con otro proyecto extremadamente caro del portaviones insignia de EEUU, el USS Gerald Ford. Se planeaba que el buque entrara en servicio de la Armada en 2019, pero debido a constantes fallos técnicos, su estreno se pospuso hasta 2022.   

    La raíz de los problemas en la industria armamentística de EEUU

    Según explicó a Sputnik el analista militar Alexéi Leonkov, los problemas con la calidad del armamento estadounidense surgieron de la fusión del Pentágono y el complejo militar industrial entre 1991 y principios del 2000.

    "Se formó un determinado elemento disruptivo: los precios de los contratos son muy elevados. La industria simplemente empezó a ganar dinero con la ayuda del organismo militar sin prestar atención a la calidad", dijo.

    Así, muchas de las fábricas involucradas en la producción del armamento estadounidense están fuera del país norteamericano, se ahorran en los componentes y se subcontrata el trabajo, reveló Leonkov.

    Los frecuentes problemas y defectos también hablan de la mala formación del personal de fabricación, y probablemente de su baja motivación, agrega el experto.

    "Al igual que en muchos otros países, los jóvenes no quieren dedicar su vida al trabajo en fábricas y empresas industriales. De momento, en Rusia existen dinastías obreras con sus tradiciones", añadió.

    Otro aspecto que afecta a la calidad del armamento es la ausencia en EEUU de lo que se conoce en Rusia como "aceptación militar", en el transcurso de la cual el Ejército lleva a cabo unas rigurosas pruebas antes de comprarlos.

    Un ejemplo de esto es la "aceptación" de los carros de combate, que en Rusia son sometidos a condiciones extremas y se los dispara antes de determinar que son aptos. Mientras tanto, señala Leónkov, "los estadounidenses nunca dispararon contra sus Abrams: aceptan la palabra de que son impenetrables".

    Más: El nuevo tanque ruso Armata se probará durante la aurora boreal

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    submarinos, misiles balísticos, submarinos nucleares, armas nucleares, Zumwalt (destructores), Columbia (clase de submarinos), Ohio (clase de submarinos), F-35, Departamento de Defensa de EEUU, EEUU, Rusia