02:51 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Buque ruso Ivan Gren

    Evolución gradual: Rusia lanza un nuevo proyecto de buque de desembarco

    © Sputnik / Igor Zarembo
    Defensa
    URL corto
    3231

    La Armada de Rusia anunció la creación de una nueva clase de buques de desembarco. El primer navío será puesto en quilla en 2021 y será parecido en ciertos aspectos al de la serie 11711 Ivan Gren, recién incorporado a la Flota rusa del Norte, si bien gozará de armamento más moderno y una navegabilidad más precisa.

    "Seguimos con el programa de construcción naval aprobado por el presidente [Vladímir Putin]. La Armada construirá nuevos buques de desembarco. Este año empezamos el diseño y dentro de dos años esperamos poner en quilla el buque insignia del nuevo proyecto", afirmó en una rueda de prensa el vicejefe de la Armada rusa y responsable del rearme, Víktor Bursuk.

    Bursuk destacó que el nuevo navío tendrá el mismo tamaño que el recién incorporado buque de desembarco ruso Ivan Gren, actualmente la mayor embarcación construida en el país tras la disolución de la URSS.

    Cómo será el nuevo buque

    De lo poco que se sabe hoy del proyecto, los analistas rusos destacan que el prototipo ofrecido es "un compromiso entre los buques de desembarco y los portahelicópteros", según Víktor Murajovski, miembro del consejo de expertos del sector industrial-militar.

    "Todavía no se trata de 'un Mistral ruso' (…). Es más fácil y más barato de construir y, lo que es también importante para los altos cargos de la Defensa, no necesitará ningún equipo extranjero", opinó.

    Murajovski sugirió que el nuevo proyecto se acercaría a la clase de buques de desembarco universales, capaces de utilizar tanto helicópteros como lanchas para trasladar tropas y blindados.

    Las misiones posibles para nuevas embarcaciones incluirían el patrullaje de las Islas Kuriles en el Lejano Oriente ruso, así como la presencia en el Mediterráneo, tanto en calidad de buques de combate como navíos de transporte, un papel crucial realizado actualmente por el llamado 'exprés sirio', que hace posible la actuación del contingente ruso en la República Árabe Siria.

    Experiencia acumulada

    El nuevo proyecto incorporará la experiencia obtenida durante la construcción del buque de desembarco Ivan Gren, recién entrado en servicio de la Flota del Norte de la Armada rusa.

    Un navío con un destino turbio, el Ivan Gren vivió un sinfín de contratiempos y pasó más de una década en la fase de diseño y construcción. Puesto en quilla en 2004, el buque insignia de la serie 11711 finalizó sus pruebas estatales el 2 de junio de 2018.

    La experiencia fue debidamente tomada en cuenta, así que el segundo buque de este tipo, el Piotr Morgunov, pasó por el mismo camino en tan solo tres años: la construcción empezó en 2015 y se prevé incorporarlo en la Armada también en 2018.

    Pero lo más importante es que con el Ivan Gren, la industria naval rusa "retomó la capacidad autónoma de construir buques de desembarco", valoró el presidente de la corporación rusa de construcciones navales (OSK), Alexéi Rajmánov, durante la ceremonia de entrega del navío a la Armada.

    El gerente prometió que las plantas de la empresa seguirán fabricando nuevos y más avanzados buques de desembarco, refiriéndose también al proyecto anunciado por la Armada.

    ¿Un 'Wasp' ruso a la vista?

    Tanto la clase Ivan Gren como el futuro buque son etapas de evolución de la industria naval rusa, privada de sus lazos económicos históricos, en este caso con Ucrania, donde se construyeron todas las joyas de la Armada de la URSS, valoró el copresidente de la Unión de los veteranos de la flota, Víktor Blitov, en declaraciones a Sputnik.

    "Los navíos de este tipo son superiores a los buques de desembarco tradicionales porque permiten enviar helicópteros con las tropas. También tienen un dique interno para los aerodeslizadores, lo que supone un importante paso al frente", comentó.

    Según el veterano, los siguientes proyectos de la industria naval rusa podrían evolucionar hacia el modelo de los buques de asalto anfibio estadounidenses tipo Wasp, que tienen muchas similitudes con los portaviones.

    Esta dirección, por un lado, suministraría a Rusia la capacidad de adquirir gradualmente las competencias necesarias para los buques más grandes, como los portaviones, y también aprovecharía al máximo la industria rusa de helicópteros, que no tiene nada que envidiar a los demás países.

    Ya están planeando los futuros desarrollos: Rusia prepara su industria para construir portaviones

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rusia, con ganas de resucitar el 'legado vertical' de la URSS
    Perú ensaya su primer buque de desembarco portahelicópteros (vídeo)
    Un portaviones realmente furtivo: cómo planeó Japón integrar los F-35B desde el inicio
    Etiquetas:
    portahelicópteros, Ivan Gren, Rusia