01:38 GMT +317 Diciembre 2017
En directo
    Queen Elizabeth, nuevo portaviones de la Armada del Reino Unido

    Conoce el nuevo buque militar británico, el más grande jamás construido para la Marina Real Británica

    © REUTERS/ Ian Simpson/Royal Navy/MoD/Crown
    Defensa
    URL corto
    5113

    El 7 de diciembre de 2017 en el sureño puerto británico de Portsmouth tuvo lugar la ceremonia de puesta en servicio del mayor buque militar de la historia del Reino Unido. Se trata del novedoso portaviones HMS Queen Elizabeth, el primero de los dos buques de ese tipo encargados por la Marina Real Británica.

    La reina Isabel II fue la encargada de encabezar la ceremonia. En su discurso, expresó que la nave será la prueba del poder británico en el mar durante las próximas décadas. Según el ministro de Defensa del país, Gavin Williamson, "el nuevo portaviones es la encarnación del diseño y la funcionalidad británicas que son la base de nuestros esfuerzos por crear unas Fuerzas Armadas que cumplan con los requisitos del futuro".

    El HMS Queen Elizabeth lleva el nombre de la reina Isabel I de Inglaterra (1533-1603) y fue proyectado para sustituir a los pequeños portaviones de clase Invencible, que sirvieron entre 1980 y 2014. Se prevé que su ala embarcada esté compuesta por 40 aeronaves, la mayoría de las cuales son cazas polivalentes de 5ª generación F-35B Lightning II, con capacidad de aterrizaje vertical y despegue corto. Su primer oficial al mando es Sir Commodore Jerry Kyd, el excapitán del HMS Ark Royal y el HMS Illustrious.

    Las capacidades del HMS Queen Elizabeth

    Además de su ala embarcada, el portaviones lleva de armamento al menos tres sistemas de artillería antiaérea Phalanx CIWS, de producción estadounidense, cañones de calibre 30mm, así como ametralladoras de varios tipos.

    "La 'Reina' casi no lleva armamento. Eso se explica con que los portaviones británicos, al igual que los estadounidenses, componen un grupo de ataque con una poderosa escolta de cruceros, fragatas y corbetas que los protegen de los ataques del aire, del mar y bajo el agua", indica el observador militar Víctor Litovkin.

    El HMS Queen Elizabeth desplaza unas 70.600 toneladas de agua, tiene unos 280 metros en su eslora (largo) y una manga máxima de 70 metros (ancho). Es propulsado por un sistema de turbinas de gas y motores diésel, y alcanza una velocidad de 25 nudos.

    Requiere de unas 679 personas de tripulación, así como un total de 900 personas en servicio de su grupo aéreo. En condiciones normales, tiene una autonomía de 290 días en el mar.

    El portaaviones está equipado con un sistema de control de combate automático integrado con un radar de largo alcance, que le permite acompañar hasta 1.000 blancos aéreos a una distancia de 250 millas náuticas (alrededor de 460 km). Presenta además un especial centro para el comandante de un grupo de ataque de portaaviones.

    De enfrentamiento verbal a insinuación real

    En junio de 2017 se inició un enfrentamiento verbal a distancia entre altos cargos de la Defensa británica y rusa. La disputa se inició cuando el secretario de Defensa británico Michael Fallon anunció en una entrevista a The Telegraph que los rusos mirarán con envidia y admiración "la belleza" del buque más grande de la Royal Navy, contraponiéndolo al crucero pesado ruso Almirante Kuznetsov, que "no se atrevería acercarse" al británico.

    El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashenkov, tachó de "jactancioso" el comentario del secretario británico.

    "Las declaraciones exaltadas del jefe del departamento militar británico [Michael] Fallon sobre la superioridad y la belleza exterior del nuevo portaviones [HMS Queen Elizabeth] sobre el crucero ruso Almirante Kuznetsov, demuestran su franca ignorancia de la ciencia naval. Ante todo, sobre las diferencias esenciales entre una 'pista de aterrizaje' que de hecho es el portaviones británico, y un crucero portaviones pesado como el proyecto 1143.5 Almirante Kuznetsov", lamentó Konashenkov.

    El portavoz de Defensa ruso comparó al HMS Queen Elizabeth más bien "con una abeja reina" que es capaz solo de lanzar aviones de su interior, estando siempre rodeada de un cerco de buques que lo protegen. Todo lo contrario al crucero portaviones Almirante Kuznetsov que, como indica su clase, no están planeados como plataformas para avanzadas aéreas.

    El Kuznetsov es esencialmente una nave de combate directo, equipado con potente armamento como los misiles antibuque P-700 Granit (llamados comúnmente 'asesinos de portaviones'), mientras que su ala embarcada es en realidad bastante pequeña y orientada principalmente a tareas de retención y a la lucha antisubmarina. Por eso, de enfrentarse uno a uno en el mar, "el portaviones británico no sería más que un blanco marino cómodo y de gran tamaño" para el crucero pesado ruso, advirtió Kuznetsov.

    "Teniendo en cuenta esto, sería precisamente del interés de la Marina Real británica, mostrar la 'belleza' de su portaviones al margen de varios cientos de millas náuticas de su 'pariente lejano' [el Kuznetsov]", concluyó el portavoz ruso.

    Lea más: Descubren el talón de Aquiles del mayor buque de la Marina del Reino Unido (foto)

    Además:

    La gran ventaja del Almirante Kuznetsov ante el nuevo portaviones británico
    Un fotógrafo aterriza un dron en un innovador portaviones británico (vídeo)
    El nuevo portaviones británico no tiene ninguna posibilidad contra el Almirante Kuznetsov
    Etiquetas:
    portaaviones, HMS Queen Elizabeth, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik