Widgets Magazine
En directo
    La Policía de Argentina

    Entrenamiento extremo: Policía argentina en la mira ante un nuevo caso de abuso

    © AP Photo / Joaquin Salguero
    Defensa
    URL corto
    0 10

    Un entrenamiento extremo a altas temperaturas provocó que 12 aspirantes de la Escuela de Cadetes de la policía de La Rioja en Argentina fueran hospitalizados con graves cuadros de deshidratación. Siete de los afectados permanecen en "terapia intensiva" mientras la cúpula de la academia está siendo investigada por esta "grave" situación.

    Los aspirantes internados tienen entre 19 y 26 años de edad y reciben tratamiento en el hospital Enrique Vera Barros de la capital provincial. El grupo resultó extenuado con las prácticas físicas del 5 de febrero, jornada que reportó una máxima de 34 grados celsius.

    El gobernador Sergio Casas calificó de "grave" lo ocurrido y anunció su orden de remover "en forma inmediata" a todos los directivos de la Escuela de Cadetes con la presentación de una denuncia penal.

    La directiva comprende además "el arresto de la totalidad de la cúpula del Instituto de Seguridad", junto a los instructores a cargo del entrenamiento. Asimismo, se dispuso la suspensión de actividades físicas en la Escuela de cadetes de la Policía provincial y anunció que se profundizarán los controles médicos, publicó Infobae.

    ​El último parte de los médicos sobre el estado de salud de los jóvenes mantiene bajo "pronóstico reservado" a los de terapia, mientras que el resto evoluciona de manera favorable.

    La noticia ocasionó un enorme debate en las redes sociales y en los medios de comunicación sobre la pertinencia de estos entrenamientos y reavivó la polémica sobre el caso del argentino Omar Carrasco, quien fuera asesinado en 1994 mientras cumplía con el servicio militar obligatorio en la localidad de Zapala, provincia de Neuquén.

    La muerte de Carrasco impactó directamente en la sociedad argentina, hasta el punto que el expresidente Carlos Menem anunció en cadena nacional la finalización del Servicio Militar Obligatorio, una institución centenaria en esa nación.

    Según trascendió con la investigación, a Carrasco le pegaron porque era "torpe", y eso desató la ira violenta de un subteniente. El caso fue encubierto durante dos semanas por las autoridades militares que informaron a los padres de la supuesta deserción del joven.

    El cadáver de Carrasco fue hallado un mes después de la paliza en terrenos cercanos al cuartel y vestía ropa militar que no era de su talla. Por el crimen fueron condenados en 1996 cuatro responsables, a penas de hasta 15 años de prisión.

    ​Los casos de abuso y violencia en instancias militares no son exclusivos de Argentina. En septiembre de 2017, ex soldados chilenos demandaron al Estado por cerca de 6,6 millones de dólares a causa del grave daño ocasionado a la salud física y mental tras su paso por el servicio militar obligatorio.

    Son 75 ex soldados, veteranos chilenos del conflicto de Beagle de 1978, quienes aseguran que en su momento recibieron diversos tratos "vejatorios", que incluían desde los alimentos que les entregaban hasta la indiferencia por su entrega a la causa.

    Se considera que en dicho periodo los conscriptos fueron perjudicados ya que en muchos casos debieron hasta duplicar su permanencia en las Fuerzas Armadas, contrario al tiempo que se requería previo al golpe de Estado de 1973.

    Las violaciones a los derechos humanos durante esta etapa de la historia chilena tienen que ver con abusos y torturas sufridas por los conscriptos que cumplían su servicio militar. Pedro Cáceres y Manuel Ureta, quienes fueron torturados por sus superiores, junto a otros 436 exconscriptos, llevaron décadas después dichos abusos ante la justicia.

    "Nos usaron para todo el trabajo sucio y abusaron de nosotros. Sufrimos mutilaciones, donde [algunos] fueron devueltos parapléjicos a sus padres, sufrimos puntapiés que nos rompían los testículos, metían sus cabezas en toneles llenos de agua hasta sacarlos semi ahogados o desmayados", contó Cáceres al sitio Cooperativa.

    Cáceres y Ureta agregaron que durante el servicio fueron obligados a comer excrementos humanos y de animales, tuvieron que presenciar fusilamientos y luego trasladar los cadáveres. Muchos fueron amarrados a estacas durante días enteros sin alimentación ni agua, fueron víctimas de simulacros de fusilamientos, de torturas y golpes de electricidad.

    Lea más: Putin: Rusia renuncia gradualmente al servicio militar obligatorio

    "En suma, no había reglas que rigieran las conductas de los superiores", explicó Cáceres.

    En 2006 los conscriptos chilenos de entre 1973 y 1990, fueron remunerados con un sueldo mínimo y sin cotizaciones previsionales, lo que trajo como consecuencia que muchos sufrieran un grave daño previsional.

    Además:

    Policía argentina allana dos bases navales de la Armada por submarino perdido
    La Policía argentina detiene a mujer mapuche por el caso de joven desaparecido
    Justicia argentina excarcela a exjefe de la policía de Buenos Aires
    Etiquetas:
    abuso, servicio militar obligatorio, entrenamiento, Policía de Argentina, Carlos Menem, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik