17:53 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Sistema de misiles S-400

    ¿Por qué EEUU tiembla ante el aumento de la demanda del sistema ruso S-400?

    © Foto: Ministerio de Defensa de la Federación Rusa
    Defensa
    URL corto
    Zvezda
    14670

    Washington está preocupado por el aumento del interés de varios estados del mundo en los sistemas rusos S-400. Vladímir Karnózov, columnista de la página web del canal Zvezda, explica por qué y cómo se opone EEUU a la demanda de armas rusas.

    Varios países del mundo se dirigieron a Moscú con solicitudes de comprar sus armas más avanzadas y eficientes para proteger su espacio aéreo: los sistemas de defensa antiaérea S-400 Triumf. Turquía firmó un contrato, Arabia Saudí acordó los términos principales de la compra y analiza el programa de licencias, mientras que Catar e Irak discuten los detalles de posibles acuerdos.

    Mientras tanto, según un contrato de 2015, comenzaron los suministros de estos sistemas a China. Pronto se espera que Rusia llegue a un acuerdo con la India.

    Vídeo: Las increíbles capacidades del S-400, compiladas en un vídeo de 60 segundos

    ¡Y el Pentágono está en contra!

    La promoción de los sistemas rusos de alta tecnología en el mercado mundial se enfrenta a una potente oposición de Washington, descontento con el aumento de la demanda de los artículos del complejo industrial de defensa de Rusia, observa Karnózov.

    El autor recuerda las declaraciones del jefe del Comando Central de EEUU, el general Joseph Votel, que señaló que Estados Unidos sigue perdiendo influencia en el mundo en un ambiente donde "algunos socios estadounidenses están buscando fuentes alternativas de equipos militares y se dirigen a los competidores tecnológicamente avanzados como Rusia y China".

    El militar estadounidense explicó el deseo de los "socios" de obtener armas de "fuentes alternativas" por "asuntos de política, así como mejores condiciones de costo y plazos de suministros".

    "Es decir, el general reconoció abiertamente la falta de competitividad de los productos estadounidenses en comparación con mejores modelos extranjeros. Y si no puede ganar en una competencia justa, pone en práctica la amenaza de sanciones económicas", analiza Karnózov.

    En este contexto, el columnista observa que Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado (cancillería) estadounidense, informó a varios países sobre la importancia de la llamada ley CAATSA (Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones).

    Esa ley, promulgada por el presidente estadounidense Donald Trump en agosto de 2017, permite ampliar las restricciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte, así como contra los países que colaboran con ellos a través de la cooperación técnico-militar.

    Vea también: EEUU advierte a Turquía de los 'riesgos' de la compra de los S-400 rusos

    Triunfo de defensa

    Según el general Joseph Votel, la entrega de los S-400 a otros países destruye los principios básicos de los bloques político-militares y hace a los "socios estratégicos" y clientes de EEUU cambiar de enfoque.

    El S-400 Triumf es un sistema puramente defensivo, recuerda Karnózov. Su alcance y potencia hace posible evitar el bombardeo de áreas pobladas e instalaciones militares. Y la capacidad de interceptar objetivos balísticos permite proteger los centros económicos y administrativos más importantes de los ataques de misiles tácticos enemigos.

    ¿Cómo es posible que un arma puramente defensiva "impida" que Washington realice sus ambiciones? "La respuesta está en la naturaleza agresiva de estas mismas ambiciones, cuyo objetivo es obligar a otros países a renunciar a la soberanía nacional a favor de la llamada democracia, lo que implica un seguimiento ciego de su hegemonía con el cumplimiento de todas sus instrucciones", opina el columnista.

    Tres errores de Washington

    Turquía, como miembro de la OTAN, se ha sometido a una dura crítica por la compra de los sistemas de defensa rusos. Las relaciones entre Ankara y Washington se encuentran en el peor nivel de los 63 años de la membresía de Turquía en la Alianza del Atlántico Norte, señala Karnózov.

    "Washington se negó a vendernos sistemas no tripulados, y a transferirnos tecnología alguna cuando nuestros militares lo necesitaban para llevar a cabo una guerra contra el terrorismo en su propio territorio", dice el artículo del diario turco Daily Sabah.

    Según el medio, EEUU cometió varios errores respecto a Turquía. El segundo fue la negativa a venderles el equipo de reconocimiento aéreo a los turcos.

    Lea más: El THAAD estadounidense vs. el S-400 ruso: ¿cuál es más fuerte?

    El tercer error de los estadounidenses está relacionado con los complejos de defensa aérea. El periódico recuerda que a principios del siglo, Turquía declaró "una necesidad urgente de un sistema fiable de defensa aérea para el país". En respuesta, los socios de la OTAN colocaron en Turquía sistemas de defensa aérea Patriot, pero los retiraron poco después del comienzo de la operación antiterrorista de los servicios locales de seguridad contra los partidarios armados del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, prohibido en Turquía por considerarse terrorista) en el este y el sur del país. Las solicitudes de Ankara para la compra de sistemas similares fueron rechazadas.

    "Una serie de errores cometidos por los estadounidenses obligó a Turquía a seguir comprando armas de otros países proveedores y acordar con ellos unos desarrollos conjuntos. Y cuando se tomaron todas las decisiones básicas, los estadounidenses nos pidieron que hiciéramos retroceder las agujar del reloj. Si seguimos el camino sugerido por Washington, deberíamos abandonar el desarrollo de nuestra propia línea de drones y romper los acuerdos con Rusia. Pues, Turquía no lleva negocios de esta manera", concluye el diario turco.

    Aunque EEUU promete encontrar una "mejor alternativa" para satisfacer las necesidades de defensa aérea de Turquía, no es capaz de ofrecer nada concreto que pueda competir con el S-400 en términos del precio, los plazos de entrega y la escala de la transferencia de alta tecnología.

    "En resumen, la 'mejor alternativa' en realidad se convierte en un intento de vender productos no competitivos, y la amenaza de sanciones es una herramienta indigna para resolver el problema de mantener a un 'aliado' desobediente en el establo de la OTAN. Por miedo a que Washington pierda influencia en los procesos globales, recurre cada vez más a las sanciones y amenazas de su uso, incluso contra los aliados de la Alianza".

    Mientras tanto, los productos de la industria de defensa rusa atraen a nuevos clientes y están listos para oponerse a la presión externa, si se trata de fortalecer la soberanía del país y su capacidad de defensa, concluye el autor.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Sistemas de defensa antimisiles de Rusia y EEUU, ¿cuál es más fuerte?
    EEUU despliega sus capacidades de seducción con Turquía
    "Rusia y Europa podrían tener un sistema de defensa aérea común"
    Etiquetas:
    competencia, sanciones, defensa aérea, S-400 Triumf, EEUU, Turquía, Rusia